sábado, 20 de septiembre de 2014

Activistas británicos 'sabotean' la plaza madrileña de Margaret Thatcher

 Activistas de Liverpool (Reino Unido) de la campaña por la Justicia en Hillsborough le han dado un nuevo «look» a la plaza de Margaret Thatcher de Madrid en protesta por la decisión de su Ayuntamiento de dedicar una espacio público a la primer ministro. Los carteles señalizadores de la plaza fueron cubiertos de pegatinas la madrugada del lunes al martes.

19 septiembre 2014

Apenas habían transcurrido unas horas desde su inauguración del pasado lunes, cuando varias señales con el nombre de la plaza aparecieron cubiertas de adhesivos en inglés.

Las pegatinas con las que se cubrieron las señales hacían mención, por un lado, a un tabloide británico, y decían, textualmente: «No compres The Sun». Varios adhesivos más mencionaban la campaña por la justicia en Hillsborough. Con ellos se aludía a la tragedia futbolística acaecida en el estado de Hillsborough. Tanto Thatcher como The Sun fueron acusados en su día de proteger a la policía y de culpar a los seguidores del Liverpool de lo acaecido.

Según un portavoz de la campaña por la Justicia en Hillsborough, «mucha gente se sintió impactada tras saber que el Ayuntamiento de Madrid había decidido dedicarle una plaza a Thatcher. Las pegatinas ayudarán a que la buena gente de Madrid se dé cuenta del papel que tuvo Thatcher en la demonización de la buena gente de Liverpool, y de ese modo, entenderán los sentimientos que ella suscita».

Varios medios conservadores británicos se han hecho eco de lo sucedido y han criticado, literalmente, a los «vándalos» que han saboteado la plaza, mientras animan a otras ciudades de Inglaterra a seguir el ejemplo de Madrid. La Prensa conservadora lamenta especialmente que hayan sido los ingleses quienes hayan puesto el nombre de Thatcher en entredicho.

La primera ministra británica no sólo es de infausto recuerdo para los seguidores del Liverpool. Decenas de miles de vietnamitas y de trabajadores extranjeros la recuerdan por su lucha contra la inmigración y por su papel en la resurrección del racismo y del ultranacionalismo en la política.

Las señales fueron cubiertas de pegatinas,
unas horas después de la inauguración de la plaza.