martes, 4 de octubre de 2016

Una situación descabellada


... Y a mí, que todo esto del PSOE me parece teatro...

¿Soy el único que piensa que el PSOE tiene una base de votantes muy amplia que se rige por los mismos o muy parecidos criterios que siguen l@s votantes del PP?

¿Creéis que es equívoca esta sensación que tengo de que tod@s aquell@s que votaron PSOE en los anteriores comicios, muy probablemente volverán a hacerlo en unas hipotéticas terceras elecciones?

La gente que votó PSOE en las anteriores elecciones, votó a un partido corrupto a sabiendas. Votó a un partido poco democrático en su funcionamiento interno a sabiendas. Exactamente lo mismo que hacen l@s votantes del PP.

Toda esa gente, votará de nuevo al PSOE, porque ya antes sabían que votaban la continuidad de Felipe González y l@s suy@s. Exactamente igual que van a hacer ahora.

... Y los cuadros de mando del PSOE también saben esto.

En el fondo, lo sabemos tod@s. ¿O no?

Así las cosas, calculemos, que no va a ser muy largo, porque sólo hay dos opciones:
— Si el PSOE se abstiene. En ese caso gobierna el PP. El PSOE queda en el medio de la situación, con el partido del Gobierno dándonos caña, y PODEMOS acusándoles, con razón, de ser l@s culpables. Y con esa base de votantes que aún les sostiene, sintiendo que han dejado ganar al enemigo. Ser la oposición del partido que gobierna gracias a ti, no parece una situación muy cómoda, ¿verdad? Pasemos, pues, a la siguiente.

— Si el PSOE decide ir a terceras elecciones. En ese caso gobierna el PP (que ganará las elecciones, pues ya sabemos que sus votantes les van a volver a votar). Exactamente igual que antes. Sin embargo, ya no es tan fácil decir que es por culpa del PSOE... L@s votantes del PSOE se movilizan y, lo mismo que l@s del PP, también le vuelven a votar. En esta ocasión, el PP consigue lo que quiere, y el PSOE mantiene su base electoral, y su lugar como líder de la oposición. En tal caso, ¿quién vuelve a salir perjudicado por tercera vez?
¡Bingo! ¡Aquellos a quienes el PSOE teme más que al PP! Aquell@s que han perdido ya un montón muy grande de votantes que, desengañémonos, ya no les van a volver a votar, por ir variando su posición, de un discurso de «izquierda radical» a otro de socialdemocracia con aspiraciones, perdiendo así, justo aquello que l@s había elevado.

¿Es normal que, dos días después de unos episodios tan bochornosos como los de la semana pasada, los dirigentes del PSOE ya salgan a la palestra diciendo que ojo con engañarse; que el PSOE sigue siendo un partido fuerte? ¿Tiene alguna lógica que tres días después de un golpe de fuerza, dirigentes y medios de comunicación ya estén empezando a difundir la idea de que todo ha sido para bien? ¿De que el PSOE llegará a una solución? ¿Es posible que ya no tengan nada que criticarse entre ell@s? ¿En serio? ¿Sólo Pedro Sánchez salió malparado? ¿Tod@s l@s demás están encantad@s?

¿Os parece demasiado retorcido y maquiavélico? ¿PSOE Y PP encantados de la situación?

¡Bah! En realidad, es que me aburría y pensé, «vamos a imaginarnos una situación descabellada.» Al fin y al cabo, el PSOE es un partido socialista, preocupado por el bienestar de l@s ciudadan@s, sobre todo de l@s más desfavorecid@s.

Porque esto es así, ¿no?

Amnauj T.