viernes, 8 de diciembre de 2006

¿Problema del futuro de las pensiones?

Una de las mayores mentiras que los medios neoliberales propagan a diestro y siniestro, por los medios de formación de masas, es que el envejecemiento de la población va a impedir la financiación de las pensiones para los jubilados del futuro, porque no hay suficiente población activa para sufragar los gastos dada la baja natalidad de los últimos años.

Lo que no tienen en cuenta estos puercos es que los niños actualmente existentes algún día crecerán y podrán trabajar y pagar las cuotas a la Seguridad Social; sin olvidar que el aumento de las jubilaciones permitirán a los jovenes, y no tan jovenes, como a las mujeres que están parados entrar en el mercado laboral y contribuir al mantenimiento de las pensiones.

Según se ve los ancianos se tienen que joder toda su vida trabajando como esclavos porque los niños nunca crecerán, los parados no encontrarán trabajo en su puta vida por vagos y las mujeres se quedarán en casa atadas y con la pata quebrada.

Otro problema es el de la financiación de las pensiones que se podían hacer como en los países escandinavos que se hace con los presupuestos del estado, que se financian con los impuestos de todos los ciudadanos, además de las cotizaciones de la Seguridad Social de empresas y trabajadores.

Está visto que estos cabrones no quieren pagar impuestos; que los paguen los pobres a través de impuestos que gravan su consumo, y que trabajen toda su vida hasta reventar. Y todo esto lo presentan con un discurso envuelto con ciertos aires de cientificidad.

Dan ganas de hacerse canibal y empezar a comer ricos y neoliberales de mierda.

6 comentarios:

Radowitzky dijo...

Apoyo la idea del canibalismo… si la antropofagia puede ser de tipo alimenticia o de tipo ritual, ¿por qué no iba a haber canibalismo socioeconómico?

tofito dijo...

me sabe mal decirlo pero no estoy de acuerdo contigo. Puede ser q lo que dicen lo digan para otros fines pero que el envejecimiento de la población pondrá en serios apuros el sistema de pensiones es verdad.

A envejecimiento se refiere por el hecho de que habrá un mayor % de gente con derecho a recibir una pension que que gente que trabaje para sufragarlas. El hecho que de cada vez haya más gente que llegue a vieja es irrefutable. Con ello aumenta muchísimo el gasto público ya sea en pensiones o en gastos sanitarios.

curio dentato dijo...

También el aumento de la población envejecida suponé un aumento de la mortandad. Aumento que, junto a la disminución de la natalidad, supondría una reducción de la población. Condición necesaría para aumentar la natalidad, como ocurrío después de la Segunda Guerra Mundial, sin tener que recurrir a una guerra.

Te olvidas de que muchos jovenes y mujeres que están en el paro obtendrían empleo, incrementando los cotizantes a la Seguridad Social.

El principal problema está en la financiación a través de las cotizaciones de la Seguridad Social de las pensiones, que si vinierán complementados con los presupuestos del estado (que financiamos con nuestros impuestos), tendriamos más dinero para las pensiones.

curio dentato dijo...

La elevación del gasto público no perjudica al empleo, sino todo lo contrario, incrementaría la demanda y, consecuentemente, el empleo.

No deja de ser una paradoja que los mismos que se oponen al aumento del gasto público para evitar el deficit, digan lo contrario cuando se habla de bajar los impuestos.

KRATES dijo...

Tofito, ¿quieres condenar a la gente a trabajar más y aumentar la edad de la jubilación? A trabajadores del sector de la construcción, como yo, y a los jornaleros del campo nos conduciría a una muerte segura. Con más años se pierden muchos reflejos y tendríamos más accidentes laborales. Todo por reducir el gasto público. ¿En interés de quién?

Muchas amas de casa y viudas de obreros tienen unas pensiones raquíticas; en cambio, muchos ex altos cargos públicos y ex gobernantes, se llevan millones, como, también, los antiguos directivos de multinacionales. La cuestión es repartir las rentas para eliminar las desigualdades sociales y los privilegios de unos pocos. Los políticos que se apliquen y busquen soluciones más democráticas, ¿no es ésto una Democracia?

tofito dijo...

el aumento de la población envejecida supone un aumento de la mortalidad pero muy pekeño, aver mes estas discutiendo que si el 40% de la población cobra pensión es la situación torna insostenible?

no he dicho q la gente tenga q trabajar más años en concreto ni que se tenga q aumentar/endurecer las condiciones necesarios para tener derecho a una pensión.

estoy totalmente de acuerdo en que ex-directivos de grandes empresas y altos cargos públicos cobran unas pensiones no grandes sino insultantes para el resto de la población, por no hablar de militares.

concretamente me refiero a algo que rekiere de una análisis más técnico, si me lo permitis.
Actualmente existe en españa un sistema de pensiones conocido como sistema de "reparto". Este sistema se basa en algo muy simple: gravar a los trabajadores y repartir la cotización entre los receptores del momento. Este sistema tiene el defecto de que depende directamente de la proporción existente entre trabajadores y receptores, y más en España donde las pensiones no dependen de lo recaptado sinó que estan estimadas por ley. En la otra orilla está el sistema de pensiones de "capitalización", en este caso lo recaptado se invierte en acticvos financieros y cuando estos individuos se jubilen se les paga lo se les ha kitado más los intereses. Este sistema tienen el defecto de que es mucho menos adverso a la desigualdad que el anterior.
Yo creo que lo idela sería un modelo mixto. Primero partiría de la base que todos los jubilados cobrasen + o - lo mismo, siempre respetando algunas necesidades extraordinarias como personals al cargo o cosas por el estilo. Cambiaría el sistema actual por uno de capitalización, cada generación se curraría su propia pensión y ajustaríamos las posibles crisis duraderas con el primer punto.
no sé si me he explicado pero tampoco me kería extender mucho. La fuente principal utilizada para este comentario es : Macroeconomía 2ª edición de Olivier Blanchard, editorial Prentice Hall.