miércoles, 23 de marzo de 2016

Hezbolá: El fuego con el que Europa se quema es el mismo que encendieron en Siria

 


Hezbolá ha condenado los atentados de Bruselas, capital belga, llamando a los países occidentales a poner fin a sus apoyos a los grupos terroristas en Oriente Medio.

«El fuego con el que Europa, en particular, y el mundo, en general, se están quemando es el mismo que algunos regímenes encendieron en Siria y otros estados en la región», ha destacado el Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) en un comunicado emitido este martes.

Tras destacar que los atentados en Bruselas demuestran que el terrorismo no conoce fronteras, Hezbolá ha añadido que «la lucha contra el terrorismo necesita la valentía y la cooperación regional e internacional, por lo que guardar silencio ante esta lacra es un gran error».

«El fuego con el que Europa, en particular, y el mundo, en general, se están quemando es el mismo que algunos regímenes encendieron en Siria y otros estados en la región», ha indicado el Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá).

Por otra parte, Siria ha subrayado que los atentados en Bruselas, reivindicados por el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), son el resultado inevitable de las políticas erróneas y una tolerancia ante el terrorismo, y ha pedido un esfuerzo internacional para hacer frente a este flagelo.

«Los ataques terroristas en Bruselas, y antes de eso en París (capital francesa) y en otras partes del mundo, reafirman que el terrorismo no tiene fronteras y es el resultado inevitable de las políticas equivocadas y del uso del terrorismo para lograr ciertas agendas», ha precisado una fuente oficial de la Cancillería siria, citada por la agencia oficial siria de noticias SANA.

Tras reiterar que Siria está haciendo frente al terrorismo takfirí desde hace cinco años, la fuente ha llamado a la unión de los esfuerzos internacionales sinceros para plantar cara a la amenaza terrorista y frenar el comportamiento de los Estados patrocinadores de esta lacra, obligándoles a dejar de suministrar cualquier tipo de apoyo a los grupos terroristas, a fin de restablecer la paz y la estabilidad en la región y el mundo.

A continuación, la fuente ha hecho hincapié en que los atentados de Bruselas, que han acabado con la vida de al menos 34 personas, también fueron la consecuencia de «describir a los grupos terroristas como fuerzas moderadas».