jueves, 3 de enero de 2013

¿Cuántas naciones hay en España?


Imaginemos que reunimos a representantes de cada uno de los nacionalismos españoles. Todos ellos tienen que responder a una pregunta muy simple: ¿cuántas naciones hay en España? El nacionalista español lo tiene claro: solo una, la Nación española, tal como dice la Constitución. Los demás sostienen que no se puede igualar la nación con el Estado. Por ejemplo, Checoslovaquia era un Estado compuesto por dos naciones: la checa y la eslovaca que hoy tienen sus propios Estados. Los nacionalistas gallegos, vascos y catalanes coinciden en su respuesta: hay cuatro naciones, la gallega, la vasca, la catalana y la española. España sería, pues, un Estado plurinacional. 

Entonces intervienen los nacionalistas andaluces y canarios. Replican que la lengua no puede ser el único criterio que defina a una comunidad nacional. Si eso fuera así todos los países donde se habla español o inglés serían una misma nación, algo que es absurdo. Para ellos es clarísimo que Canarias y Andalucía son también naciones, ya que tienen una identidad y una historia diferente a la de las demás regiones españolas. 

El asunto se complica todavía más cuando el nacionalista español le pregunta al catalán cuáles son las fronteras de su nación. Contesta que él cree en los Países Catalanes y que, sin duda, forman parte de la nación catalana Valencia y Baleares. El otro le responde diciendo que él es valenciano, que se siente español y que la mayoría de los valencianos no quieren saber nada de un Estado independiente con Cataluña, que prefieren seguir dentro de España. Interrumpe su conversación un mallorquín afirmando que Mallorca es una nación y que tiene derecho a la independencia sin necesidad de unirse con los catalanes. Además, afirma que el mallorquín no es catalán y que ellos tienen su propio idioma. Al final son incapaces de llegar a un acuerdo y la reunión termina con un rotundo fracaso. 

La imposibilidad de encontrar unos criterios objetivos que determinen lo que es una nación nacionalista muestra que ese concepto es inoperante e insostenible. Una teoría política que se fundamenta en una idea falsa tiene que ser, necesariamente, equivocada. Por lo tanto el nacionalismo es un error.

13 comentarios:

Piedra dijo...

El "nazionalismo" es una estupidez, sea del color que sea, por supuesto, pero hay que distinguirlo del derecho que tiene cada comunidad a mantener sus tradiciones y costumbres, esas que la diferencian de las demás y que pertenecen a su historia individual como comunidad o como pueblo.
Las peculiaridades de cada región son innegables, pero no hay que hacer de ellas una causa por la que aislarse del resto del mundo o pretender extenderlas a todos los demás, lo razonable sería respetarlas y respetarnos unos a otros, que cada comunidad sea como quiera y hable, viva, festeje, o crea lo que le de la gana.

Saludos.

KRATES dijo...

¡Muy buenas! Y bienvenido...

Tengo una duda, que es lo que define una «comunidad», además de sus usos y costumbres, mucho mejor, a qué nivel de complejidad u organización social llamamos comunidad. A nivel municipal, a nivel comarcal, provincial, regional, estatal, lingüístico, religioso, histórico, genético o familiar o vecinal..., entre otros.

¿Por qué se habla del derecho a las naciones o los pueblos a la autodeterminación? Y no, por ejemplo, del de las familias o el de los vecinos de un edificio o los de un barrio de una localidad cualquiera, o el que decidan unas cuantas personas (¿qué cantidad ponemos cien, mil, un millón?), o los seguidores de un determinado equipo de futbol. Y, por qué no por el derecho a la autodeteminación del individuo o el de las personas que tengan un tamaño determinado de órganos genitales, por ejemplo. ¿Dónde están los límites?

Creo recordar que todos los seres humanos formamos una única especie biológica, Homo sapiens, especie que comparte un planeta con otras especies biológicas más, desde bacterias hasta plantas y hongos, pasando por el resto de animales y otros seres unicelulares. ¿Quién marca los límites?

