sábado, 28 de febrero de 2015

La Junta de Castilla y León falsea el censo de lobos para autorizar su caza


Nuevamente, el gobierno de Castilla y León se pone al servicio de los intereses de cazadores y ganaderos. Un estudio independiente revela que existen menos ejemplares en la zona de los que el gobierno regional contabiliza.

PACMA
26 febrero 2015

Un estudio sobre el lobo ibérico (Canis lupus signatus), realizado en la Reserva Regional de Caza de la Sierra de la Culebra (Zamora) en el año 2013, pone de manifiesto la intención de la Administración Regional de Castilla y León de sobrestimar la población de lobos.

El estudio ha sido desarrollado por Marta Cruz Flores, licenciada en biología y especializada en zoología por la Universidad Complutense de Madrid, y por Carlos Soria Perille, Técnico Forestal, ambos integrantes de la entidad Lobisome Naturaleza. Se ha seguido una metodología basada en muestreos de indicios y estaciones de espera y escucha, recorriendo el territorio, dividido en 77 trayectos, durante 52 jornadas.

Los resultados de este estudio concluyen que la población no supera las cinco manadas, con la reproducción confirmada de solamente tres de ellas. Igualmente, se constata que otra manada fue eliminada hace seis años, debido a la supuesta conflictividad generada con la cabaña ganadera de Villardeciervos.

La Dirección Técnica de la Reserva asegura, sin embargo, que la población existente en este espacio natural es de diez u once manadas, que cuentan con un total de cien individuos. Estiman en toda la Comunidad Autónoma una población de lobos compuesta por 1.600 ejemplares, constituida en 179 manadas.

Este contraste entre las cifras oficiales supuestamente falseadas y las que realmente se contabilizan, según el estudio al que hacemos referencia, puede tener consecuencias terribles.

Para el periodo 2014/2015 se ha autorizado la caza de 140 ejemplares de lobo ibérico en la zona, por lo que se está poniendo en peligro la pervivencia de esta especie, por intereses políticos y económicos, y por la connivencia entre la Junta de Castilla y León y los cazadores y ganaderos, que reclaman la caza de estos animales.

El principal valor del estudio elaborado por Marta Cruz y Carlos Soria es que se realizó en el mismo año con similar metodología y con un mayor esfuerzo de prospección que el realizado por la Junta de Castilla y León, por lo que pone en cuestión la veracidad de los datos oficiales.

Desde el Partido Animalista reclamamos a la Junta de Castilla y León que tenga en cuenta este riguroso estudio, elaborado con el verdadero objetivo de proteger al lobo ibérico, en lugar de ponerse a disposición de los intereses de cazadores y ganaderos.

Igualmente, PACMA propone soluciones no letales para el control de poblaciones, en caso de que éstas sean un problema o generen algún conflicto. El Partido Animalista se opone a todas las formas de caza.

Puedes descargar el estudio completo aquí.