viernes, 28 de mayo de 2010

Por qué no soy vegetariano

Por William T. Jarvis


El vegetarianismo se ha adquirido una "corrección política" comparable a la respetabilidad que tenía en el último siglo, cuando muchos progresistas sociales y científicos lo defendieron. Hoy sus cruzados exaltan las dietas sin carne, no sólo como algo saludable, sino también como una solución al hambre del mundo y como una salvaguardia para la "Madre Tierra". El Comité Médico para la Medicina Responsable (PCRM) ataca de manera furibunda el uso de alimentos animales y ha propuesto su propio modelo de grupos alimienticios que excluye todos los productos animales.


Yo renucié al vegetarianismo después de muchos años de profesarlo. Aunque los argumentos a favor de éste parecen atractivos, he aprendido a ser cauto, y a leer la letra pequeña cuando evalúo los argumentos a favor de los beneficios del vegetarianismo. El vegetarianismo está plagado de razonamientos absurdos a los cuales no son inmunes ni siquiera los científicos y los médicos profesionales.


Que no se me malinterprete: Sé que las dietas sin carne pueden ser saludables, incluso deseables, para algunas personas. Por ejemplo: a) Los hombres con un gen transportador de hierro estarán mejor sin carne roja, porque contiene los hierro hemo, que es altamente absorbible y puede aumentar su riesgo de enfermedad del corazón. b) Porque es probable que las dietas vegetarianas contengan menos grasa saturada que las dietas no vegetarianas, pueden ser preferibles para las personas con hipercolesterolemia familiar. c) los vegetales contienen fitoquímicos que parecen proteger contra el cáncer colorectal. d) Homocisteinemia (homocisteína elevada en plasma) aproximadamente duplica el riesgo de enfermedad de las arterias coronarias. Varios trastornos congénitos y nutritivos, incluso las deficiencias de vitaminas B6 y B12 y ácido fólico, pueden causar esta condición. Puesto que el ácido fólico se encuentra principalmente en los vegetales, la ingestión baja de la vitamina probablemente es menos entre los vegetarianos que entre los no vegetarianos. e) Algunas personas encuentran que el vegetarianismo les ayuda a controlar su peso. El vegetarianismo tiende a facilitar el control del peso porque es una forma de restricción alimenticia y en nuestra sociedad sobrealimentada, la restricción alimenticia es una ventaja a menos que ella ocasione un déficit de algún nutriente esencial. Sin embargo, uno no necesita eliminar la carne de la dieta por cualquiera de las razones anteriores. Al parecer, es el amplio consumo de frutas y verduras, no la exclusión de la carne, lo que hace al vegetarianismo saludable.


¿Tarde de un día perros?

El término "vegetariano" es engañoso, porque no es un nombre para las personas que están a favor del consumo de verduras, sino una palabra clave para aquellos que están en contra o protestan contra el consumo de alimentos de origen animal. El neologismo "anticarne" caracteriza mejor a la mayoría de los que se llaman a sí mismos vegetarianos. Yo me defino "entusiasta de las verduras," porque ánimo encarecidamente a comer muchas verduras, incluyendo legumbres, granos integrales y frutas. Creo que estas comidas son deseables no sólo por su alta densidad de nutrientes y baja densidad calórica, sino también debido a factores estéticos y gustativos. Ser un entusiasta de los verduras no implica rechazar el uso de la carne o de los productos animales.


La mayoría de las personas que categorizan a los vegetarianos identifican por lo menos cinco tipos diferentes, basándose en los tipos de alimentos de origen animal que consumen: los semivegetarianos consumen los productos lácteos, huevos, pescado, y pollo; los pesco-vegetarianos consumen productos lácteos, huevos, y pescado; los ovo-lacto-vegetarianos, productos lácteos y huevos; los ovo-vegetarianos, huevos; y los veganos, ninguna comida animal. Desde el punto de vista de su conducta, categorizo a los vegetarianos como pragmáticos o ideológicos. Un vegetariano pragmático es aquel cuya conducta dietética proviene de consideraciones de salud objetivas (por ejemplo, hipercolesterolemia u obesidad). Los vegetarianos pragmáticos son racionales, en lugar de emocionales, en su acercamiento a tomar decisiones de su estilo de vida. En contraste, para los vegetarianos ideológicos, el vegetarianismo es una "cuestión de principios"; su cumplimiento es un mandamiento.


Uno puede descubrir a los vegetarianos ideológicos por sus exageraciones sobre los beneficios del vegetarianismo, su falta de escepticismo y su fracaso para reconocer (o su infravaloración) los riesgos potenciales incluso de las dietas vegetarianas extremas. Los vegetarianos ideológicos tienen pretensiones de ser científicos, pero se acercan al tema del vegetarianismo más como abogados que como científicos. Los promotores del vegetarianismo recogen los datos selectivamente y engranan sus argumentos para desacreditar la información contraria a su dogma. Este acercamiento a defender una posición es conveniente para un debate, pero no puede engendrar conocimiento científico.


Debido a la influencia del Adventismo del Séptimo Día (SDA [a partir de aquí]) en mí ambiente, yo practiqué el vegetarianismo durante muchos años. Mi esposa y yo intentamos dejar de consumir todos los productos animales, pero esto no funcionó. A veces reflexionamos en voz alta por la mañana y echábamos leche de soja a nuestro cereal del desayuno. Terminábamos comiendo el cereal con un tenedor porque encontramos la mezcla repulsiva. Tuvimos otra experiencia inolvidable cuando comimos con un grupo de hippies vegetarianos en los bosques de Oregón. Estábamos allí para aconsejarlos acerca del vegetarianismo. Habían preparado el guiso vegetariano de peor aspecto que yo haya visto o probado en mi vida. Consistía en cacahuetes crudos y una variedad de vegetales medio cocinados. Después de comerlo, tuve ardor de estómago durante varias horas. Los trastornos digestivos son algo legendario entre Adventistas del Séptimo Día.


Uno de los más activos propagandistas del vegetarianismo
moderno, John Harvey Kellog, fue un médico miembro de la
Iglesia Adventista de Séptimo Día, puritano recalcitrante
e inventor de los famosos corn flakes para el desayuno.


