jueves, 24 de noviembre de 2011

Los humanos NO somos vegetarianos estrictos

En contra de muchos veganos, que consideran que la especie humana es vegetariana y es antiético el hecho de comer carne y otros productos de origen animal... Lo primero, que cada cual haga lo que quiera en la forma de alimentarse, pero para nada imponer un tipo de dieta a los demás, en especial si son niños en pleno desarrollo biológico. Nosotros defendemos y aconsejamos una dieta variada, ni estrictamente vegetariana ni estrictamente carnívora, porque ésta es también perjudicial.

Y lo segundo es conocer nuestra naturaleza, nuestras raíces también animales, como Primates que somos. Por esto os pongo dos textos de dos libros: el primero es La evolución del talento. Cómo nuestros orígenes determinan nuestro presente (2010) de José María Bermúdez de Castro; y el segundo Los aborígenes. La alimentación en la evolución humana (2002) de Juan Luis Arsuaga. Los dos paleantropólogos y codirectores del yacimiento de Atapuerca nos hablan de la importancia que tuvo el consumo cárnico en nuestra evolución:


«El cambio de dieta que comenzó a gestarse hace entre 2,5 y 2,0 millones de años fue imprescindible para mantener un cerebro que empezaba a crecer. Nuestro cerebro consume aproximadamente el 20 por ciento de la tasa metabólica basal del organismo (cantidad de oxígeno consumido con el cuerpo en reposo). Por lo tanto, es un órgano muy caro de mantener en términos energéticos y en relación con su participación en el peso total del cuerpo (2 por ciento). Y cuanto más grande es el cerebro, mayor es su gasto de mantenimiento. Puesto que la tasa metabólica debe mantenerse en unos límites razonables en cualquier especie, los homininos de hace entre 2,5 y 2,0 millones de años tuvieron que equilibrar su gasto energético mediante la reducción de algún otro órgano. El corazón, el hígado y los riñones, que también tienen una alta tasa metabólica basal, son órganos vitales que no se pueden sacrificar. Por el contrario, el aparato digestivo puede reducirse sin riesgo. En las especies de mamíferos vegetarianos el tubo digestivo es muy largo y a menudo complejo, a fin de poder digerir adecuadamente los vegetales que consumen, en especial los más ricos en celulosa. Pero si se introducen proteínas y grasas de origen animal en la dieta, el tubo digestivo puede acortarse sin problema. Estos alimentos son relativamente fáciles de digerir, por lo que el tubo digestivo puede acortarse, al mismo tiempo que se reduce la tasa metabólica basal para su mantenimiento.»

J.M. BERMÚDEZ DE CASTRO


«Pero volvamos a la evolución humana y a la cuestión de la expansión cerebral que se produjo a lo largo de la misma. La respuesta a la pregunta de cómo pudimos aumentar el gasto energético del cerebro sin que se dispare el metabolismo basal es muy sencilla: nuestro tubo digestivo no es el de un vegetariano; sino que es bastante más corto. O en otras palabras, nos hemos podido permitir un descomunal incremento del consumo energético del cerebro (más que doblando su participación en el MB), ahorrando gasto en el tubo digestivo.

»Pero para poder acortar el tubo digestivo (y reducir en consecuencia la superficie de absorción del alimento) hay que prescindir de la fibra y sustituirla por un alimento más fácil de asimilar y más energético. Y eso es lo que acaba de hacer nuestra joven e inquieta hembra de australopiteco, al comerse el tuétano de esa nuez animal que llamamos hueso.

»Que no se entienda mal lo que vengo diciendo. No sugiero que el consumo de productos animales redujera automáticamente la longitud del tubo digestivo y aumentara el tamaño del cerebro. Lo que intento decir es que, gracias al consumo de productos de origen animal, cuando generaciones después de la joven inquieta apareció un individuo mutante con un tubo digestivo más corto (y de metabolismo más barato), este mutante pudo sobrevivir, cosa que no habría sido posible con una dieta basada en productos de origen exclusivamente vegetal.

»Y si más tarde (o al mismo tiempo) un mutante de tubo digestivo corto experimentó una cierta expansión cerebral, el metabolismo corporal no se desequilibró, ya que lo que se gastaba en sesos se ahorraba en tripas. Y el resultado fue que el homínido pudo tener un cerebro más grande que cualquier mamífero de su tamaño, sin gastar en total más energía que la que le correspondería a un mamífero de su talla.»

J.L. ARSUAGA

4 comentarios:

Russell dijo...

Comer carne o no, los cristianos lo tienen claro:

Genesis 9:3-4.
Todo animal moviente que está vivo puede servirles de alimento. Como en el caso de la vegetación verde, de veras lo doy todo a ustedes. Solo carne con su alma —su sangre— no deben comer.

