sábado, 29 de diciembre de 2012

Schopenhauer y el nacionalismo


    «Todo imbécil miserable, que no tiene en el mundo nada de lo que pueda enorgullecerse, se refugia en esto último de vanagloriarse de la nación a la que pertenece por casualidad; en ello se ceba, y en su gratitud estúpida está dispuesto incluso a defender a cualquier precio todos los defectos y todas las tonterías propias de su nación.»

   «Cuantas menos razones tiene un hombre para enorgullecerse de sí mismo, más suele enorgullecerse de pertenecer a una nación.»



Arthur Schopenhauer

5 comentarios:

LEONARDO dijo...

Schopenhauer me produce sentimientos ambivalentes, por un lado me parece un misógino meapilas, impotente, amargado y paliducho, muy burgues en su vida cotidiana.

Pero por otro lado creo que tiene ideas muy lúcidas y estimulantes, ésta es una de éllas, sin duda.

Ilya Alanís dijo...

Misógino, impotente, amargado y burgués quizá sí. ¿Pero en qué sentido es meapilas?

Diego Lino dijo...

Es lo uno y por consiguiente lo otro, porque todo se complementa, como bien dice el Tao.

lei Arn dijo...

Alguien sabrá de qué libro es esta frase? Si alguno lo sabe le agradecería muchísimo que lo comparta.

urbbnz dijo...

me gustaria saberlo tambien