sábado, 16 de septiembre de 2017

Lo que aún no ha entendido Juan y Medio (ni la sociedad)


«Tras varios días leyendo sobre el sketch en Canal Sur, llego a una conclusión: no somos conscientes del daño que una broma como esa puede causar»

Por OLIVIA CARBALLAR

Creo que Juan y Medio apoyaría campañas contra la violencia machista —si no lo ha hecho ya— con pleno convencimiento. Tras varios días leyendo artículos sobre el sketch emitido en Canal Sur y hablando sobre él con amigos y amigas, llego a una conclusión: no somos conscientes del daño que una broma como esa puede causar. Por eso creo que Juan y Medio dijo que había que tomarse las cosas con calma y su compañera Eva Ruiz alegó que era una broma pactada —nunca pensé que no lo fuera—. Porque no somos conscientes. El problema es precisamente ese, que no somos conscientes de por qué no podemos hacer bromas como esa.

No podemos porque, a la vez, necesitamos explicar todos los días que cuando una mujer dice no, es no. No tengo ninguna duda de que Juan y Medio y Eva Ruiz apoyan también esas campañas contra el acoso y la violación —que han empezado a ser tenidas en cuenta no hace mucho, por cierto—. Pero el mensaje de esa broma —pienso que sin pretenderlo— hace saltar por los aires toda esa lucha. El problema de fondo, insisto, es que ni Juan y Medio, ni Eva Ruiz ni la sociedad en general somos conscientes de que bromas como esa alimentan la educación machista que con tanto esfuerzo estamos intentando combatir.

Por eso dijo también Juan y Medio aquello de «ladran, luego cabalgamos» y que lo que importa es que la gente se lo pase bien. Por eso respondió Eva Ruiz que no era víctima de nada. Porque todavía no hemos comprendido qué es y qué genera la violencia machista, porque en el imaginario colectivo aún creemos que la violencia machista solo es cosa de unos cuantos maltratadores que surgen de la nada, porque parece que si no hay moratón, no hay violencia, y por eso a muchas mujeres se las llama exageradas.

El problema no es solo la broma de Juan y Medio, son todas las bromas y mensajes que recibimos a diario, que van calando y alejándonos de esa educación que necesitamos para llegar a sociedades más igualitarias. Educación en la escuela, en el parque, en la tele —pública o privada, da igual, y con mucha más razón con más audiencia— y por supuesto en casa.

Todos somos responsables de las sociedades que creamos y todos tenemos que contribuir a mejorarlas, los medios de comunicación también. Sobre todo, por las nuevas generaciones —un estudio reciente, elaborado por Carmen Ruiz Repullo, identifica esas formas de violencia basadas en el control más que en los golpes como el gran problema en la adolescencia—. Pero también por los mayores. Hoy ya entendemos que detrás de las emotivas reconciliaciones de Lo que necesitas es amor se escondían muchas veces historias de violencia machista. Mañana entenderemos más cosas. Porque la igualdad avanza, entre otras cuestiones, por no dejar pasar ni una.

16 septiembre 2017

martes, 12 de septiembre de 2017

El misterio del pez espada

 
Por BERNICE BREWSTER

El pez espada es el único miembro de su familia. También es un pez solitario, y puede pesar hasta 675 kg. Su hocico forma una poderosa espada aplanada. Vive en todos los océanos tropicales, pero puede pasar a aguas templadas, pudiendo llegar a veces hasta Islandia.

La espada tiene una cubierta de pequeños dentículos parecidos a los de los tiburones. Su función es desconocido, pero se ha dicho que los puede usar como arma (el pez espada ataca a un banco de peces con movimientos laterales, devorando después a las víctimas mutiladas) o para reducir la resistencia del agua (la espada iría «cortando» el agua).

