miércoles, 1 de octubre de 2014

Según WWF, las poblaciones de especies han descendido un 52% en las últimas cuatro décadas


WWF presenta hoy en todo el mundo su Informe Planeta Vivo. La décima edición de este exhaustivo análisis científico revela datos preocupantes como el descenso dramático de la biodiversidad y un aumento notable del impacto de las actividades humanas. De hecho, el informe demuestra que las poblaciones de especies han sufrido un descenso del 52% en los últimos 40 años y que la Huella Ecológica ha aumentado más del doble en el último medio siglo. En el caso de España, el documento pone en evidencia que necesitaríamos 2,3 planetas para satisfacer nuestras demandas si todos viviéramos como un ciudadano español medio.

29 septiembre 2014

El informe, realizado en colaboración con la Red de la Huella Global, la Red de la Huella Hídrica y la Sociedad Zoológica de Londres, analiza la tendencia de más de 10.000 poblaciones de más de 3.000 especies, reflejada en el Índice Planeta Vivo (IPV). Este indicador del estado de la biodiversidad ha descendido globalmente más de la mitad en los últimos 40 años.

A su vez, la Huella Ecológica, el área que requiere la humanidad para satisfacer su demanda de recursos naturales, ha aumentado más del doble en los últimos 50 años. Sin embargo, la capacidad de la Tierra para producir recursos ha crecido a un ritmo menor. Este déficit ecológico está comprometiendo los ecosistemas y el bienestar y prosperidad de la humanidad.

Según datos de este análisis, las poblaciones de peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos han sufrido una caída del 52 por ciento desde 1970. Sin embargo, las especies de agua dulce son las que han sufrido un mayor descenso: el 76 por ciento, una media de casi el doble que las especies marinas y terrestres. La mayoría de estas pérdidas han tenido lugar en las regiones tropicales, con América Latina encabezando está dramática caída.

El documento muestra que el mayor desafío para la biodiversidad es la combinación de la pérdida y degradación del hábitat. Igualmente, la pesca y la caza son también amenazas significativas, al tiempo que el cambio climático está siendo cada vez más preocupante, con datos que aseguran que este problema es ya responsable de la extinción de especies.

Por otro lado, según el informe, las demandas de la humanidad sobre el planeta son un 50 por ciento mayores de lo que la naturaleza puede reponer cada año. Esto significa que, al ritmo actual, necesitaríamos 1,5 planetas para producir los recursos necesarios para soportar nuestra actual huella ecológica. Este panorama global significa, por ejemplo, que estamos cortando madera más rápido de lo que los árboles pueden producirla, extrayendo agua a mayor velocidad de lo que los acuíferos se pueden reponer, o emitiendo CO2 más rápido de lo que los océanos y los bosques pueden absorber.

Desvincular la relación entre huella y desarrollo es una prioridad global clave que aparece en el estudio. Mientras que los países de altos ingresos tienen una huella ecológica cinco veces superior a los de bajos ingresos, la investigación demuestra que es posible aumentar el nivel de vida al tiempo que se restringe el uso de recursos. Los diez países que tienen una mayor huella per cápita son: Kuwait, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Dinamarca, Bélgica, Trinidad y Tobago, Singapur, EEUU, Bahréin y Suecia. España ocupa el lugar número 40 en esta clasificación. Si todo el mundo viviera como un ciudadano español medio, la humanidad necesitaría 2,3 planetas para satisfacer las demandas de recursos.

El informe se lanza apenas una semana después de la celebración de la Cumbre sobre el Clima de la ONU, donde muchos líderes mundiales anunciaron la necesidad de adoptar medidas contundentes contra el cambio climático. De ahí que las negociaciones sobre un acuerdo climático internacional sean una gran oportunidad para controlar estas tendencias. Cabe destacar que más de la mitad de la Huella Ecológica se debe a la emisión de CO2 a la atmósfera por el uso de combustibles fósiles.

El Informe Planeta Vivo 2014 sirve como plataforma para el diálogo, la toma de decisiones y la acción de los gobiernos, las empresas y la sociedad civil en un momento crítico para el Planeta. Pero, además, WWF ofrece soluciones: la perspectiva «Un Planeta», que incluye estrategias para proteger el capital natural, producir de forma sostenible y consumir responsablemente, además de asegurar una gobernanza equitativa de los recursos y garantizar una reorientación de los flujos financieros hacia la sostenibilidad. También incluye casos de éxito que demuestran que la ruta hacia la sostenibilidad está en marcha, reduciendo la huella y la pérdida de biodiversidad, mientras se garantiza el desarrollo seguro y justo.

Juan Carlos del Olmo, Secretario General de WWF, declaró: «La naturaleza es un salvavidas para el ser humano y, a la vez, un trampolín hacia la prosperidad. Es importante destacar que todos estamos juntos en esto. Todos necesitamos alimentos, agua potable y aire limpio, en cualquier parte del mundo, independientemente de dónde vivamos. En un momento en que tantas personas viven en la pobreza, es esencial trabajar juntos para crear soluciones que funcionen para todos».

Entre 1970 y 2010 han desaparecido un 39% de las
poblaciones de vertebrados terrestres, el 76% de
los de agua dulce y un 39% de las especies marinas.