Las razones para adoptar el vegetarianismo pueden ser muy personales. Hace algunos años compartí un podio durante varios días con un vegetariano. Estaba claro por nuestras conversaciones informales que él no era religioso, así que le pregunté por qué había optado por el vegetarianismo. Me contó una historia conmovedora de cuando era un niño solitario cuyo compañero más querido era su perro. Me dijo que un día, mirando a los ojos del perro, vino a ver al animal como su semejante. De inmediato aplicó esta forma de ver a todos los animales, y puesto que no podía soportar la idea de comerse a su perro, ya no podría comerse a los otros animales.

Con la muerte en los talones

Darla Erhardt, R.D., M.P.H., listó cinco postulados vegetarianos: 1) Todas las formas de vida son sagrados, y todas las criaturas tienen derecho de vivir sus vidas naturales; 2) está anatómicamente claro que Dios no diseñó a los humanos para comer carne; 3) la matanza es repugnante y degradante; 4) criar animales para carne es ineficaz y es hacer un mal uso de la tierra disponible; 5) la carne animal no es saludable porque contiene toxinas, bacterias virulentas, ácido úrico, fluidos impuros, y malos tipos de nutrientes.(1) Yo encuentro todos estos axiomas erróneos:

1. La creencia de que toda vida es sagrada puede llevar a absurdos como permitir a los mosquitos extender la malaria, o a que las víboras anden sueltas por casa de uno. Inherente a la idea de que toda vida es sagrada es la suposición de que todas las formas de vida tienen igual valor. El mundo natural revela jerarquías en la cadena alimenticia, la dominación de ciertas especies sobre otras. Y la mayoría de las criaturas con muerte en estado salvaje (normalmente víctimas de un depredador) mueren antes de que hayan alcanzado el límite genético de su longevidad.

2. Las múltiples prácticas dietéticas de las poblaciones humanas desmienten la noción que se diseñan algunos humanos para ser vegetarianos en lugar de omnívoros. Por ejemplo, los aborígenes australianos consumen larvas de insectos y reptiles; los esquimales comen carne cruda; y los hindúes tradicionales son vegetarianos.

El primer médico ASD, John Harvey Kellogg (1852-1943), era un vegetariano fanático. Alonzo Baker, Ph.D., su ex secretario privado anterior, me contó un incidente que ocurrió en 1939: Kellogg lo despertó a media noche y le pidió que subiera al tren de la mañana para Cleveland. Allí, Weston Price, D.D.S. [='Doctor of Dental Surgery', dentista], quien acababa de volver de misteriosas tierras del Polo Norte, tenía que entregarle un informe sobre los hábitos dietéticos de los esquimales. Cuando Baker regresó, informó a Kellogg que Price había descubierto que los esquimales casi exclusivamente comían carne cruda ("esquimal" literalmente quiere decir "comedor de carne cruda"). Kellogg acusó a Price de mentiroso.

Quizás Kellogg no creyó a Price en parte porque era ampliamente conocido que los buscadores de oro del Yukón habían padecido de escorbuto en su mayoría. Normalmente se creía que los esquimales obtenían su vitamina C de las bayas que las nieves habían conservado. En realidad, los esquimales obtienen la vitamina C de la carne cruda de animales que sintetizan ácido ascórbico. Si hubieran cocinado su carne, también habrían desarrollado escorbuto como los buscadores de oro. (Cuando yo visité los Territorios del Noroeste, Canadá, en 1973, un monje franciscano que cultivaba hermosas verduras en un invernadero en la Bahía de Pelly me dijo que a los inuits, o esquimales de América del Norte, no les gustaba su sabor y no los comían).

3. Considerar o no algo repugnante es asunto de cada cual. Algunos hindúes que no comen alimentos de origen animal, de buena gana se beben su propia orina por considerarla beneficiosa para su salud. Y lo que es repugnante no es necesariamente algo erróneo, como por ejemplo, quehaceres como cambiarle el pañal a un bebé, o cuidar enfermos. Si tales actividades son degradantes es una cuestión de opinión. Que la mayoría de las presas son comidas mientras todavía están vivas demuestra lo cruel de la naturaleza comparada a los mataderos, donde la muerte es generalmente rápida y sin dolor.

4. La idea de que criar animales es una forma ineficaz de producir comida es algo arriesgada. Los animales arrastran su peso cuando se usan en la labranza y dan eficiencia a la producción de alimentos: pastan en tierras inadecuadas para cultivar, comen esas porciones de plantas que son consideradas incomibles (por ejemplo: tallos de maíz y cáscaras), y proporciona subproductos y servicios que alivian la carga humana.(2) Muchas poblaciones nómadas sobreviven en tierras que carecen del potencial de cultivo alimentando animales cuya nutrición es con vegetación muy basta que los seres humanos no pueden digerir.

5. El postulado de que las toxinas hacen de la carne algo inadecuado también carece de fundamento. Las plantas también contienen tóxicos naturales muchos de los cuales son mucho más mortales que los de la carne animal.(3) Los apóstoles del vegetarianianismo que se dedican a presentar los alimentos de origen animal como insanos olvidan el hecho de que las sociedades que consumen en su mayoría productos animales disfrutan de un mayor registro de longevidad. También pasan por alto la realidad de que los animales que tachan como enfermos son herbívoros cuya dieta consiste completamente en vegetación cruda. Estos animales desarrollan muchas enfermedades "a pesar de" que se convierten en veganos después de destetarse.

Vegetarianismo ideológico


Gran parte de mi vida profesional la he empleado en estudiar fraudes de la salud, la charlatanería, la desinformación relacionada con ello y su impacto en la vida de las personas. He distinguido una sucesión recurrente de conductas: Primero, el futuro vegetariano elimina comidas calificadas de insanas, empezando por comidas que la sociedad considera "malas para la salud" (ejemplo: azúcar, café y pan blanco). Seguidamente, si las preocupaciones sobre lo sano de su comida alcanza proporciones neuróticas, la persona escudriña las etiquetas y se preocupa por ingredientes de nombres incomprensibles. Entonces puede frecuentar las llamadas Tiendas de Comida Biológica donde los empleados y las publicaciones pueden alimentar sus fobias. Puede considerar las comidas modernas de venenosas. Finalmente, si cree bastante que el vegetarianismo no es suficientemente estricto, los partidarios de la comida biológica pueden convertirse al veganismo. En mi opinión, es en este punto donde el vegetarianismo se vuelve peligroso, sobre todo para los niños.

