martes, 12 de agosto de 2014

WikiLeaks: «EEUU armó al Estado Islámico y le permitió crecer». ¿Y ahora qué?


10 agosto 2014

«EEUU permitió que el Estado Islámico creciera. En 2010 Siria invitó a Washington a cooperar para combatir grupos extremistas. EEUU, en cambio, los armó», escribe WikiLeaks en su cuenta de Twitter y filtra respectivos cables diplomáticos.

En febrero de 2010 el jefe de la inteligencia siria, el general Ali Mamluk, y el viceministro de Exteriores de Siria, Faisal al Miqdad, se reunieron en Damasco con una delegación estadounidense encabezada por Daniel Benjamin, coordinador del grupo antiterrorista del Departamento de Estado de EEUU. Según los cables filtrados por WikiLeaks, la presencia del máximo responsable sirio de espionaje en el encuentro con una delegación extranjera fue un evento extraordinario que nunca había sucedido, ni siquiera con países aliados, como el Reino Unido o Francia. Esta vez Mamlouk asistió por orden personal del presidente Bashar al Assad.

Durante el encuentro, Mamluk subrayó que la seguridad de la frontera sirio-iraquí era donde Damasco podría cooperar con Washington. Insistió incluso en que Siria estaba dispuesta a negociaciones tripartitas sobre el tema después de las elecciones legislativas iraquíes que se celebrarían al mes siguiente. Advirtió, además, que las fuerzas del orden del país estaban deteniendo a centenares de terroristas que usaban Siria de punto de tránsito para penetrar en Irak, pero que otros muchos lograban atravesar la frontera. «Si empezamos a cooperar con ustedes, esto traerá mejor resultado y podremos proteger mejor nuestros intereses», insistió el general.

Al mismo tiempo, Mamluk acentuó que la experiencia anterior de colaboración con la CIA no había sido muy satisfactoria e impuso tres condiciones básicas para las futuras operaciones conjuntas. Insistió en el liderazgo de especialistas sirios en cualquier operativo, respaldado por tres décadas de exitosa lucha antiterrorista y buen conocimiento de los respectivos grupos extremistas. Solicitó que la Administración de Seguridad en el Transporte de EEUU excluyera a Siria de la lista de países patrocinadores de terrorismo y que deben someterse a una inspección escrupulosa, argumentado que esto es «una contradicción» en caso de una lucha antiterrorista cooperada. Por último, el general explicó que era necesario convencer a los sirios para que apoyaran la posible cooperación con EEUU, con lo cual propuso que Washington mostrase su disponibilidad a aliviar el régimen de las sanciones económicas contra Damasco.

Benjamin no aceptó la propuesta, limitándose a hacer unos comentarios muy generales. Afirmó que las inspecciones escrupulosas no discriminan a los sirios, sino se aplican a todos los viajeros, incluidos los ciudadanos estadounidenses que vuelven tras pasar por el territorio de los países de la lista. En cuanto a las otras condiciones, comentó que la lucha antiterrorista no es el único pilar de la política exterior de EE.UU. y dijo que estaba dispuesto a volver a Damasco, pero se negó a hablar sobre sus planes para esas visitas futuras.

En 2013, el diario The Washington Post publicó un artículo titulado: «La CIA empieza el suministro de armamento a los rebeldes sirios». Hoy en día, la milicia del Estado Islámico combate exitosamente contra los Ejércitos de Irak y Siria y controla una región que se extiende desde la ciudad de Alepo en Siria, hasta las ciudades de Faluya, Mosul y Tal Afar en Irak.

   Edward Snowden revela: «el jefe del EIIL es judío y agente del Mossad»

Abu Bakr al-Baghdadi, el llamado «Califa», el jefe de ISIL (Estado Islámico en Irak y el Levante es, según fuentes de Edward Snowden, Elliot Shimon, un agente operativo entrenado por el Mossad.

Simon Elliot (Elliot Shimon) también conocido como Al-Baghdadi fue nacido de dos padres judíos, y es un agente del Mossad. Ofrecemos a continuación tres traducciones que afirman que el Califa Al-Baghdadi es un agente del Mossad y completamente judio ya que nacio de padre y madre judia: El nombre real de Abu Bakr al-Baghdadi es «Simon Elliott». El llamado «Elliot» fue reclutado por el Mossad israelí y fue entrenado en el espionaje y la guerra psicológica contra las sociedades árabes e islámicas.

 

«Según Snowden, el jefe del "Estado islámico" Abu Bakr al-Baghdadi, ha cooperado con el Servicio Secreto de los EE.UU., Gran Bretaña e Israel para crear una organización capaz de atraer a los extremistas terroristas de todo el mundo.» (Fuente: Radio ajyal.com)

Otra fuente corrobora esta afirmación, el sitio Egy-press:
«Con el apoyo de fotos, un medio de comunicación de Irán descubre la verdadera identidad del Emir Daash, un agente sionista entrenado. Inteligencia iraní descubrió la verdadera y plena identidad del Emir Daash, que se conoce con el nombre de Abu Bakr Al Baghdadi; su verdadero nombre es Elliot Shimon. Su papel en el agente secreto del Mossad en el espionaje Sionista. Su nombre falso: Ibrahim ibn Awad Ibn Ibrahim Al Al Badri Arradoui Hoseini.»

El plan: llegar al corazón militar y civil de los países que se declaran como una amenaza a Israel con el fin de destruir a facilitar a partir de entonces, la toma de control por el Estado sionista en toda la zona de Oriente Medio con el fin de establecer «Erestz Israel» (el Gran Israel).

