viernes, 8 de febrero de 2013

Tunecinos dan último adiós a líder opositor asesinado


Enmarcados en una huelga general en la capital tunecina, miles de ciudadanos de ese país realizaron los funerales del líder opositor Chokri Belaid, quien murió esta semana tras ser baleado en la puerta de su casa y cuyo asesinato ha generado multitudinarias manifestaciones en la nación árabe.

Miles de tunecinos se concentraron este viernes en la capital de ese país para dar el último adiós al líder de la oposición, Chokri Belaid, quien fue asesinado a tiros el pasado miércoles en la puerta de su casa.

Medios locales indican que más de tres mil personas participaron en el entierro de este político anti-islamista que desde las revueltas de 2011, en las que se derrocó al régimen de Zine El Abidine Ben Ali, había generado gran aceptación.

Enmarcado en el funeral, la Unión General Tunecina del Trabajo (UGTT), y los partidos políticos organizaron una huelga general este viernes que también logró captar gran cantidad de adeptos.

«Es una huelga pacífica contra la violencia», dijo la central mediante un comunicado.

El llamado a paro fue atendido por bancos, comercios, supermercados, bares y restaurantes. Mientras tanto, el Gobierno ha declarado la jornada día de luto nacional.

El cuerpo del líder fue trasladado a la Casa de la Cultura del barrio en el que nació (Yebel Yulud) y será inhumado por la tarde en Djebel Jelloud, en la periferia sur de Túnez, después de una procesión.

La familia ha pedido al Ejército que proteja al cortejo. Según los medios locales, su viuda Besma ha guardado silencio durante las últimas horas después de repetir los tres últimos días que el asesinato de su marido fue encargado por los islamistas en el poder del partido Ennahda.

Todos los diarios rindieron homenaje al difunto líder del Partido de los Patriotas Demócratas Unificado y coordinador de la plataforma de izquierda Frente Popular.

El asesinato agravó además la crisis política en el país, que desde el 2011 está sumergido en protestas y manifestaciones.

El primer ministro islamista, Hamadi Jebali, pidió el miércoles la creación de un gobierno de tecnócratas, lo que su propio partido, Ennahda, rechazó.

La presidencia indicó el jueves que no ha «recibido la dimisión del primer ministro, ni los detalles de un gabinete limitado de tecnócratas», y Jebali no ha aparecido en público desde hace 36 horas.