sábado, 15 de diciembre de 2007

Animalillo curioso

En esta semana ha salido una noticia, por varios medios, en la que se mostraba por primera vez imágenes en libertad de un llamativo roedor, del que se sabe poco todavía: el jerbo orejudo (Euchoreutes naso). Animalillo lamentablemente en peligro de extinción.

De pequeño tamaño, el cuerpo mide entre los siete y los nueve centímetros de largo, con el dorso de color rojizo-amarillento y la zona ventral blanquecina; más una larga cola de quince o dieciséis centímetros que posee un mechón blanquinegro al final. Lo más llamativo de su aspecto son sus grandes orejas, superan en un tercio el tamaño de la cabeza, y de ahí su nombre. Los huesos de sus tarsos están soldados en uno solo, como en la mayoría de las otras especies de jerbos. Sus pies tienen cinco dedos provistos de pelos que le sirven para desplazarse sobre la arena. Habita en zonas áridas desde el oeste de Sinkiang hasta el sur de Mongolia, los desiertos de Gobi y Takla Makan, con algo de vegetación arbustiva. De posibles hábitos nocturnos y alimentación insectívora. Se desconoce varios aspectos de su comportamiento, aunque es muy seguro que durante el invierno hiberne en el interior de sus madrigueras.

Esta especie de roedor forma parte de la familia taxonómica de los Dipódidos, unas treinta especies de jerbos. Todos estos animalillos saltadores son de costumbres nocturnas y crepusculares, que habitan en los desiertos, semidesiertos y estepas áridas de Asia y el norte de África. Adaptados a ambientes secos, apenas beben agua, salvan las grandes distancias con un mínimo consumo de energía mediante saltos, sus patas posteriores son mucho más largas que las anteriores, lo que les caracteriza. Además de poseer grandes orejas (no tan exageradas como las del jerbo orejudo) con las que irradian el calor corporal. Muchos son vegetarianos y otros son insectívoros. Las especies africanas y del Oriente Próximo suelen aletagarse en verano, estivación, y las especies más septentrionales hibernan en invierno.

Una de las especies más conocidas de Dipódidos, es el jerbo de Egipto o jáculo menor (Jaculus jaculus), también llamado ratón de las pirámides. Habita en el Sahara y la península Arabiga. Con un cuerpo de diez a quince centímetros de largo, color arena; y una cola de veinte o veinticinco. De vida nocturna y alimentación vegetariana, sólo bebe agua excepcionalmente. Posee un pliege cutáneo sobre las fosas nasales, que puede cerrarse cuando excavan.

No debemos confundir los jerbos con los gerbillos, éstos últimos, también denominados ratas del desierto, aunque tambien se desplacen a saltos y sean roedores están más estrechamente emparentados con las ratas, los topillos y los hámsters que con los jerbos, previamente citados. Conforman la subfamilia de los Gerbilinos, dentro de la vasta familia zoológica de los Múridos. Una de las especies más famosas es el gerbillo o jird de Mongolia (Meriones unguiculatus), fácilmente domesticable, de costumbres gregarias y almacena comida en sus cubiles.

5 comentarios:

Radowitzky dijo...

Hosti tú, yo quiero un jerbo orejudo de esos

tofito dijo...

brutal el orejas!

Pavel dijo...

Muy buenas. Interesante este Blog.

Citaré un texto del tercer volumen de Natura, enciclopedia de los animales (Ediciones Orbis, 1986) sobre el gerbillo o jird de Mongolia (Meriones unguiculatus, roedor que habita en las regiones áridas de Manchuria, Mongolia y el norte de China:

La vida comunal del jird de Mongolia

Los jirds de Mongolia viven en grupos sociales bastante numerosos, que alcanzan en verano su mayor tamaño: consisten en 1-3 machos adultos, 2-7 hembras adultas y varios subadultos y jóvenes. Establecen su morada en una sola madriguera. Estudios detallados demuestran que se dedican a varias actividades como grupo. Por ejemplo, todos ellos recolectan comida a fin de acumularla para el invierno, estación que pasan juntos en su madriguera. En circunstancias normales, su integridad como comunidad parece guardada celosamente, y los gerbillos extraños y otros animales son ahuyentados.

Esta situación plantea una interesante pregunta: ¿quiénes son los padres de los subadultos y de los jóvenes? El comportamiento de machos y hembras en la comunidad no nos da una respuesta, pero en los grupos estudiados se ha observado que forman parejas.

Los subadultos y jóvenes podrían ser la prole de adultos jóvenes que ha emigrado de otra madriguera, pero en teoría esto es poco probable. Si estos animales tuvieran que marcharse a finales de verano para establecer su propia madriguera comunal en otra parte, serían vulnerables a los depredadores, sufrirían los efectos del mal tiempo y deberían competir con otros gerbillos en los territorios a partir de los cuales podrían haberse introducido. (Cuando las densidades de población son altas, puede haber 50 madrigueras por ha.) Además, perderían la comida que han ayudado a recolectar para el invierno. Sin embargo, la objeción más seria es que esta configuración perpetuaría la endogamia y suscitaría problemas genéticos.

La solución la ha dado el estudio de animales en cautiverio. Se ha demostrado que los grupos comunales se mantienen estables y territoriales, pero cuando las hembras están en celo salen de sus territorios y visitan comunidades vecinas para aparearse; después regresan a sus propias madrigueras, donde con el tiempo, su prole crecerá bajo la protección y el cuidado no de sus progenitores, sino de sus madres y sus tíos.

natHlam dijo...

genial!!!! oye pasate por mi blog por que te estoy agregando como " blog para ellos" es similar al tuyo
http://dulcesanimaladas.blogspot.com/

KRATES dijo...

Ya me paso, pero no tienes para poder poner comentarios.

¡Salud y gracias!