jueves, 16 de abril de 2015

Comunicado de la Coordinadora Canaria contra las Prospecciones Petrolíferas


La Coordinadora Canaria contra las Prospecciones exige que se asuman responsabilidades políticas por el hundimiento del pesquero ruso.

El hundimiento del buque pesquero, de nacionalidad rusa Oleg Naydenov, conocido por sus actividades de pesca ilegal, a tan solo 24 km de Gran Canaria con más de 1.400 toneladas de fuel en su interior y dejando una mancha de combustible derramado que tiene ya más de 12 km cuadrados en el mar y que crece en dirección a Maspalomas, demuestra una vez más la lamentable combinación de improvisación absoluta, falta de conciencia ambiental e irresponsabilidad de las autoridades políticas tanto de la Delegación de Gobierno, como del Gobierno de Canarias ante este tipo de desastres ambientales.

El hecho de que no exista un protocolo de actuación claro y que, ante el incendio del barco en el Puerto de Las Palmas, se haya tomado la improvisada y poco meditada decisión de simplemente alejarlo de la costa hacia aguas internacionales para que se hunda fuera de jurisdicción del Estado español, aprovechando así la falta de soberanía sobre las aguas canarias más allá de las 12 millas desde la costa y, sin tomar en cuenta el previsible daño ecológico, la afectación a la pesca y en general a la riqueza de vida marina de Canarias, demuestra lo poco preparados que estamos ante este tipo de incidentes y la poca importancia que le dan los gobiernos del Estado y de Canarias a nuestro hábitat marino.

Por otra parte, resulta irresponsable y bochornosa la respuesta dada por la Delegada de Gobierno María del Carmen Hernández Bento que, siguiendo el ejemplo de su líder político en el caso del Prestige, se ha limitado a minimizar el problema manifestando que: «El riesgo de un escape es muy pequeño», afirmación que, lamentablemente, la realidad se ha encargado de desmentir.

La Coordinadora Canaria contra las Prospecciones Petrolíferas considera que es tiempo que se asuman responsabilidades políticas tanto desde la Autoridad Portuaria que tomó la irresponsable decisión de llevar el buque a alta mar, como la Delegada de Gobierno por su falta de reacción ante lo sucedido. Asimismo exigimos la concreción de protocolos de actuación y medidas claras para evitar este tipo de incidentes a futuro. Finalmente consideramos que debe instaurarse un debate de fondo sobre la problemática de la falta de soberanía de Canarias sobre sus aguas y la desprotección ambiental que esta genera.