El caso de Sonja y Khachadour Atikian ilustran lo que puede pasarle a los que son seducidos por el vegetarianismo ideológico. Los Atikians eran inmigrantes del Líbano que —a causa la inexorable cortina de humo de los media que se concentran la contaminación medioambiental, la dieta, y la salud— se obsesionaron por la seguridad y salubridad de las comidas modernas. Sonja Atikian empezó yendo de compras a tiendas de comida biológica en lugar de la os supermercados. Gerhardt Hanswille, autoproclamado herbalista de Alemania, impartió clases en la trasera de una tienda de comida de biológica que ella frecuentaba. Aunque Hanswille no estaba autorizado para practicar medicina, veía de 40 a 45 "pacientes" al día. Trató a la señora Atikian de una lesión en la rodilla, y esta última hizo algunos de sus cursos. Hanswille enseñó que: a) las personas no deben matar animales, ni consumir productos animales; b) Dios ideó la leche de vaca para ser comida de terneros, no por bebés humanos; c) comer huevos priva a las gallinas de cumplir su papel ideado por Dios como madres; d) las personas no deben envenenarse a si mismas o a la Tierra con los productos antinaturales de la vida moderna; e) usarlas hierbas como comida y como medicina es lo que Dios manda, y f) los medicamentos de los doctores son venenos. "Escoja, usted a quien creer —dijo Hanswille— a mí o a los doctores. No se puede hacer ambas cosa a la vez".

La señora Atikian escogió mal. Salvo comer pescado ocasionalmente, siguió el consejo del herbalista durante su embarazo. Parió una niña saludable de 8,2 libras llamada Loreie. Hanswille convenció a los Atikians de que la recién nacida se volvería una superbebé si le daban una dieta vegetariana de comidas crudas, orgánicas. Los disuadió de tener que vacunar a la pequeña y de dejar de ver al pediatra. Y los indujo a confiar en él para para cualquier consejo sanitario.

Cuatro meses y medio después de su nacimiento, el peso de Loreie todavía era el 75%, pero cuando tuvo 11 meses, la leche materna se acabó —se terminó la fuente de alimento de origen animal—. La alimentó sólo con frutas, vegetales, y arroz, ella dejó de crecer, dormía cada vez más y tenía cada vez más infecciones. Como la salud del bebé caía en picado, Hanswille aseguró a los padres que su declive era simplemente "los venenos que salen de su cuerpo" y que en el futuro habría de volverse la superbebé que ellos deseaban. En 1987, a los 17 meses Loreie se murió de neumonía bronquial complicada por una desnutrición severa. Pesaba 111/4 lbs. Los Atikians fueron acusados de no proporcionarle a su hija "lo básico para la vida". Su defensa fue que ellos habían creído de verdad que habían estado proporcionando "lo básico para la vida" cuando ellos siguieron el consejo de Hanswille. El juez los absolvió después de descubrir que el procesamiento no proporcionó información importante que apoyara la historia de la pareja.

Aportemos algunos otros ejemplos de vegetarianismo ideológico extremista:

* Causó retraso mental y del crecimiento en dos niñosdesnutridos de nacimiento de 3 y 5 años de edad. Su madre se había vuelto vegetariana, después eliminó el azúcar y los productos lácteos de su dieta y al final adoptó una dieta macrobiótica. (4)

* Se informaron diez casos de raquitismo nutritivos entre los infantes (la mayoría de ellos se alimentaron del pecho) de madres vegetarianas estrictas que no habían buscado consejo médico durante el embarazo pero habían obtenido consejo de salud en tiendas de comida biológica (5)
* Ocurrió escorbuto y raquitismo en dos muchachos, de un año y medio y dos años y medio, cuyos padres eran partidarios de la dieta Macrobiotica Zen.(6)
* Un profesor de 36 años de la universidad intentó volverse un "aireariano" —uno que supuestamente se alimenta sólo de aire— y se murió de desnutrición. Primero se convirtió en vegetariano, después frugívoro, y luego "liquidario" (sólo consumiendo zumos), y finalmente, hubo de convertirse en un respiratoriano o aireariano.(7)
* Un niño de 2 meses murió porque su madre, siguiendo la errónea recomendación para un cólico en Tengamos niños saludables de Adelle Davis, le dio una sobredosis de potasio.(8) En una entrevista en la televisión, la madre dijo que se alejó cada vez más de la medicina convencional, y después había adoptado el vegetarianismo y luego el veganismo.
* Una mujer de 24 años de la universidad estatal de San José que dirigía los programas estudiantiles de arte, se murió después de tomar un extracto de peniroyal para inducirse un aborto. Ella se describió como "una vegetariana estricta que estaba metida en la medicina holística."(9)

Para el ideólogo, el vegetarianismo es una religión higiénica. Capacita a los creyentes para practicar abnegación. Como una religión, el vegetarianismo atrae a gente con complejo de culpa. Atrae a los masoquistas porque potencia la culpa. Y seduce el crédulo causando culpa y/o instigando una falsa culpa. La culpa lleva a la abnegación, incluso al ascetismo. La creencia que la salvación es asequible evitando los placeres mundanos marcaron el ascetismo de los primeros fanáticos del cristianismo. De igual forma, los neuróticos de la salud con problemas médicos parecen creer eso de que cuando ellos restringen sus placeres alimentarios, más mejora su salud. El ayuno, las dietas austeras, los enemas y la ingestión de hierbas amargas es consistente con las necesidades psicológicas de los neuróticos de la salud, muchos de ellos rehuyen las voces de la medicina convencional y de la salud pública que podrían hacerles dejar de creer.

Por supuesto, yo no culpo al vegetarianismo ideológico de ser el único causante de tragedias como las descritas anteriormente. Al parecer figuran en muchos casos desórdenes mentales o emocionales. En tales casos, es emás bien el extremismo el culpable. Sin embargo, esto no saca al vegetarianismo ideológico del banquillo de los acusados, porque reaviva o genera problemas psicológicos.

¿Comiendo según el Libro?


El vegetarianismo del ASD está arraigado en la Biblia, según la cual para comer Dios dio a los seres humanos "...toda planta que da semilla que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla..." (Génesis 1:29). Se dice que la carne se ha vuelto una parte de la dieta humana después del Diluvio, cuando toda la vida vegetal había sido destruida: "Todo lo que se mueve y vive, será para vuestro sustento" (Génesis 9:3). Enseñan los adventistas que la introducción de carne en la dieta humana en ese momento disminuyó el tiempo de vida humana de más de 900 años de los primeros humanos a "las tres partes y diez" hoy.