Existen numerosos informes de grandes peces que han atacado botes, pero a menudo no se ha distinguido entre el pez espada, los peces vela y los marlines. No existen dudas de que un pez espada podría perforar el fondo de un bote y partirse la espada al intentar liberarse. En el Museo Británico (Historia Natural) existe una muestra de madera en la que había penetrado un hocico de pez espada, hasta la profundidad de 56 cm. También se ha informado que HMS Dreadnought sufrió una perforación en un viaje de Sri Lanka a Londres. El examen de la quilla reveló un agujero de 2,5 cm perforado en la cubierta de cobre, que se dijo que había sido hecho por un pez espada. Periódicamente se encuentran peces espada en la grasa de las ballenas. No se sabe si estos ataques a buques y ballenas son deliberados. La explicación más probable es que, cuando el pez espada, que puede viajar a velocidades de hasta 100 km/h, se encuentra con un barco o una ballena, no puede desviarse y la colisión se hace inevitable.

Natura
Enciclopedia de los Animales
Volumen 6 (1985)


miércoles, 6 de septiembre de 2017

El lucio de mar


Pocos profanos sospecharían la temible voracidad de un pez tan conocido por todos como la merluza y, sin embargo, en la etimología de su propio nombre vulgar o de una forma más evidente, en la de su nombre científico, se encuentra la clave de esta fiereza y de cómo los primeros taxonomistas intentaron reflejarla cuando tuvieron que bautizar la especie. En el año 1758 Linneo compuso el nombre de merluccius por contracción de las palabras latinas maris y lucius; al ser la primera un genitivo y formarse éste en castellano con la preposición «de», la traducción de merlucius es «lucio de mar», equivalencia que también se encuentra en el origen del nombre vulgar de la merluza en otras lenguas no románicas.

La merluza, como los demás peces, crece sin interrupción a lo largo de toda su vida, y el crecimiento depende directamente de la abundancia de alimento. A las tres o cuatro semanas de eclosión, una vez terminadas las reservas vitelinas, las larvas de merluza comienzan a nutrirse de plancton y están por ello obligadas a llevar una vida pelágica, sujeta al capricho de las corrientes, no muy distinta de la que siguen los organismos que componen su dieta. En estas condiciones las merluzas jóvenes tienen muchas probabilidades de ser arrastradas hacia las aguas costeras, ricas en recursos tróficos con los que continúan su crecimiento. Al cabo de un año, las que han logrado alimentarse con holgura alcanzan los diez centímetros de longitud, tamaño que se duplica en las mismas aguas al año siguiente. A partir del segundo año empiezan a comportarse como individuos adultos, se desplazan lentamente hacia aguas más profundas durante los meses de invierno y regresan a la costa en verano. El motivo de estas migraciones estacionales no es otro que frecuentar en cada momento las aguas que reúnen mejores condiciones alimentarias. A medida que crecen (hasta el kilo y medio de peso se las llama pescadillas) las merluzas se van alejando de las áreas de estiaje y buscan aguas cada vez más profundas.


Arriba y abajo

Las merluzas adultas pasan las horas del día cerca del fondo, alimentándose de peces bentónicos y de moluscos, en particular de cefalópodos, por los que sienten una especial predilección. Durante la noche nadan en dirección a la superficie para cruzarse en el camino que siguen los bancos de arenques, sardinas, boquerones, caballas y, en general, de cualquier especie gregaria de tamaño similar. También son frecuentes los casos de canibalismo o, en determinados puntos de su área de distribución, de especialización predadora sobre eufausiáceos (krill) y otros pequeños crustáceos pelágicos.

Para capturar sus presas, la merluza cuenta con una boca bien armada de dientes. En las zonas externas de las mandíbulas y en el vómer se encuentran unos dientes pequeños y afilados, de implantación rígida, que atenazan fuertemente a la víctima en el primer embate, función reforzada por otros dientes más largos y curvos instalados en una posición más retrasada, y que tienen la propiedad de inclinarse hacia dentro para permitir el paso de peces relativamente grandes. En contraste con esto, que es fácil de comprobar, existe la creencia muy extendida entre los pescadores de que las merluzas no muerden a sus víctimas, sino que las sorben. Esta suposición, que indica un desprecio olímpico hacia la dentadura de las merluzas, se debe a que en muchos de los ejemplares pescados no se encuentra ninguna presa en su aparato digestivo, y como la anorexia está descartada sólo caben explicaciones fantásticas. En realidad, si muchas merluzas tienen el estómago vacío en el momento de ser capturadas se debe a tres motivos fundamentales. El primero es una capacidad digestiva fuera de lo común que impide la presencia continuada de residuos en el organismo. El segundo, todavía sin comprobar, se refiere a la hipotética facilidad con que algunos peces devuelven lo ingerido en caso de peligro. El tercero y definitivo es que las merluzas pescadas en el borde de la plataforma continental se encuentran en plena fase de desove y, al igual que muchos otros peces, desarrollan provisionalmente los órganos reproductores hasta casi atrofiar los digestivos, al tiempo que reducen al mínimo las capturas o las suprimen por completo.