Romanos 14: 1-4
1 Reciban con gusto al que tiene debilidades en [su] fe, pero no para tomar decisiones sobre cuestiones de duda interna. 2 Un [hombre] tiene fe para comer de todo, pero el que es débil come legumbres. 3 El que come no menosprecie al que no come, y el que no come no juzgue al que come, porque Dios ha recibido con gusto a ese. 4 ¿Quién eres tú para juzgar al sirviente de casa ajeno? Para su propio amo está en pie o cae. En verdad, se le hará estar en pie, porque Jehová puede hacer que esté en pie.

Sorrow dijo...

Pues algunos cristianos como los Adventistas del Séptimo Día son vegetarianos e insisten en que su vegetarianismo está en la Biblia. Según Wikipedia,

"Los adventistas del séptimo día presentan un mensaje de salud que recomienda el vegetarianismo y se espera la abstinencia de carne de cerdo, sangre, crustáceos, y otros alimentos proscritos como «animales inmundos» en Levítico 11, al igual que la abstinencia de alcohol y tabaco u otras drogas. Muchos adventistas se abstienen de estos alimentos como deseo de mantener un estilo de vida saludable además de progresar y escuchar lo que dice la Ley (que es el nombre que le dan a los cinco primeros libros de la Biblia), especialmente Levítico. Un pionero de la Iglesia Adventista del Séptimo Día fue John Harvey Kellogg" [Sí, el de los cereales, que puso de moda los Kellogg's para que los americanos no desayunaran bacon y huevos revueltos.]

En realidad la actual moda del veganismo viene justamente de los países de habla inglesa (donde se ha desarrollado el Adventismo), países que, como sabemos marcan tendencia, para lo bueno y para lo malo.

Por tanto, el vegetariansimo está muy ligado a la religión y no solo a las sectas protestantes como el Adventismo; los hinduítas, los jainistas y los budistas (por lo menos su clero) también son vegetarianos.

mana icolan dijo...

que bellas justificaciones, tan bellas que le hubiese creido a estos pseudo-cientificos de no conocer una realidad que es innegable: billones y billones de animales por año que son sometidos a la peor de las esclavitudes para luego matarlos lentamente y en estado de conciencia pura..
la paradoja es venir a leer estas cosas en un blog de alguien que se dice SOCIALISTA, y que siendo asi reivindica LA ABSOLUTA ABOLICION DE LA ESCLAVITUD..A DONDE ESTA LA HERMANDAD QUE TANTO AFIRMAN? los animales son mis hermanos, y las cosas que leo en este texto son tan discriminadoras como lo es para vos, socialista leer un libro de Spencer.
La segunda y mas grande ironia aca, es que tus plabras estan justificando el gran aparato consumista que nos maneja no solo nuestro cuerpo sino nuestro estomago nuestra mente y nuestra vida (Y que vos pretendes abolir)
Te comento, por si te interesa, que hay fuentes mas serias acerca de la naturaleza herbivora del hombre, lo unico no te van a servir para justificar el pedazo de sangre en tu plato.
Citando tus palabras: "Lo primero, que cada cual haga lo que quiera en la forma de alimentarse, pero para nada imponer un tipo de dieta a los demás, en especial si son niños en pleno desarrollo biológico. "
A MI ME IMPUSIERON UNA DIETA DESDE NIÑA, ME OBLIGARON A COMER CARNE! Entonces los vegetarianos imponen pero los carnivoros no?

KRATES dijo...

Los seres humanos somos omnívoros, y no extrictos fitófagos, lo quieras o no reconocer, es así. Hasta la Unión Vegetariana Internacional lo recoge en una conferencia pronunciada por John McArdle:

http://www.ivu.org/spanish/trans/vrg-omni.html

La aportación de carne en nuestra dieta fue importante para nuestra evolución:

http://www.agenciasinc.es/Noticias/El-consumo-de-carne-acelero-el-destete

Y hasta nuestros parientes primates como los chimpancés y los papiones consumen carne:

http://losdeabajoalaizquierda.blogspot.com.es/2010/06/chimpances-cazando.html

http://losdeabajoalaizquierda.blogspot.com.es/2011/12/ni-todos-los-monos-son-acerrimos.html

Negarlo es de ignorantes, aunque algunos quieran seguir siendo felices en su ignorancia más autosatisfecha.

Pero, si lo enfocamos desde el punto de vista de Karl von Frisch, puede que en el fondo también seamos vegetarianos:

http://losdeabajoalaizquierda.blogspot.com.es/2011/07/blog-post.html