martes, 5 de marzo de 2013

La asociación Parados en Movimiento de Valladolid promueve «Los lunes al sol» y un «banco del tiempo»


El movimiento está «creciendo como la pólvora», reconoce su presidente, Adolfo Potente, y es que, desgraciadamente, agrupa a integrantes de un colectivo heterogéneo pero cada vez más numeroso: el de los desempleados.


Pese a su juventud, la Asociación Parados en Movimiento de Valladolid está a punto de alcanzar los dos centenares de socios, cuenta ya con sucursales en pueblos como Laguna de Duero, Medina del Campo, Tudela de Duero y Tordesillas y celebra asambleas multitudinarias que comienzan a dar quebraderos de cabeza a más de uno. Está «creciendo como la pólvora», reconoce su presidente, Adolfo Potente, y es que, desgraciadamente, agrupa a integrantes de un colectivo heterogéneo pero cada vez más numeroso: el de los desempleados.

«En Valladolid hay asociaciones hasta para aquellos que comparten un grano en el pie, pero no había una de parados. La nuestra nace como una necesidad imperiosa ante unas cifras cada vez más alarmantes de afectados por partida doble: por el desempleo y porque son los principales perjudicados por las actuales políticas de recortes», explica Potente, principal impulsor de la iniciativa.

Además de mantener entrevistas con los principales agentes sociales de la provincia, los integrantes de la asociación han acordado, por ejemplo, celebrar los llamados «Lunes al sol» o plantes semanales ante las oficinas del ECyL, emulando la situación que vivían los desempleados gallegos en la película de Fernando León de Aranoa, y continúan también con su propósito de solicitar a las instituciones huertos ecológicos para el autoconsumo y para poner en marcha cooperativas agrícolas.

La sesión de esta semana sirvió, por último, para constatar que la unión hace la fuerza. Poco a poco, sin premeditación alguna, en el seno de la agrupación se está gestando una especie de «banco del tiempo»[*] —«tenemos todo el del mundo», ironiza el presidente— en el que unos están poniendo sus habilidades a disposición de los demás. Ya han ofrecido clases de apoyo para los hijos de parados con problemas de aprendizaje y asesoramiento en la elaboración de currículos o en la preparación de entrevistas de trabajo. Y eso es solo el principio.


     [*] Como bien me indican por email lo del «banco del tiempo» fue una propuesta individual que fue rechazada por la asociación. Lo que piden es que la Administración les busque un trabajo digno, ya que es su obligación. Fiel ejemplo de que todo lo que se dice por la prensa mediática no ha de ser verdad. De todas maneras, dejo el texto de la entrada sin tocarlo.