jueves, 28 de marzo de 2013

Sobre escraches episódicos y brutalidades del régimen.


La derecha política y mediática se ha puesto energuménica contra el escrache, esta forma de presionar a los representantes políticos para que tengan en consideración la situación de las personas concretas desahuciadas, sus dramas y miserias, depresiones, suicidios. La derecha no se acuerda de las veces que han mandado salir a la calle a escrachar  contra políticos por la gestión de gobierno que hacían, contra profesionales por el aborto etc. La derecha argumenta, hipocritamente, que acepta las críticas a su gestión siempre que no invadan el terreno intimo, familiar y, en especial, el de los niños. ¿Es que no han visto las caras desgarradas de los mayores y el terror de los niños cuando es desahuciada una familia? ¿No habéis visto, farsantes, la tragedia que representa para muchas personas que sólo tienen su fuerza de trabajo para vender en el mercado y, muchas veces, ni se la compran? ¿No conocéis de sobra que muchas de estas personas han sido engañadas por los bancos e inmobiliarias que sí protegéis con el dinero de todos? Vosotros y lo que representáis no sólo habéis hecho y permitido el escrache de los grandes poderes económicos y políticos contra los más débiles y la clase trabajadora en general, niños/as incluídos, sino que, además, aplaudísteis todas las decisiones que el régimen tomaba en políticas económicas, financieras, sociales; las políticas que en España y en el conjunto de Europa han llevado al desastre actual. 

 Consecuente con todo lo anterior, no tenéis ninguna autoridad moral ni política para protestar por algunos actos producidos a partir de la desesperación de mucha gente que ve como no hacéis nada para mejorar sus dramáticas situaciones, ni siquiera pensáis hacerlo de verdad, salvo superficiales y parciales medidas presionados por las movilizaciones