CURIO DENTATO dijo...

La idea principal del texto es que la palabra "nación" desde una perspectiva nacionalista, es decir, ideológica y no científica es completamente subjetiva, tiene tantas acepciones como opiniones. Y eso desde un punto de vista práctico es inoperante; para intentar cambiar la realidad es necesario analizarla y para ello se requiere de conceptos claros y precisos, totalmente objetivos, en cambio el subjetivismo sólo sirve para complicarlo todo y generar todo tipo de conflictos innecesarios.

Personalmente, creo que había que utilizar otras palabras más precisas, cómo: "clase social", "estado", "región", "provincia", "lenguas", "etnías",... y mandar la palabra "nación" al basurero de la historía.

Piedra dijo...

Somos una especie, pero no todos tenemos un mismo idioma, una misma música, poesía, religión, creencias, etc.

¿Eso, quien marca los límites, la propia comunidad o el estado?
¿o todos debemos compartir un idioma, unas creencias unos pensamientos...? que gozada sería eso para algunos, de hecho es lo que pretenden.

Perico dijo...

A tomar por culo mandaría yo el español por el esperanto. A tomar por culo se fueron muchas lenguas indias por el español... Y en las indias hablas español o ingles......El respeto a nuestros padres no cabe la menor duda, que ellos trabajaron y lucharon por los hijos... Pero si nuestros hijos no son mejores que nosotros, mal para la evolución. Y a los hijos los educan los padres........Seguiremos viviendo de ilusiones. Porque de ilusión también se vive.................

KRATES dijo...

¿Sólamente los Estados marcan los límites?

Claro que somos la misma especie, pero no todos tenemos los mismos atributos sexuales, por ejemplo.

Piedra dijo...

¿Entonces, si no aceptamos el pensamiento único, pasamos a la demagogia? ...Curioso.

KRATES dijo...

¿Qué pensamiento único? ¿A tí te han impuesto la lengua en la que estás escribiendo?

Claro que no somos clones, hay diversidad cultural, pero cúales son los factores culturales que forman las naciones.

KRATES dijo...

O con otras palabras, ya que según tu criterio toda comunidad tiene el derecho a preservar sus costumbres y tradiciones, eso quiere decir que todos los miembros de esa comunidad deben preservar tales costumbres y tradiciones, ¿y si algunos no quieren?

Las culturas no son entes aislados, como tú has dicho, también están vivas y cambian, evolucionan. ¿Por qué tenemos la obligación de preservar unos rasgos culturales (como, por ejemplo, los festejos taurinos) que ni siquiera aceptamos, solamente por pertenecer a una cultura determinada?

Perico dijo...

Yo, personalmente, mando a la mierda toda la cultura de mis padres. Que a mis padres los querré siempre más que a mi vida.....Y espero que mis hijos sean mejores que yo.....O evolucionamos, o seguimos como estamos....cada vez peor.........

Tas dijo...

Por lo tanto la nación española es un error y no exsite en realidad o como queda eso?

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=161666&titular=las-cuestiones-nacionales-y-las-izquierdas-en-el-estado-espa%F1ol-

KRATES dijo...

La historia de Europa y del mundo entero nos enseña que las fronteras nacionales o estatales no son inalterables, cambian. Con esos cambios desaparecen estados y se forman otros nuevos estados, y tras ello siempre están las potencias del momento; sus pueblos y sus gentes son simples marionetas al servicio y el capricho de los poderosos. Por lo cual, si España y Cataluña son una misma nación o distintas naciones, o lo que decida cada uno de sus respectivos gobiernos y sus habitantes... ¡Me la suda!

CURIO DENTATO dijo...

El texto dice que el nacionalismo, en cuanto ideología, es un error. No que la nación X sea un error.

¿Qué quiere decir eso de que la nación X es un error?, ¿en qué caso no?, ¿qué criterios tenemos para decir que la nación X es un error o un acierto?