miércoles, 15 de enero de 2014

De Valladolid a Gamonal: ni especulación ni represión

 

1.500 personas salen en manifestación solidaria con los vecinos del barrio burgalés


«Los antidisturbios que están en Burgos son de Valladolid. Os pedimos que hagáis 'algo' para que se retiren del barrio». Esta petición fue realizada por uno de los gamonalenses desplazados al acto celebrado el martes hasta el Ateneo Republicano de Valladolid, en el que se pidió solidaridad con los vecinos burgaleses en lucha contra el proyecto especulativo del alcalde Javier Lacalle.

Veinticuatro horas después, cerca de 1.500 vallisoletanos acudían a la plaza Fuente Dorada, desde donde ha partido una manifestación por varias calles del centro de la ciudad, tras una pancarta blanca con la leyenda: «Solidaridad con Gamonal», que continuó hasta plaza España en dirección a la sede del PP, en la calle Alcalleres.


«El barrio de Gamonal se ha unido para alzar su voz en contra del Bulevar que el Partido Popular pretende imponer sin consenso alguno sobre los vecinos y vecinas. Después de meses de organización y movilizaciones sin ningún eco mediático y dada la nula respuesta institucional a sus demandas, el pasado viernes 10 de enero, coincidiendo con el inicio de las obras, el vecindario comenzó a cortar la calle para impedir el paso de los camiones cargados de escombros. Ese viernes comenzaron las primeras cargas policiales contra jóvenes, trabajadores y ancianos. Desde ese día no ha parado la brutalidad policial: más de 40 detenidos, cargas indiscriminadas, identificaciones, multitud de lesionados de diversa gravedad e incluso la aplicación práctica del estado de excepción, todo ello con un claro objetivo: amedrentar a los vecinos y vecinas del barrio.»

Los manifestantes se han concentrado durante varios minutos ante la sede del PP, contra cuya fachada se han arrojado algunos objetos. La sede se encontraba protegida por la policía nacional, pero con menos efectivos que en otras ocasiones (prueba evidente de que toda la UIP está en Burgos). Allí los manifestantes no se han cansado de gritar: «Partido Popular, partido criminal»; «Rajoy y Cospedal, a Soto del Real»; «Gobierno dimisión»; «PP, dejad de especular», «Si no hay solución habrá revolución», «Esto nos pasa por tener un Gobierno facha»...


Los participantes en la protesta han denunciado durante el recorrido la fuerte represión ejercida desde el pasado viernes en la zona de la calle Vitoria, con 46 detenidos y varios heridos. De ahí que los gritos de «Libertad, libertad, detenidos por luchar»; «La represión no es la solución» y «Policía asesina» hayan sido constantes.

«El Ayuntamiento y el Gobierno, lejos de buscar una salida, no paran de enviar antidisturbios a Burgos y de utilizar cualquier excusa para criminalizar la protesta y dar cobertura a la ley mordaza que piensan aprobar. Por eso desde Valladolid nos solidarizamos con todas las personas detenidas y exigimos su inmediata libertad sin cargos», pedía el manifiesto.


El estallido de Burgos no es sólo por la construcción de un bulevar, ya que tiene su origen en raíces históricas en la lucha de clases en la ciudad de Burgos, la crisis, la corrupción, la forma de entender la política, etc., como también aparece en el manifiesto de la manifestación de hoy en Valladolid.

