domingo, 10 de marzo de 2013

Ecuador demandará a banca española por atentar contra DD.HH.

TELESUR

El presidente Rafael Correa explicó que los casos de los ecuatorianos que han sido víctimas de la banca ibérica tienen claúsulas abusivas, como por ejemplo, que una deuda debiera ser saldada máximo con el 35 por ciento de los ingresos de la familia.

El Gobierno de Ecuador anunció este sábado que demandará a la banca española ante el Tribunal de Estrasburgo por violación de derechos humanos de los deudores, para dar respaldo a los ciudadanos ecuatorianos que han migrado a la nación ibérica y que han sido víctimas de estas instituciones.

Este anuncio fue hecho por el presidente Rafael Correa durante su programa sabatino, Enlace Ciudadano, realizado desde la comunidad afroecuatoriana de Piquiucho, provincia del Carchi (norte).

«Vamos a realizar acciones contra los abusos de la banca española y en defensa de nuestros ciudadanos», expresó el mandatario en su programa al respaldar la demanda introducida por la Defensoría del Pueblo ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo contra la ley que se aplica en España por el impago de hipotecas.

Correa explicó que los casos de los ecuatorianos que han sido víctimas de la banca ibérica tienen claúsulas abusivas y violan derechos técnicos sobre el manejo de deudas como, por ejemplo, que una deuda debiera ser saldada máximo con el 35 por ciento de los ingresos de la familia.

Alrededor de mil casos de deudas hipotecarias de ecuatorianos recogidos por la Cancillería del Ecuador en España indican que se paga hasta por el 97 por ciento de los ingresos familiares, con cifras que se repiten en el 90, 85, 82 y 75 por ciento.

El presidente destacó que entre los problemas encontrados está el de las «cláusulas de empoderamiento» con las que las intituciones como por ejemplo, banco Caixa de Cataluña se reserva el derecho de «completar, integrar, modificar, subsanar y rectificar» partes del contrato pactado, sin rendir cuentas de sus actos.

Por su parte, el canciller, Ricardo Patiño indicó que con esas leyes españolas «se han permitido botar a la gente de sus casas y provocar un problema social contra muchos ecuatorianos».

Mientras tanto, Correa calificó de fraudulentos e inmorales esos contratos y «frente a estos abusos se demandará a los bancos que hayan cometido estas irregularidades, en nombre de nuestros emigrantes».

Añadió el mandatario que esta serie de atropellos es reflejo de que en el mundo domina el capital dejando de lado al ser humano, por lo cual, dijo, se debe luchar por un mundo más progresista y justo.