sábado, 22 de febrero de 2014

Reconstruyen las relaciones de parentesco de las cecilias, los anfibios más desconocidos


El trabajo incluye la secuenciación de 19 genomas mitocondriales de cecilias desconocidos hasta ahora. Reconstruye la evolución de los modos de reproducción de estos anfibios que incluyen comportamientos peculiares como la dermatofagia materna.

19 de febrero de 2014

Un estudio analiza la evolución reproductiva de las cecilias, el grupo más desconocido de los anfibios. El equipo, en el que participa un investigador del MNCN (Museo Nacional de Ciencias Naturales), del CSIC, ha elaborado la filogenia más robusta y completa realizada hasta ahora, que incluye todas las familias y casi todos los géneros (27 de 32) de las cecilias, orden Gymnophiona. Los científicos han analizado 45 genomas mitocondriales completos, 19 de ellos desconocidos hasta ahora.

Una de las características de las cecilias es su diversidad reproductiva. Hay especies ovíparas cuyas larvas salen de los huevos al agua donde sufren la metamorfosis que las convierte en adultos; ovíparas con desarrollo directo, que salen del huevo como individuos ya formados, y vivíparas. Cada grupo presenta, además, diversas formas de cuidado parental. «Los cuidados parentales incluyen la protección de los huevos y la alimentación con la piel de los progenitores o dermatofagia materna», explica el investigador del MNCN Rafael Zardoya.

En 2006, expertos en cecilias del Museo de Historia Natural de Londres, entre otros, hablaron por primera vez de la dermatofagia materna en la revista Nature. En el presente estudio se ha analizado la evolución de este comportamiento en el contexto filogenético. Asimismo, se han usado métodos comparativos para reconstruir los modos de reproducción de los ancestros de las especies actuales de cecilias.

«Hemos descubierto que la dermatofagia materna, que evolucionó en algunos grupos de cecilias, podría ser el precursor del viviparismo de otros linajes actuales», aclara Diego San Mauro, primer autor del trabajo, formado en el MNCN, que desarrolló esta investigación en el Museo de Historia Natural de Londres.

«Gracias al análisis filogenético hemos descubierto que las cecilias de las Islas Seychelles reinventaron la larva de vida acuática. Esto significa que, a pesar de proceder de ancestros ovíparos con desarrollo directo (que no sufren metamorfosis), las cecilias de las Seychelles volvieron a un modo de reproducción ovíparo como el de las familias de cecilias más antiguas, aquellas cuyas larvas permanecen en el agua hasta transformarse en adultos», concluye San Mauro.

Las cecilias son anfibios de hábitos subterráneos que sólo viven en regiones tropicales derivadas de la fragmentación del supercontinente Gondwana (Sudamérica, África, India, Seychelles y Sudeste Asiático). Su anatomía está adaptada a la vida bajo tierra, por eso tienen un cuerpo alargado, cuyo tamaño va desde los 10 centímetros hasta el metro y medio. Carecen de extremidades y tienen ojos rudimentarios o atrofiados. El orden de las cecilias cuenta con unas 200 especies, aunque es muy posible que queden muchas por descubrir.

El trabajo, fruto de la colaboración durante los últimos cuatro años entre investigadores del Museo de Historia Natural de Londres, la Universidad de Barcelona, el MNCN y otras instituciones, combina el análisis estadístico de las secuencias de ADN, la revisión exhaustiva de material tipo depositado en museos y una recopilación de los modos reproductivos de las diferentes especies.


D. San Mauro, D.J. Gower, H. Müller, S.P. Loader, R. Zardoya, R.A. Nussbaum, M. Wilkinson. (2014): «Life-history evolution and mitogenomic phylogeny of caecilian amphibians». Molecular Phylogenetics and Evolution DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.ympev.2014.01.009.