Sin embargo, la Biblia advierte contra confundir prácticas dietéticas con conducta moral:

Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo...(Romanos 14:17)

...nadie os juzgue en comida o en bebida o en cuanto a días de fiesta (Colosenses 2:16)

Porque uno cree que se ha de comer de todo, otro que es débil come legumbres. El que come no menosprecie al que no come, y el que no come no juzgue al que come... y ¿tú quién eres que juzgas al criado ajeno? (Romanos 14:2-4)

También parece condenar al vegetarianismo:

Pero el Espíritu Santo nos dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas inspiradas por demonios. Estos enseñantes dirán mentiras con aspecto honrado y lo harán tan a menudo que no molestará a sus conciencias. Dirán que se prohibirá casarse y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracia participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad. Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse si se toma con acción de gracias. (I Timoteo 4:1-4, Biblia Viviente)

La pionera de la Iglesia ASD Ellen G. White, (1827-1915) fue una defensora del vegetarianismo aunque ella no lo practicó. Como los grahamistas de su tiempo, ella enseñó que gradualmente la Tierra habría de volverse más corrupta, con enfermedades y calamidades peores, y la comida —particularmente los alimentos animales— insegura. En 1902 escribió que ellegaría un momento en que el uso de la leche se vería interrumpido. Aunque White era una defensora de la ciencia y principalmente responsable por hacer de la sanidad del Adventismo del Séptimo Día una empresa basada en la ciencia, claramente ella no se anticipó a los adelantos del siglo XX en salud pública y ciencia médica. A pesar del registro de la longevidad ahora disfrutada por personas en las naciones desarrolladas, los fanáticos vegetarianos dentro de la iglesia contaminada por la histeria milenarista de los años 90, han decidido que ha llegado el tiempo de dejar de tomar todo alimento animal y están predicando el veganismo fervientemente.

Al este del Edén

Es posible proporcionar todos los nutrientes esenciales sin usar comidas animales, excepto la vitamina B12. Por otro lado, es posible proporcionar todos los nutrientes esenciales con una dieta sólo compuesta de carne. La adecuación dietética personal —incluyendo el valor de una dieta como la fuente de nutrientes esenciales y su valor como preventiva— para uno mismo y otros, es la principal consideración dietética de los vegetarianos pragmáticos. En contraste, la atropellada consideración dietética de los vegetarianos ideológicos varía con la ideología particular. Típicamente, su motivación es una mezcla de preocupaciones física, psicosocial, social, y moral, a menudo religiosa. Un problema incesante para los Adventistas del Séptimo Día que propugnan la ideología del "regreso al Edén", es la ausencia de una fuente de alimentos no animal de vitamina B12. Una dietista titulada vegetariana que escribió una columna para una revista religiosa me preguntó si yo pensaba que los veganos podrían obtener vitamina B12 de verduras orgánicos no lavados antes de la ingestión. Yo opiné que sería mejor comer alimentos animales que residuos fecales. Ella estuvo de acuerdo.

Una suposición perenne entre los vegetarianos es que el vegetarianismo aumenta la longevidad. En el último siglo, los grahamitas —devotos de la filosofía "higiénica" cristiana de Sylvester Graham (1794-1851)— enseñan que la adhesión al estilo de vida del Jardín del Edén habría finalizado la reclamación en la humanidad del potencial para la superlongevidad, tal como se le atribuyó a Adán (930 años) o a Matusalén (969 años). Yo discutí este asunto hace 25 años con un médico del ASD que era decano de la Universidad de Loma Linda (LLU), Escuela de Salud. Aunque admitió que los vegetarianos del Adventismo del Séptimo Día no habían mostrado espectacular longevidad, afirmó que esa longevidad antediluviana pudo ser posible por la secuencia de varias generaciones de vegetarianismo. Las revistas del ASD publicitan a los centenarios y a menudo atribuyen su longevidad al estilo de vida del Adventismo del Séptimo Día. Sin embargo, de 1200 personas que alcanzaron los 100 años de vida, señalados entre 1932 y 1952, sólo cuatro eran vegetarianos.(10) Yo continúo preguntando: ¿En qué parte de la Tierra está la excepcionalmente longeva población de vegetarianos? Los hindúes han practicado vegetarianismo durante muchas generaciones pero no han impuesto records de longevidad. A lo mejor, el conjunto de datos científicos de apoyo de la investigación relacionados con la nutrición apoya el vegetarianismo sólo tentativamente. La incidencia de cáncer colo-rectal entre los mormones que no son vegetarianos es más bajo que en los ASD.(11) Una revisión de poblaciones de bajo riesgo para el cáncer mostró que los veteranos de la Primera Guerra Mundial que nunca fumaron tuvieron el riesgo más bajo de todos.(12) Cuando los datos aumentan, el optimismo de que la dieta es un factor significativo en el cáncer parece estar disminuyendo. Un análisis (13) de los estudios de caso-control de cáncer colorectal y fibra dietética mostraron que, en los estudios con los mejores métodos de investigación, las estimaciones de riesgo para la fibra dietética y cáncer colo-rectal era cercanos a 0. Un análisis de un grupo de estudios sobre ingestión de grasa y el riesgo de cáncer de mama, que incluye los datos de Adventistas del Séptimo Día, no mostraron ninguna asociación.(14)

Una dieta sin carne puede facilitar el control del peso porque es una forma de restricción alimenticia. Pero uno no necesita eliminar la carne para mantener un peso saludable, y hay muchos vegetarianos con sobrepeso. Ciertamente el ser prudentes y escogidos ensombrece la mera abstención de consumir productos animales.

La Dieta de Daniel


Según el primer capítulo del Libro de Daniel, los niños prodigio cautivos de Israel —"bien parecidos, y hábiles en toda sabiduría, y astutos en todo conocimiento, y entendidos en ciencia " (verso 4)— después de subsistir sólo con verduras y agua durante diez días, impresionaron al rey babilónico por ser superior y mejor a todos los magos y astrólogos en todos los asuntos de sabiduría y entendimiento" (verso 20). Muchos vegetarianos ideológicos creen que las verduras son responsables de mejorías físicas y mentales. Una hipótesis más creíble es que la abstención de beber vino causó la mejoría, que la historia atribuye a Dios. En una entrevista en la emisora de radio cristiana de la escuela a mediados de los años 70, una estudiante graduada de nutrición de LLU (que no era una ASD) afirmó que el vegetarianismo produjo intelectos superiores. Para apoyarse, declaró:

"Linus Pauling dice que la vitamina C mejora la inteligencia. Los vegetarianos obtienen más vitamina C en sus dietas que los comedores de carne. La razón más probable de por qué George Bernard Shaw y Leon Tolstoi eran inteligentes se debe a que fueron vegetarianos."

