viernes, 8 de agosto de 2014

El 'selfie', cuestión animal

 

Wikipedia se niega a retirar un autorretrato porque la fotografía la hizo un mono

MICHAEL McLOUGHLIN

Mientras los 'selfies' abandonaban las profundidades de los baños de las discotecas, probadores de ropa y demás refugios para poner esos morritos de lo más 'cañí' y convertirse en una moda de tintes patológicos en Internet, los monos ya se retrataban. Siglos y siglos de evolución natural para que unos y otros acaben haciendo lo mismo con una cámara entre las manos. Que al fin y al cabo, todos somos primates. Otro asunto muy diferente es que la propiedad intelectual de una 'autofoto' de uno de estos animales sea el eje de una embarrada bronca entre un fotógrafo británico y la Wikipedia que acabe decidiéndose en los tribunales.

David Slater, el 'coprotagonista' de esta rocambolesca historia, dejó desatendido su equipo en un descanso durante una excursión en 2011 a un parque natural de la región de Suwalesi, al norte de Indonesia [en Indonesia al norte de Sulawesi, mejor indicación que la del periodista de turno] tras toparse con un «amable grupo» de macacos negros crestados, una 'rara avis' que destaca por su inteligencia y astucia.

Aprovechando ese descuido una de las hembras de la manada consiguió birlarle la cámara. Cualquiera que se haya encontrado con sus parientes en lugares como Gibraltar, ya conoce la fama de amigos de lo ajeno que tienen las criaturitas. La cuestión es que al verse reflejados en el objetivo, la bestia quedó fascinada. La forma en la que se le ocurriese apretar el botón es un misterio. Sin embargo, el sonido del disparador despertó su entusiasmo y la bestia continuó tomándose fotos. El resultado, una gruesa colección de autorretratos.

«Se hizo cientos de ellas, aunque muchas estaban borrosas», relataba poco después el reconocido fotógrafo, de 46 años y natural de la localidad inglesa de Coleford. «Jugaron traviesamente con el equipo y parecía que posaban cada vez que apretaban el botón», aseguraba animosamente el fotógrado.

Sin embargo, está graciosa anécdota se convirtió en polémica cuando Slater se dio cuenta que el archivo había sido añadido por la Wikipedia a una base de fotografías de libre uso en internet. El británico, consciente del pellizco que puede suponer, lleva pidiendo la retirada de la misma desde entonces. Ahora se plantea llevar a Wikimedia, la fundación que rige los designios de la enciclopedia más grande de la red, ante la justicia tras negarle reiteradamente la autoría. «La imagen me pertenece. Pero como fue el mono el que pulsó el botón y tomó la foto, ellos dicen que es el mono el titular de los derechos de autor», afirmaba ayer en declaraciones a varios periódicos ingleses, a la par que reconocía amargamente el dinero que estaba perdiendo.

Desde Wikimedia, por su parte, defienden que bajo el criterio de las leyes estadounidenses este 'selfie' no pertece a Slater. «En este caso particular, los derechos de autor no pertenecen a nadie y el archivo es de dominio público. No pertenece al animal pero tampoco al fotógrafo», explicó ayer una portavoz de la organización.

El Norte de Castilla