El reto de la vida
Enciclopedia Salvat del comportamiento animal
Tomo 11: «Los cazadores I» (1987)

viernes, 1 de septiembre de 2017

Despiden a la periodista búlgara que descubrió quien suministra armas a los terroristas en Siria


DigitalSevilla.com
31 agosto 2017

Dilyana Gaytandzhieva, la periodista búlgara que saltó a la fama después de sus investigaciones sobre la vinculación de EEUU con los suministros, junto con Arabia Saudí, de armas a los terroristas en Siria, fue despedida del periódico en el que trabajaba en la víspera del siguiente viaje a Siria donde debía continuar las investigaciones.

La agencia de noticias News Front entrevistó a Gaytandzhieva, justo después de ser despedida. En dicha entrevista, la periodista respondió a varias preguntas sobre este asunto y dio muchas claves para entender como colabora EEUU y Arabia Saudí con los terroristas en Siria.

A continuación reproducimos íntegramente la entrevista publicada por News Front:

News Front: Dilyana, llevabais una investigación periodística acerca del suministro de armas de los países Europeos a Siria y días antes del viaje para allá la han despedido. Además, le interrogaban en la Agencia de la seguridad nacional de Bulgaria sobre sus fuentes de información. ¿Que ha ocurrido en realidad?

Dilyana Gaytandzhieva: Hace algunos días me han llamado de la Agencia de la seguridad nacional y me han pedido que acuda sin especificar el motivo de mi interrogatorio. Ayer he visitado la oficina donde me interrogaban sobre mis fuentes y de momento han puesto en marcha la investigación sobre el derrame de documentos que sobre Azerbaiyán, los EEUU, Arabia Saudí, Bulgaria y muchos otros países europeos partícipes en los suministros de armas a terroristas.

Está claro que el sistema de seguridad búlgaro no investiga el contenido de los documentos, a ellos les interesa dónde consigo mis fuentes. Cuando el interrogatorio ha acabado allí, en algunas horas me ha llamado el secretario del periódico donde trabajaba hasta el día de ayer. Y ha dicho que debo llegar a la oficina de «Trabajo Daily» y firmar la declaración de dimisión. Nadie me ha explicado nada y hasta ahora no sé las causas. Juridicamente ellos detienen mi contrato.

News Front: ¿Puede ser esto un choque directo con las autoridades después de su interrogatorio?

Dilyana Gaytandzhieva: Honestamente debo confesar que esto no es una sorpresa para mí. Trabajo en Bulgaria y conozco que aquí no existe periodismo independiente. Tenemos unos medios de comunicación corporativos que siguen la orden de las autoridades gubernamentales y para el periodista es muy difícil dar su punto de vista. Y hablamos ahora no sólo sobre mi, hablamos sobre los periodistas en su totalidad. No se nos permite trabajar con independencia, nos meten en este esquema criminal. Estoy muy agradecida a su agencia, por darme la posibilidad de comunicar la verdad a las personas. En Bulgaria no existe la libertad de prensa.

News Front: ¿Surgieron problemas en su trabajo durante su investigación?

Dilyana Gaytandzhieva: No, algunas semanas atrás tuve un encuentro con el redactor jefe. Y discutimos mi comisión de servicio a Siria. Él ha dicho que me apoyan y que debo continuar la investigación. Discutíamos los planes de la continuación del trabajo, del viaje e iba a ir realmente allá, pero no esperaba que semejante cosa ocurriera ahora. ¿Cómo puedo continuar el trabajo cuando mi contrato fue rescindido? Y he perdido el trabajo. Además sin haber recibido explicación. Claro, tengo mis propias conjeturas en cuanto a esto, pero no ninguna palabra oficialmente.

News Front: ¿Esperais explicaciones de las autoridades por lo ocurrido?