El entrevistador estaba de acuerdo y exaltó la salud e intelecto de vegetarianos. Que Adolf Hitler que fuera vegetariano no fue mencionado durante la entrevista. Tampoco mencionó a que Jesucristo, Mahoma, y a otros moralistas eminentes que no fueron vegetarianos.

Los científicos de la conducta animal han notado que para sobrevivir comiendo carne, los depredadores deben ser más listos que su presa vegetariana. Sin embargo, creo que tales teorías fallan debido a la dificultad de definir la inteligencia.

Notas de los ASD dicen que comiendo carne los depredadores, como los lobos y los leones, tienen tremenda velocidad pero les falta resistencia. Sin embargo, los perros de trineo del Ártico que corren las 1200 millas de Ididarod [N del T: a carrera de trineos que va de Anchorage a Nome, en Alaska], en la que cubren más de cien millas por día —hazaña que ningún caballo, mula o buey pueden lograr.

La idea que los vegetarianos tienen una resistencia física superior fue reforzada en 1974 cuando un grupo de corredores vegetarianos llamado "los 7 vegetarianos" establecieron un récord de distancia. de 24h. Esto inspiró a una estudiante especializada en dietética para buscarme como entrenador para un grupo de siete mujeres vegetarianas corredoras de larga distancia. Le pregunté cuáles eran sus motivaciones —cosa que todo entrenador necesita saber. Ella me dijo que queríann demostrar la superioridad de una dieta vegetariana. Yo le pregunté quién estaría representando a los comedores de carne. Ella dijo que el evento no sería una competición normal, nadie representaría a los comedores de carne. Le revelé que tres de los corredores masculinos no habían sido vegetarianos hasta que se entrenaron para el record, y que simplemente habían prometido llegar a serlo. También le dije que el factor genético, principalmente la capacidad para la captación de oxígeno, determina la habilidad del corredor de larga distancia; que si la dieta es vegetariana es intrascendente para la habilidad del corredor de distancia; y que una carrera de 24h es una forma peligrosa de intentar demostrar la superioridad vegetariana. "¿Qué haría usted", le pregunté, "si siete comedores de carne, ateos bebedores de cerveza que son corredores de calidad mundial deciden batir su récord?" Ella comprendió este punto. Y, aunque se convirtió en una consumada corredora aficionada, no usó su éxito para hacer propaganda del vegetarianismo.

John Harvey Kellogg trató de demostrar que los vegetarianos eran físicamente superiores en el campo con el equipo de fútbol Battle Creek College que personalmente entrenó. Según un jugador anterior, el "Hermano" Wright, siempre que los jugadores de Kellogg perdían, les echaba una bronca por saltarse sus dietas y los retenía hasta que uno decía que había roto las reglas del entrenamiento y había comido carne. Wright afirmaba que a veces un jugador finalmente mentía y decía que él había comido carne sólo para conseguir liberar al equipo. Éste describía los esfuerzos de Kellogg como "una cruzada para demostrar la superioridad del vegetarianismo". La condena de Ellen G. White de este manera de demostrar la superioridad de los ASD llevó a una política restricción del deporte inter-centro en las escuelas adventistas.

¿Caca sin olor?

El personaje de John Harvey Kellogg en la película Camino a Wellville, de 1995, declaró que su excremento no tenía mas olor que el de "bizcochos recién horneados". Una tarde llevé en coche a casa desde la universidad a un colega mayor, un vegetariano ávido. Al entrar en mi automóvil, declaró: "Cuando bebo zumo de zanahoria, mis movimientos del intestino no tienen olor."

Antes de que yo pudiera responder, dijo: "Los conejos comen muchas zanahorias, y su excremento no tiene ningún olor". El pensamiento de alguien corriendo por todos los lados olfateando pequeñas montones de caca de conejo me hizo reír, pero yo nno quería ser irrespetuoso. Su idea de que los conejos comen muchas zanahorias me intrigó. Ya se me había ocurrido en mi niñez y había descubierto que, a pesar de la pasión por las zanahorias mostrada por Bugs Bunny, los conejitos reales no son particularmente aficionados a las zanahorias. Además, los conejos salvajes raramente tendrían una oportunidad de comer zanahorias. Por suerte el paseo fue corto.

El difunto Premio Pulitzer el antropólogo Ernest Becker sostenía que la defecación está estrechamente asociada con la animalidad y mortalidad humanidad. Durante una clase de religión en una escuela del ASD, me enseñaron que las personas no defecaron en el Jardín del Edén pues no desperdiciaban nada de la comida que ingerían Al parecer, los malos olores no convenían en el Paraíso. (Quizás la persistencia de la teoría miasmática de la enfermedad —teoría de que las enfermedades son debidas a oler emanaciones pestilentes de la tierra— bien entrado el siglo XIX, cuando las creencias del ASD fueron desarrolladas, reforzó la idea de un Paraíso sin caca). A mí también se me enseñó que la fibra se volvió parte de la dieta humana después de la Caída. Según se afirma, esta ampliación de la dieta para incluir "la hierba del campo" (Génesis 3:18, versión del Rey Jacobo [N. del T.: una traducción inglesa de la Biblia que data del 1611]) ocurrió porque los humanos estaban ahora bajo la "pena de muerte" causada por el pecado original. Si esto que se no ha contado fue un cambio dietético voluntario o parte de la maldición de la expulsión del Paraíso es discutible. Algunas versiones de la Biblia insinñuan que "la hierba del campo" simplemente significaba "alimentos silvestres" (Nueva Versión inglesa), no una nueva fuente de comida.

"PETA-rdeo"

En el último siglo, el movimiento pacifista era vegetariano debido a la creencia de que por comer carne los animales eran feroces y los animales vegetarianos, dóciles. El poeta británico Percy Bysshe Shelley afirmó que la revolución francesa había sido sangrienta y la revolución inglesa incruenta porque los franceses comían más carne que los ingleses.(16) Tales planteamientos han sido desacreditados, pero no se han abandonado. Algunos boxeadores todavía comen carne cruda o beben sangre antes de un combate para aumentar su agresividad.

