domingo, 8 de junio de 2014

Charles Dickens en América


En 1842 Charles Dickens viajó a Estados Unidos, visita de la que posteriormente dio cuenta en los libros American Notes y Martin Chuzzlewit. Los estadounidenses consideraron que ambas obras eran profundamente hostiles por su despiadada denuncia de la esclavitud, de la violencia generalizada y la hipocresía de la vida nacional, además de la superficialidad y sensacionalismo de los medios, entre otras muchas cosas. Para entender la crítica de Dickens conviene recordar que él era simplemente uno más de los numerosos observadores europeos que viajaron a Estados Unidos esperando encontrar una versión mejorada y ampliada de Inglaterra. Sin embargo, en vez de eso, para su sorpresa, encontraron una sociedad radicalmente diferente, con sus propios defectos y virtudes. Es justamente esa mezcla de familiaridad y extraña rareza la que tan a menudo ha resultado desconcertante, y en no pocas ocasiones, aterradora, a los europeos. Pero la explicación radica tanto en las expectativas por ellos creadas como en la realidad con la que se encontraron.

PHILIP JENKINS
Breve historia de Estados Unidos (1997)




En 1842, Dickens realizó un primer viaje a América, país donde creía que los principios de la Revolución francesa habían sido aplicados de manera integral. La realidad le produjo una fuerte desilusión, Notas americanas y la novela Vida y aventuras de Martin Chuzzlewit, ambos textos escritos al regresar a su patria, provocaron violentas reacciones en América, y sólo tras una segunda visita, en 1867, los norteamericanos llegaron a reconciliarse con el escritor que tan ásperamente les había descrito.

CARLO IZZO
Diccionario Bompiani de Autores y Literarios
Ed. Planeta-De Agostini (1987)