domingo, 12 de enero de 2014

Algunas claves sobre el conflicto de Gamonal




Ayer el barrio burgalés de Gamonal vivió una jornada convulsa. Los vecinos, que se oponen al plan de reforma de la Calle Vitoria, se concentraron en el acceso de la obra para impedir la entrada de maquinaria como forma de protesta. Agentes de la Policía Local y de la Policía Nacional desalojaron a los vecinos mediante la fuerza para abrir paso a una excavadora. Fue entonces cuando comenzó la escalada de tensión que produjo un efecto llamada que se tradujo en un goteo de gente que llegaba al lugar de la protesta.

La protesta inicial derivó en un duro enfrentamiento directo entre policía y vecinos y que se extendió durante varias horas en la propia calle Vitoria. La policía realizó duras cargas con porras y pelotas de goma para dispersar la concentración. El resultado se saldó con 17 detenidos (1 menor), y varios heridos por ambas partes. Los cristales de dos escaparates de oficinas bancarias fueron rotos además de mobiliario y señalización de la propia obra. Igualmente varios contenedores fueron incendiados.

Por segunda noche consecutiva más de un millar de personas se han manifestado en Gamonal pidiendo la libertad de los 17 detenidos, la paralización de la obra y el final de la especulación. Los manifestantes han gritado consignas como «La calle es de Burgos, no Burgos de Lacalle» en referencia al alcalde de la ciudad. Como ocurriera 24 horas antes, los enfrentamientos se han sucedido con rotura de lunas de entidades bancarias, cargas policiales y detenciones.


OPOSICIÓN VECINAL

La ejecución del plan supone la construcción un carril por sentido, eliminando 2 de los 4 actuales, y un vial central destinado a bicicletas y peatones. Igualmente plantea la eliminación de 350 plazas de aparcamiento en superficie y la creación de un párking subterráneo de 250 plazas, que se venderán por cantidades cercanas a 20.000€ cada una. El monto total de la obra ronda los 8,5 millones de euros para un plazo de ejecución de 14 meses.

Los vecinos se han opuesto frotalmente desde un inicio al proyecto. Cuestiones como la no separación del tráfico de transporte público, dudas sobre la reducción de capacidad de una de las arterias fundamentales de la ciudad o eliminación de plazas de aparcamiento público, han generado un intenso debate y resistencia sobre la idoneidad la obra. Tampoco ven justificación a un gasto de este calibre en la situación actual con recortes severos en otras áreas de actuación dependientes de la administración local.

No obstante la principal queja es precisamente la cerrazón del alcalde, Javier Lacalle (Partido Popular), que no ha querido escuchar a la calle, con otros planes diferentes para su barrio.

EL CONSTRUCTOR, MÉNDEZ POZO

Otro foco de reticencias es la adjudicación del proyecto a M.B.G. Ingeniería y Arquitectura S.L., sita en el Edificio Promecal y propiedad de Méndez Pozo, viejo conocido del panorama de la corrupción por su condena por falsificación documental en el «Caso de la Construcción» de Burgos, por la que pasó dos años en la cárcel.

El propio Javier Lacalle, que entonces era concejal de urbanismo, ya se vió implicado en 2006 en otra gran polémica al haber realizado un viaje a la Costa Azul francesa con todos los gastos pagados por varios constructores encabezados por el hijo de Méndez Pozo. Dos meses después estos constructores obtuvieron la adjudicación para la construcción del túnel de la calle Islas Baleares. El propio alcalde Juan Carlos Aparicio y compañero de partido repobró esta actitud, que fue recriminada por la oposición.

MANIPULACIÓN INFORMATIVA

Es notorio que buena parte de medios de comunicación se centran en los enfrentamientos de las dos últimas noches, obviando la problemática que ha provocado el estallido de rabia e indignación del barrio. No en vano el propio Méndez Pozo es el propietario de la mayor parte de las cabeceras de prensa de Castilla y León, así como de RTVCyL, en el caso de la televisión autonómica junto a Ulibarri, imputado de la Gürtel. Difícil compromiso para con la objetividad y la honestidad, y aún más difícil resulta la credibilidad por parte de los burgaleses.

¡GAMONAL RESISTE!

1 comentario:

casilda garcía archilla dijo...

Ahora sí se entiende bien. Muchas gracias por el post.