Las personas que se imaginan moralmente superiores a menudo tienen la misión de convertir a la humanidad a su punto de vista. Los mas violentos vegetarianos ideológicos son los activistas de los derechos de los animales que han destruido linstalaciones donde se investigaba con animales y han amenazado la vida los investigadores. Los grupos defensores de los derechos de los Animales como las Personas para el Tratamiento Ético de los Animales (PETA [en inglés]) consideran que los animales están al mismo nivel que los seres humanos. El 24 de abril de 1996, la integrante de PETA, Ingrid Newkirk, aparecía en e noticiero "Day & Date" oponiéndose al deporte de la pesca. Ella empezó su argumento buscando conmiseración para el pez que se asfixia. Después dijo que los peces eran un alimento insano porque contenían mercurio y otros contaminantes medioambientales. La solución, según Newkirk, era el vegetarianismo. Su antagonista, un organizador del debate de TV, la presionó para reconocer el credo de PETA. La organizadora del debate describió un encuentro en directo que había tenido con otro representante PETA. En esa ocasión la hija del representante [de PETA] necesitaba un órgano vital de un animal doméstico de la casa muy querido para sobrevivir. El dilema ética era si la vida del niño vaía más que la del animal doméstico. El representante de PETA había sostenido que la niña no tenía más valor que el animal doméstico. Newkirk no refutó la afirmación de que PETA no considera la vida de un niño más valiosa que la de un animal doméstico.

"Matar gente para salvar animales...",
un clásico del veganismo más
irracionalista y disparatado.

Cuando el equipo médico de LLU trasplantó el corazón de un mandril a una pequeño apodada "la bebé Fae", los activistas de los derechos de los animales protestaron frente al centro médico. Parecían desilusionados con los ASD, que no tuvieron reparos en priorizar a los humanos sobre los animales. En octubre de 1992, después de que el hígado de un cerdo se hubiera trasplantado a una mujer de 30 años para mantanerla con vida hasta que se tuviera asegurado un hígado humano, un representante de la PCRM se comprometió a un debate televisado con uno de los médicos que tenían realizado el trasplante. El representante lamentó que no se hubiera obtenido el consentimiento del cerdo.

La PCRM parece ser más bien un foro personal para su líder, Neal Barnard, M.D. [Doctor en Medicina], y se dice que fue prácticamente fundado por PETA. (En el año fiscal 1994, las donaciones y concesiones a la PCRM ascendieron a más de un millón de dólares, según informes.(17) Barnard exalta las virtudes longevas del vegetarianismo. Ha afirmado: "No es la genética o el destino lo que les da a las personas largas vidas y sanas y a otras personas las acorta; para aquellos que quieren cuidarse, todo se reduce a la dieta." El cirujano sostuvo que los cerdos se mataban diariamente para producir carne, incluyendo sus hígados. El doctor de PCRM respondió que el consumo de grasa animal (que es altamente saturada) era el responsable de la mayoría de las muertes en la sociedad moderna. Citó un estudio dirigido por Colin Campbell en China. Campbell había enfocado la morbilidad [N. del T.: efectos de una enfermedad en una población en el sentido de la proporción de personas que la padecen en un sitio y tiempo determinado] relativa de ciertas enfermedades sin señalar que la esperanza de vida en China (66 años) es más baja que en EE.UU. (75 años).(18)

Puesto que se consideran moralmente superiores, muchos vegetarianos no muestran reserva alguna contra el uso de técnicas de control mental o terrorismo para actualizar su agenda. El control de la mente incluye usar información selectiva para "educar" a las personas sobre la supuesta superioridad del vegetarianismo. Puede incluirse también el trauma emocional como método para condicionarlas contra el uso de alimentos animales. En mis primeros años de profesor, asistí a una reunión de profesores de salud de escuelas secunadias ASD, donde muchos dijeron que convirtieron a estudiantes al vegetarianismo llevándolos de excursión a los mataderos para presenciar la matanza. Esta estrategia me ofendió aunque yo era un vegetariano practicante en ese momento. Habiendo estudiado durante años cómo las personas han sido manipuladas por la religión y la charlatanería, ahora está claro para mí que la táctica del matadero es una forma de control mental —que está tan falto de ética como desalentar a niñas pequeñas a tener sexo induciéndolas a ver un parto difícil.

El terrorismo trata de obligar a las personas a comportarse de la forma en que los perpetradores deseen. En diciembre de 1994, para impedir que las personas comieran pavo en la cena de Navidad, los autodenominados terroristas por los derechos de los animales divulgaron que habían inyectado veneno de rata en los pavos de supermercado en Vancouver, Columbia Británica. El susto causó la destrucción de más de un millón de dólares en pavos. Al parecer, los activistas no habían previsto la matanza resultante de nuevos pavos para reemplazar a los destruidos.

Revelación

El estudio del vegetarianismo por vegetarianos siempre supone por lo menos un prejuicio inconsciente. Todos los seres humanos se han atrincherado en creencias —creencias cuyo arraigo hacen a toda investigación científica relacionadas con aquéllas necia e imprudente. Kenneth J. Rothman, Dr.P.H., se refirió al ASD en una reciente discusión de conflictos de intereses en investigación:

"Podríamos esperar que los conflictos de intereses surjan, por ejemplo, sobre los ASD que están estudiando la salud y los efectos del estilo de vida comparativamente abstemio de su scompañero adventistas. Mientras que las políticas en The Journal of the American Medical Association y The New England Journal of Medicine ponen énfasis en los conflictos financieros, la revista Science pide a los autores que divulguen "cualquier relación que ellos crean que pueda ser causa de conflicto de intereses, tanto si al individuo le parece que lo es, como si no". En otras palabras, para cumplir con las políticas de la publicación los autores tienen la obligación de informar a los editores de su orientación religiosa y sexual, así como su situación financiera." (19)

Aunque Rothman argumenta en favor de permitir que el trabajo muestre su propio mérito en lugar de juzgar alguna posible conexión a una fuente de financiación, su ejemplo hace pensar que motivaciones más poderosas que el dinero pueden distorsionar los datos. El fraude en la ciencia puede ser sumamente difícil de descubrir, porque los perpetradores controlan la información. Como Mark Twain observó, "¡Las cifras no mienten, pero los mentirosos fingen!" [N. del T.: aquí hay un juego de palabras intraductible basado en la polisemia de "figure", "cifra" y a la vez "fingir".]

