jueves, 19 de febrero de 2015

¿Pacto antiyihadista, pacto antiterrorista?


Hoy el Congreso ha dado luz verde al pacto antiyihadista del PP-PSOE. Un pacto que «afianza la unidad de los demócratas en defensa de las libertades y en la lucha contra el terrorismo», como vinieron a decir los líderes de ambos partidos. Que como buenos 'salvapatrias' velan por el bienestar y la seguridad de sus conciudadanos, sin saber ni siquiera los posibles efectos de lo que han aprobado, fiel reflejo de su ineptitud e ignorancia.

Parece que se les ha olvidado los atentados del 11 de Septiembre y sus secuelas. La «guerra contra el terrorismo» que conllevo las invasiones de Afganistán e Irak y las guerras civiles de Libia y Siria, con sus miles de muertos y la creciente inestabilidad en todos estos países. Por no olvidar que su objetivo principal, la eliminación del terrorismo islámico, ha sido un rotundo fracaso.

Desde 2001 al presente año 2015, el número de organizaciones islamistas ha aumentado, y no lo contrario. Incluso, a pesar de los muertos de Nueva York, Madrid y Londres, nuestros gobiernos no tuvieron ningún reparo en utilizar y armar a estos «guerreros del Islam» contra los gobiernos laicos de Libia y Siria, lo que les convierte en los mayores hipócritas de la historia. Sin olvidar las fuentes que alimentan a estos grupos armados: Arabia Saudí y demás petromonarquías del Golfo, así como los servicios de inteligencia militar de Pakistán (que permanecen intocables por ser buenos aliados del imperio estadounidense y la OTAN).

Si creen que con tal pacto conseguirán erradicar el peligro yihadista, sin ir a las raíces, ¡lo tienen claro! De una cosa podemos estar seguros, que podemos tropezar dos veces en la misma piedra, en nombre de nuestra seguridad se puede eliminar de un golpe otros derechos y libertades que definen nuestra «civilización demócrata-liberal». No tenemos ninguna garantía de que los abusos, los maltratos y la tortura desaparezcan, o ¿ya nadie se acuerda de Guantánamo y Abu Ghraib? El fin no justifica los medios, en vez de buscar una solución se agrava el problema... ¡Casta de incompetentes!

KRATES