domingo, 30 de marzo de 2014

Descubierta una trama para aprovecharse de las indemnizaciones por daños del lobo


César-Javier Palacios

El lobo es malo. Mata el ganado. Arruina a los ganaderos. Hay que exterminarlo. Acabar con él. Sólo trae problemas. No lo quiero en mi pueblo, en mis montes.

A él no, claro, pero a las indemnizaciones por daños al ganado bien que las quieres. Tanto que al menos un 15% de las denuncias por ataques son falsas. Una estafa que pagamos entre todos los contribuyentes.

Como cobrar dos indemnizaciones a la vez por la muerte del mismo animal. Esto último lo han hecho más de 300 ganaderos asturianos. 1.200 casos de 10.000 expedientes analizados por el SEPRONA en lo que ya se ha dado en llamar «la trama del lobo».

Dicen que no sabían que fuera ilegal, pero las cantidades defraudadas oscilan entre 800 y 65.000 euros por ganadero. Se ve que el millón de euros que cada año les paga el Principado por los daños de lobos y perros asilvestrados les parecen poco. Por eso también algunos cuentan con la ayuda de guardas corruptos que hacen informes falsos a cambio de una suculenta comisión, de un sobresueldo.


Pero a las administraciones regionales les preocupan más los votos que la legalidad. Y el lobo no vota. Así que mientras miran para otro lado respecto a la picaresca de los ganaderos, siguen autorizando matanzas lobunas a mayor gloria del elector, eufemísticamente camufladas como «programas de control».

46 lobos muertos por la guardería asturiana el año pasado, más los abatidos en cacerías legales e ilegales, para una población total de 37 manadas. Este año serán 50 los lobos eliminados, pero no porque sobre ese medio centenar. El método científico para su cálculo ha sido el habitual: a ojo de buen cubero.

¿Asturias Paraíso Natural? Según para quien.

Para los lobos es un Infierno Natural. La naturalidad de un odio que ni subvenciones, indemnizaciones y estafas logran apaciguar.

28 marzo 2014