   Ex presidente de El Líbano: «EIIL es un proyecto diseñado por Israel y financiado por EEUU»

El expresidente libanés, Emil Lahud, ha asegurado este sábado que el grupo terrorista Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL o Daesh en árabe) es un proyecto diseñado por el régimen israelí y financiado por EE.UU., y otros países árabes.

 

Durante una entrevista concedida al canal libanés Al-Manar, el ex mandatario ha asegurado que si no fuera por el apoyo del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) al Ejército sirio en su lucha contra el terrorismo, los elementos de Daesh probablemente hubieran entrado en el Palacio presidencial de El Líbano.

Asimismo ha señalado que los países que financian al EIIL tienen comprados a algunos políticos en El Líbano, además de enfatizar que Beirut no ha visto aún nada de la ayuda anunciada en diciembre pasado por Arabia Saudí de tres mil millones de dólares para el Ejército libanés, con el fin de hacer frente al terrorismo en la frontera siria.

El martes pasado, también, Riad anunció una segunda donación de 1.000 millones de dólares al Ejército libanés, que combate contra los hombres armados en la frontera con Siria, para preservar la seguridad de El Líbano.
 
«¿Por qué Riad no envía directamente armamentos y equipamiento militar al Ejército libanés en lugar de dinero?», ha recalcado.

Por último, ha vuelto a rechazar las acusaciones del Movimiento 14 de Marzo de que el grupo terrorista Daesh entró en El Líbano debido a la intervención de Hezbolá en Siria, advirtiendo que si no fuera por Hezbolá, ahora la situación de seguridad del país sería diferente.

El pasado sábado, elementos takfiríes invadieron la ciudad de Arsal, fronteriza con Siria. Debido a los choques, hasta el momento, 18 soldados libaneses han perdido la vida, 86 han sufrido heridas y 22 han desaparecido, mientras decenas de terroristas han sido aniquilados.

Estos choques son considerados el incidente más grave ocurrido en territorio libanés desde el inicio de la violencia orquestada por los terroristas en Siria en marzo de 2011.

   Análisis: ¿Qué va a hacer EEUU con Irak? Ni siquiera Washington lo sabe

«No hay posibilidad de una solución política con los yihadistas del Estado Islámico», aseguró la portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Marie Harf. Pero su discurso además dejó claro que, de hecho, EEUU no tiene ninguna solución.

La necesidad de evitar el genocidio de las minorías religiosas y garantizar la seguridad del personal en las instalaciones estadounidenses en las zonas azotadas por el Estado Islámico han sido las principales causas de la decisión de Washington de lanzar ataques aéreos contra la milicia yihadista, declaró Harf, y argumentó que son un grupo terrorista que debe ser combatido.

Este jueves el presidente estadounidense, Barack Obama, autorizó ataques aéreos en el territorio de Irak. El Ejército de EEUU ya bombardeó una pieza de artillería móvil del Estado Islámico y un convoy de siete vehículos en las proximidades de la ciudad norteña iraquí de Erbil.

Sin embargo, en su última rueda de prensa Harf no ha podido dar una respuesta clara a los periodistas sobre por qué los bombardeos han sido aprobados ahora a pesar de que la situación humanitaria en el país es catastrófica desde hace mucho tiempo y el genocidio de minorías religiosas por parte de los extremistas tampoco es algo nuevo.

Ya Al Qaeda en Irak, predecesor del Estado Islámico, declaró a la minoría yazidí «infiel» y sancionó su matanza indiscriminada. Desde que empezó el avance del Estado Islámico en el país, al menos 500 yazidíes, 40 niños incluidos, han sido asesinados según las administraciones locales. Unos 150.000 se han visto obligados a desplazarse por temor a perder la vida. Según diferentes estimaciones, entre 15.000 y 40.000 refugiados, cristianos y yazidíes, permanecen actualmente atrapados en la cima del monte Sinjar, en la frontera con Siria, sin acceso a agua ni comida. El Ministerio de Derechos Humanos de Irak sostiene que los extremistas mantienen capturadas, además, a centenares de mujeres yazidíes.

Washington usará todos los recursos a su alcance para garantizar la seguridad de los miembros de la misión estadounidense en Irak, aseguró Harf. «EEUU no va a resolver el problema por los iraquíes. Lo deben hacer ellos», aseguró a su vez otro portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.


El Departamento de Estado asegura que no existe la posibilidad de lanzar una nueva operación terrestre en el país árabe. Sin embargo, no puede ni siquiera pronosticar cuánto va a durar la actual ofensiva aérea. Por otra parte, Washington se compromete a asistir a los iraquíes con entrenamientos y equipamiento: el único detalle que no queda muy claro es qué tipo de entrenamiento y equipamiento puede proveer a los iraquíes ahora, si después de más de 10 años de presencia de instructores estadounidenses en el país, las fuerzas nacionales quedaron completamente indefensas ante la ofensiva yihadista.

«¿Cuál ha sido el tipo de entrenamiento que Irak recibió por parte de EEUU.y cuál es la calidad de armamento que EEUU ha brindado al nuevo Ejército iraquí? Supongo que el tipo de entrenamiento que ha ofrecido EEUU fue escaso o tal vez no el más avanzado. En este sentido supongo que EEUU no le ha dado la mejor de las capacidades», opina el analista político Martín Andrés Rodríguez.