Yo no creo que toda la investigación hecha por vegetarianos sea poco fiable. Mi experiencia con los Estudios de Salud de los ASD (SDAHS), una serie de estudios dirigidos por la Escuela de Salud Pública de la LLU, ha sido considerablemente positivo. Su investigador principal, Roland Phillips, M.D., Dr.P.H., era un científico excelente en cuya objetividad yo tenía plena confianza. Él reconoció el problema de la influencia de las expectativas sociales en los ASD que responde a las preguntas sobre su estilo de vida. El pensamiento de grupo de los adventistas hace probable que los ASD apenas informen sobre las actividades desfavorables por la comunidad religiosa (por ejemplo: comer carne, beber café, y bebidas) y que informen de manera exagerada sobre las que son aceptados (por ejemplo, cenar sin carne y hacer ejercicios). Phillips parecía sentir que los beneficios del vegetarianismo per se eran limitados, y que se debe tener en cuenta la herencia, el estado socio-económico, y el estilo de vida global del ASD El abstenerse de fumar, acceder los servicios sanitarios más modernos, y el fuerte apoyo social probablemente son los responsables para la mayoría de los beneficios sanitarios que los ASD disfrutan. El principal problema de la ciencia vegetariana adventista es cómo se usa la información científica. Para parafrasear un viejo refrán holandés de Pennsylvania: entre los ASD, cuando las noticias son sobre el vegetarianismo y la salud son buenas, "nosotros las oímos siempre"; pero cuando las noticias no son buenas, "nosotros nunca las oímos."

He recibido numerosos informes de adventistas profesionales de la salud, y tengo conocimiento personal de otros casos en que el exceso de confianza en el vegetarianismo de miembros de la iglesia les impidieron obtener un cuidado médico eficaz. Algunos informes guardan relación con auténticos creyentes del vegetarianismo que eran miembros de familias de médicos. Algunos negaron síntomas, y su rechazo les impidió buscar una eficaz intervención a tiempo. Otros rechazaron el cuidado médico en favor de los "remedios naturales" que ponían énfasis en la dieta. Las actitudes evidenciadas son consistentes con aquellos identificados en pacientes de cáncer que se habían entregado al curanderismo porque creían que ellos se habían producido su propia enfermedad y podían curarla por las prácticas "naturales".(20) La Iglesia ASD ha hecho lo imposible por documentar los beneficios del estilo de vida del Adventismo y para persuadir a los miembros para que adopten dietas vegetarianas. Me habría gustado ver a la iglesia exponer el serio daño que las enseñanzas vegetarianas han causado a sus miembros. Desafortunadamente, ese es el problema del vegetarianismo ideológico: en el proselitismo, la objetividad siempre quedá relegada.

Los datos sugieren que la mayoría de los ADS son razonables en su acercamiento al vegetarianismo. En los años setenta, el ASD reveló que sólo un 1 por ciento eran veganos.(21) Esto puede cambiar en la medida que el vegetarianismo se populariza entre la población. Los ASD tienden a ser excesivos. Si consideramos algo como "bueno", nos esforzamos por adoptarlo completamente. Si consideramos algo "malo", lo evitamos completamente. Los ASD evangelistas vegetarianos se han vuelto más agresivos en los años recientes debido a la creencia extendida en la comunidad Adventista de que el día del juicio final esta cerca.

Yo recuerdo a un adventista líder de la Iglesia respondiendo a la pregunta de si él comía carne: "¡Como la suficiente para evitar volverme un fanático!"

Un "ismo" menos


Dejé el vegetarianismo porque encontré que ese compromiso significó abandonar la objetividad, la cual es esencial para la integridad personal y profesional de un científico. Como un educador de salud, siento que tengo la obligación de esforzarme por limitarme a los hechos sin maquillar que cualquier investigación científica descubre. Puedo apoyar el vegetarianismo pragmático, pero yo creo que la cruzada de los vegetarianos ideológicos es peligrosa para ellos y para la sociedad.

El Dr. William T. Jarvis Ph.D., autor de este artículo, es consejero de ACSH (Consejo Estadounidense sobre Ciencia y Salud), profesor de salud pública y medicina preventiva en la Universidad de Loma Linda, fundador y presidente del Consejo Nacional Contra el Fraude en la Salud, y co-editor de The Healt Roberts: Una Mirada de Cerca al Curanderismo en América (1993). Este artículo es una adaptación de uno publicado por Prometheus Books (Amherst, Nueva York) en el boletín informativo del número de novoviembre/diciembre de 1996 de Foro de Nutrición y Salud.

1. D. Erhardt, "The New Vegetarians, Part One. Vegetarianism and its Medical Consequences," Nutrition Today, November/December, 1973.
2. R. Spitzer. No Need For Hunger. Danville, Ill.: Interstate Printers and Publishers, 1981.
3. National Academy of Sciences. Toxicants Occurring Naturally In Foods. Washington, D.C.: National Academy Press, 1973.
4. J. Wood. "Mother of Starved Children Asks Permission to Give Birth Again," San Francisco Sunday Examiner & Chronicle, March 27, 1983, p. A5.
5. Journal of Nutrition Education 1981; 13:26.
6. Newsweek, September 18, 1972, p. 71.
7. "Temple Beautiful Diet. Death for David Blume," (AP) San Bernardino Sun, October 15, 1979, p. A-3.
8. C.V. Wetli and J.H. Davis. JAMA 1978; 240:1339.
9. San Jose Mercury News, August 20, 1994.
10. O. Segerberg. Living to Be 100: 1200 Who Did and How They Did It. New York: Charles Scribner's Sons, 1982.
11. J.L. Lyon, M.R. Klauber, J.W. Gardner, and C.R. Smart, "Cancer Incidence in Mormons and Non-Mormons in Utah, 1966-70," N Engl J Med 1976; 294:129-133 (p.132).
12. J.E. Enstrom. "Cancer Mortality among Low-Risk Populations," CA - A Cancer Journal for Clinicians 1979; 29:352-61.
13. C.M. Friedenreich, R.F. Brant, and E. Riboli. "Influence of Methodological Factors in a Pooled Analysis of 13 Case-Control Studies of Colorectal Cancer and Dietary Fiber," Epidemiology 1994; 5:66-79.
14. D.J. Hunter et al. "Cohort Studies of Fat Intake and the Risk of Breast Cancer. A Pooled Analysis," New Engl J Med 1996; 334:356-61.
15. E. Becker. The Denial of Death. New York: Macmillan Publishing Co., Inc., 1973.
16. J. Whorton. "Tempest in a Flesh-Pot: Development of a Physiological Rationale for Vegetarianism," Journal of the History of Medicine, April 1977, pp. 119-120.
17. Good Medicine, Spring 1995.
18. The Population Reference Bureau, Inc., Washington, D.C., 1988.
19. K. Rothman. "Conflict of Interest: The New McCarthyism in Science," JAMA 1993; 269 (21):2782-4.
20. B. Cassileth et al. "Contemporary Treatments in Cancer Medicine," Ann Intern Med 1984; 101:105-12.
21. "Researchers Release Adventist Health Study Results," Pacific Union Recorder, March 12, 1979.