Dilyana Gaytandzhieva: Hace algunos meses, cuando he descubierto y filmado el almacén con armas pesadas búlgaras las autoridades han dicho que no son partícipes de esto y que Bulgaria como país no tiene alguna con esto. Nadie investigó como estas armas iban a los terroristas en Siria. Lo han dejado pasar simplemente, negaban todas las acusaciones acerca del envío de armas a todas partes, no sólo a Siria. Es un tema prohibido en Bulgaria. Nadie quiere hacer preguntas y responder a estas cuestiones. Por eso hasta ahora no he recibido explicaciones de las autoridades búlgaras.

Honestamente confieso que después del interrogatorio ni la agencia de seguridad ni los ministerios harán algo por descubrir la verdad. No desean ocuparse de la investigación, sólo les interesa las fuentes. Muchos periodistas están en mi misma situación pero yo voy a continuar con la investigación hasta descubrir todo. Los suministros de armas no sólo a Siria, sino también a Pakistán, Afganistán, Yemen, porque la guerra en Siria acabará pronto y todos estos terroristas serán reemplazados a África, o a Afganistán o Pakistán. Por eso estoy segura que los suministros de armas continuarán y caerán en manos de terroristas. Por eso los seguiré.

News Front: Hacéis realmente un trabajo hermoso y no hay ninguna duda de que las autoridades y el armamento están inseparablemente vinculados el uno con el otro.

Dilyana Gaytandzhieva: Las armas son dinero, y esto es un problema porque las autoridades ganan mucho con este armamento cuando cierran los ojos a todo lo demás.

News Front: ¿Has recibido amenazas después de lo ocurrido?

Dilyana Gaytandzhieva: No, amenazas directas no he recibido, sin embargo existe una multitud de vías para la intimidación, pero conmigo no funciona. No temo a esto y no tengo nada que perder.

News Front: ¿No temes continuar con la investigación al visitar los puntos claves?

Dilyana Gaytandzhieva: Esto suena como una llamada para mí y cada vez que me hacen esta pregunta es difícil explícarmelo, pero cuando una vez has visto la guerra en los ojos de los niños, y cuando te encuentras en tal situación, quieres hacer la elección correcta para decidir este conflicto, este problema, y quieres que el mundo conozca la verdad ya que hay tal afirmación, «la Primera víctima de la guerra es la verdad». Y nuestra misión consiste en llevar la verdad a las personas. Estando bajo sospecha, siendo despedida del periódico Trud Daily no abandonaré el trabajo, puesto que esta es mi vocación en la vida, así lo siento.

Puede ser, esto suena demasiado común, pero esto es así, pagas un precio elevado para ser corresponsal militar. Es un cargamento emocional muy pesado. Además del cargamento físico, están las amenazas físicas, las pesadillas por las noches, te sientes impotente. Y honestamente, sin las palabras de apoyo de todo el mundo, las cuales he recibido, sería difícil continuaría aún sabiendo que el suministro de armas continúa; no hay duda que mientras hablo los proyectiles están matando a niños en Siria y Yemen.

No pararé hasta que el gobierno de Bulgaria tome medidas para cesar el suministro de armas pues es un negocio sustentado con la muerte de personas. Espero que el mundo del periodismo no cierre los ojos antes esto.

News Front: Aquí nos encontramos con un crimen evidente al prohibir libertad de palabra al periodismo, pues la libertad de palabra es el componente más importante de nuestro trabajo. Espero que continúe el trabajo y la investigación. Le deseo suerte en su trabajo, usted es una mujer muy fuerte, y estoy muy contenta de haber tenido la oportunidad de comunicarme con usted.

Dilyana Gaytandzhieva: También estoy muy agradecida de comunicarme con usted, una vez más gracias por su interés y el apoyo pues este problema no sólo me toca a mí, nos toca a todos. Les deseo mucha suerte.

Luis Villadiego

miércoles, 30 de agosto de 2017

Cómo fue que el terrorismo del Estado Islámico alcanzó a España


Por DECLAN WALSH, RAPHAEL MINDER, ERIC SCHMITT y RUCKMINI CALLIMACHI
21 agosto 2017

Durante más de una década, España parecía inmune a los casos de violencia islamista sucedidos en otros países europeos donde los jóvenes radicalizados —en su mayoría con antecedentes como inmigrantes pobres— perpetraron ataques devastadores con bombas, rifles o vehículos.