«L@s vecin@s están hartos de que el Ayuntamiento actúe a su costa para contentar a un constructor con el dinero de tod@s. El PP pretende ejecutar esta obra en contra de la voluntad del barrio con el único fin de beneficiar a las empresas de siempre y, con ello, satisfacer el ego del alcalde Lacalle, que ya tendrá una gran obra con su firma en esta ciudad. Además, el barrio de Gamonal, el más poblado de la capital burgalesa, tiene otras necesidades mucho más importantes, aún más para la juventud. Los centros cívicos han visto recortados sus horarios y sus servicios (lo cual ha implicado también una polarización de los trabajadores y trabajadoras de los mismos, jóvenes contratados a tiempo parcial mediante empresas concesionarias que les pagan una miseria), hay que garantizar un servicio de autobuses de calidad en el barrio más poblado de la capital, la realización de un Plan de Empleo (también enfocado a la juventud), la reforma de guarderías y así un larguísimo etcétera. Un Ayuntamiento con más de 500 millones de euros de deuda debería tener la vista puesta en otras prioridades mucho más necesarias para el conjunto de la población burgalesa, ya no solamente la de Gamonal.»

La lucha de los vecinos de Gamonal va dirigida contra personas que tiene nombres y apellidos aunque en la mayoría de los medios de comunicación, no aparecen dadas las conexiones empresariales entre unos y otros. Los convocantes de la manifestación en Valladolid así lo denunciaron, con el grito unánime de: «Mendez Pozo al calabozo».

«Detrás del bulevar en Gamonal hay una sombra omnipresente en la ciudad: la de Méndez Pozo. Ha sido una de sus empresas la que ha diseñado el proyecto y es la constructora de uno de sus socios habituales con los que trabaja la que se ocupará de llevarla a cabo, si es que el barrio no la logra parar. Este constructor que ya estuvo en la cárcel por un caso de corrupción, no solo es líder en especulación urbanística, sino que también controla diversos medios de comunicación que promocionan esta obra faraónica y criminalizan las legítimas protestas contra ella.»

La protesta, en la que no había banderas ni siglas partidistas, aunque eso sí muchos carteles improvisados señalando culpables, alguna bandera republicana y del 'Che', así como una pancarta, también blanca, portada por vecinos de Rondilla con una cita de Gandhi («Primero te ignoran. Después se ríen de tí. A continuación lucha contra tí y, finalmente, tu ganas») ha hecho otra parada en la Plaza Mayor, ante el Ayuntamiento.


«Tambien en Valladolid tenemos ejemplos de caciquismo y especulación urbanística, como la modificación del PGOU que propició beneficios millonarios a ciertos constructores, por lo que han sido imputados varios concejales, funcionarios y el propio alcalde, Francisco Javier León de la Riva; el ático en el que vive el alcalde, adquirido a Caja Duero, de la que fue vicepresidente, y declarado ilegal por los juzgados, por lo que también está imputado, imputación que ya ha costado 3,5 millones de euros al Ayuntamiento; o el caso de los 12 millones de euros invertidos en el proyecto de pista de esquí de nieve artificial en unos terrenos que no pueden reclasificarse por haber sido objeto de un incendio, por lo que también ha sido declarado ilegal», se podía leer en el comunicado leído al final de la manifestación.

La protesta ha pasado por la calle Vicente Moliner, en la que se encuentran las oficinas de Arranz Acinas —empresa constructora de Burgos, aliada de Méndez Pozo en numerosas obras—. Algunos manifestantes han descargado su ira verbal contra la constructora, sobre cuya cristalera se ha escrito «Solidaridad Gamonal» y se ha arrojado algún huevo que otro.


Los participantes en la manifestación en varias momentos del recorrido han coreado: «Gamonal, orgullo de Castilla» y han dejado patente que en sintonía con la movilización del pueblo burgalés, tienen claro que «la lucha es el único camino contra el caciquismo y la represión que lo mantiene».

La manifestación ha finalizado con una colecta para las multas de los detenidos en Gamonal, uno de cuyos vecinos ha agradecido la muestra de apoyo del pueblo vallisoletano. Manifestaciones similares a la desarrollada en Valladolid estaban convocadas hoy en varias ciudades del país: en la de Madrid ha habido varios detenidos, entre ellos un bombero que estaba de servicio. El viernes están previstas nuevas protestas en algunos barrios de la ciudad, entre ellos Pajarillos, en el antiguo Mercado Central, a las 19.30 horas, y una hora antes, en la plaza de Parquesol.