[La versión original en inglés está disponible aquí: http://www.acsh.org/publications/priorities/0902/vegetarian.html

Traducción: Sorrow]

7 comentarios:

Iria dijo...

Me he quedado sorprendida con todo lo que acabo de leer... está claro que estás informado, sólo hay que ver todos los textos que has consultado, y aún así sólo coges lo más extremista de todo.
Me sitúo entre los "vegetarianos ideológicos", ya que no me hice vegetariana por mi salud, sino por mis creencias. No soy una persona religiosa, pero sí me hace sufrir el sufrimiento ajeno, e intento provocar el mínimo posible al hacer mi vida, lo cual incluye también mi alimentación. Pero no estoy dentro del grupo que llamas "anticarne"; yo no la como, pero no soy quien para decirle a los demás lo que deben hacer. Si me preguntan mis razones, las expondré y las explicaré lo mejor posible; si quieren información al respecto, se la daré. Pero nunca intentaré convencer a nadie de que haga lo que yo creo que está bien, pues es una decisión personal, y cada uno tiene que vivir su vida como pueda. Eso si, siempre desde el respeto; yo respeto a quien coma carne, a quien no la coma, y a quien sólo coma semillas, cada uno es cada uno.
Tampoco todos los vegetarianos somos unos ignorantes o nos quedamos sólo con una parte de la información; estoy muy al tanto de todas las posibles carencias que esta alimentación me puede acarrear, y sé que el ser humano es omnívoro por naturaleza, pero también sé que puedo vivir sin comer carne, y esa es mi elección. Si algún día tengo hijos, les informaría sobre el vegetarianismo, pero no los obligaría a hacer nada; así como no los obligaría a profesar una religión u otra, deberán escoger ellos cuando estén capacitados para hacerlo.
Otra cosa: que los animales se maten entre ellos no implica que nosotros también debamos hacerlo. Los animales se rigen por la ley del más fuerte, a los que están enfermos los dejan atrás, si alguno cae no lo van a ayudar; ¿es así como desearías que fueran las sociedades humanas? Si naces con algún problema físico o mental, ¿querrías que tu madre dejara de cuidarte porque no estás 'sano'? No podemos comparar nuestra forma de vida a la de un león o un rinoceronte; no podemos decir que si ellos lo hacen, nosotros también deberíamos, pero, ¡ojo!, sólo en algunos temas; me parece bien matar animales porque también lo hace un león, pero si me quedo paralítico, no quiero que me dejen atrás sin ayuda, como harían los leones.

Respeto tu punto de vista, pero si vas a hablar de un colectivo no deberías citar los casos más raros, sino hacer un enfoque global. No todos los vegetarianos dejan morir de desnutrición a sus hijos, no todos se creen cualquier cosa que digan unos charlatanes, no todos insultamos a quienes comen carne... no todos somos tan extremistas como piensas.

KRATES dijo...

Nosotros los humanos pertenecemos a una especie zoológica omnívora, no somos especialmente carnívoros ni tampoco fitófagos acérrimos, somos omnívoros (cómo ya se ha dicho). Una dieta exclusivamente vegetariana es más propia de rumiantes que de homínidos (incluso nuestros parientes los chimpancés son cazadores, e incluso otros monos como los papiones).

Otra cosa es el abuso de productos cárnicos en nuestra alimentación actual, que no es muy sano. Pero rechazar absolutamente la carne, u otros productos de origen animal, tampoco es saludable.

KRATES dijo...

¡Curioso!

Veo que alguien enlaza con nosotros desde esta dirección:

http://www.cuestionderespeto.com/de-nuevo-el-feminismo/

En el quinto comentario qué es éste:

Gontzal on May 30th, 2010

Esta actitud es terrible, a parte de demagógica y reduccionista. ¿de verdad creeis que un cambio moral afectará al bienestar de los animales sin cambiar el sistema: el capitalismo (un conjunto de instituciones políticas, economicas y culturales) que se basa en la busqueda del máximo beneficio?
Llevais una deriva muy peligrosa…
Lo unico que puedo reconocer es el poco tacto con el que ciertos sectores de la izquierda tratan el veganismo, ejemplo:
http://losdeabajoalaizquierda.blogspot.com/2010/05/por-que-no-soy-vegetariano.html

Y es muy probable que sea el mismo que se llamó gonzl aquí:

http://losdeabajoalaizquierda.blogspot.com/2011/03/mas-sobre-los-peligros-del-veganismo.html?showComment=1301761832666#c2661702480667753404

gonzl dijo...

Estoooo no, no soy yo. Reconozco que la coincidencia es ciertamente curiosa —aunque el apellido González, raíz de ambos nicks, es muy común, pero bueno—, pero no comprendo qué pretendes con tu comentario, Krates.

Visito vuestro blog con asiduidad, pero he visto tu comentario de casualidad (aparece a la derecha). No es el único artículo en el que he comentado.

A veces eres demasiado paranoico, amigo.

KRATES dijo...

Cómo he dicho «es muy probable», pero parece que no lo es. Sólo es mera coincidencia.

¡Saludos paranoicos!

gonzl dijo...

De todos modos, aunque considero que el comentario es muy acertado en líneas generales, tengo la sensación de que su autor aboga por esperar a la caída del capitalismo para cambiar los hábitos alimenticios, con lo cual comprenderás que no estaría muy de acuerdo dado que yo soy vegetariano.

Me he excedido llamándote paranoico, pero me he quedado algo alelado al leer tu comentario porque considero que no venía a cuento.

Un saludo.

KRATES dijo...

Gontzal y gonzl son parecidos, y consideré que era la misma persona.