sábado, 31 de marzo de 2012

¡A la mierda!

¡A la mierda! Qué los pequeños comerciantes egoístas se quejen de la huelga de ayer. ¡A la mierda sus egoístas intereses! Si para todos van mal las cosas, a ellos también les afecta. Y lo dice una persona que sabe de lo que es el asunto.

¿Es qué estos bastardos egocéntricos no saben dónde viven? Si su clientela, que suele ser mayoritáriamente trabajadora o asalariada, no tiene para consumir (lamentablemente, vivimos en una sociedad del consumo capitalista) y comprar... ¿Qué se creen estos imbéciles de qué van a vivir?

Lo digo porque me da asco que ayer la práctica totalidad del pequeño comercio no secundó la huelga general. ¿Y se esperarán que les tengamos respeto, y hasta compasión, cuando las grandes superficies les aniquilen?

Es una pena, pero es así.

Y vuelvo a repetirme, que sé de lo que hablo... yo también fuí un pequeño comerciante, pero nunca fuí un puto empresario explotador. En la llamada pequeña empresa, abunda mucho la gentuza desalmada y explotadora; pero más los gilipollas.

4 comentarios:

Sociedad de Diletantes, S.L. y Casilda García Archilla dijo...

Bien dicho. Y a la mierda también el pequeño funcionario (menos los cargos digitales, todos) que se quedó en su despachito temeroso quizá del qué dirán (aún peor) o de perder unos euros hoy y su futuro ahora mismo.

Sorrow dijo...

No importa si los tenderos no cerraron. ¿De dónde salen los productos que venden los pequeños comerciantes? De la gran industria, de la gran minería, de la gran agricultura... donde trabajan miles de asalariados. Éstos si se conciencian pueden dejar desabastecidos todos los comercios del planeta.

La próxima huelga que sea europea.
Y la siguiente, mundial.
¡Viva el internacionalismo proletario!

KRATES dijo...

¿El pequeño funcionario? ¿Qué es eso? Los funcionarios son empleados públicos, y no todos los empleados públicos son funcionarios. Y tanto buena parte, casi más de la mitad, del personal laboral público como el funcionariado no está ni fijo, es temporal o interino. Y muchos de ellos, también hicieron huelga, y asumiendo las consecuencias. No solamente no cobrarán el día en concreto, sino que no cobrarán otros dos días más. Lo sé, porque yo también, aunque dentro de poco ya no, trabajo para la administración pública. Y como hay recortes, me toca formar parte del «ejército» de trabajadores parados que hay.

También fuí, eso que denominan autónomo, y lo de autónomo es un «cajón de sastre» donde hay de todo. No es lo mismo un pequeño empresario autónomo que un trabajador asalariado que debe costearse sus propia Seguridad Social porque su «ex» jefe se lo exige, como hay muchos ahora.

Susana R. Verano dijo...

Totalmente de acuerdo