Las fuerzas de seguridad españolas tienen una buena reputación como operadores efectivos para el antiterrorismo, puesto que ese país es un atractivo punto de entrada para los yihadistas por su larga costa del Mediterráneo y la cercanía con Marruecos.

La ilusión de ser un lugar seguro ante el extremismo islamista fue destrozada el 17 de agosto pasado, cuando una camioneta aceleró sobre la Rambla de Barcelona y dejó a su paso un rastro de cuerpos: murieron 13 personas y más de 100 resultaron heridas. Otra persona falleció en un ataque posterior en Cambrils, al sur de la capital catalana, que terminó cuando la policía abatió a cinco presuntos atacantes que, a su vez, parece que formaban parte de una célula que usaba una residencia en Alcanar para fabricar bombas.

Ahora las autoridades buscan entender cómo fue que un grupo que incluía adolescentes sin antecedentes terroristas pudieron planear un ataque coordinado en un país que durante mucho tiempo había combatido los atentados de ese tipo de manera efectiva, pese a ser un blanco atractivo y simbólico para los islamistas.

«Para los yihadistas, España todavía está en la primera línea de ataque», dijo Bruce Hoffman, profesor de la Universidad de Georgetown y experto en terrorismo e insurgencias.

Desde el año 2004, cuando estallaron las bombas en la estación de trenes de Atocha en Madrid y murieron 191 personas, España ha frustrado una larga lista de tramas islamistas; incluso en la zona costera de Barcelona donde se perpetraron los ataques del jueves.


Han sido arrestados más de 700 sospechosos de extremismo, según el Ministerio del Interior de España. Esa lista incluye a paquistaníes que planeaban atentados suicidas en el metro de Barcelona en 2008; a una célula terrorista en el enclave de Melilla, al norte de África; y a nueve hombres en su mayoría marroquíes detenidos en abril por vínculos con los ataques de marzo de 2016 en el aeropuerto y metro de Bruselas.

El año pasado, las autoridades también frustraron un posible plan para atropellar a personas con una camioneta como había sucedido en Niza e interceptaron un embarque de 20.000 uniformes que iban dirigidos a yihadistas en Irak y Siria.

«Las autoridades españolas están en buena forma en toda Europa», dijo Matthew G. Olsen, exdirector del Centro Nacional Antiterrorismo estadounidense. «Me da la impresión de que han sido muy exitosos al identificar e interrumpir ataques».

Después del atentado de marzo de 2004 en Madrid, los españoles recurrieron a su experiencia de décadas de combate al movimiento separatista ETA y aprobaron una serie de leyes que ayudaron a desarticular las células radicales.

Sin embargo, a veces, la suerte influye en el antiterrorismo y, el 17 de agosto pasado, esa suerte se le terminó a España.

Algunos de los jóvenes involucrados en los ataques de Barcelona y Cambrils todavía eran adolescentes y los investigadores creen que llevaban una doble vida; a lo largo de un año planearon los atentados en la residencia de Alcanar.

Fue un recordatorio del reto que enfrenta Cataluña como región que se ha vuelto un foco cada vez mayor del extremismo islamista.

En esa ciudad residen un cuarto de los dos millones de musulmanes que viven en España lo que ha atraído cada vez más migrantes musulmanes desde Marruecos, Argelia y el sudeste asiático. Sin embargo, han tenido problemas para integrarse y a muchos les han atraído las mezquitas salafistas (rama ultraconservadora del sunismo) que surgieron en pueblos y ciudades pequeñas de la zona.

En un cable diplomático de 2007, por ejemplo, funcionarios del Departamento de Estado alertaron que el área se había vuelto un «imán para reclutadores terroristas» debido a la alta población de inmigrantes musulmanes masculinos, no casados y desafectos.

«Hay algo de historia ahí», dijo Lorenzo Vidino, director del Programa sobre Extremismo de la Universidad de Washington y autor de un estudio sobre el salafismo en Cataluña. «Si te fijas en un mapa, el poblado más cercano a Cambrils es Salou. La distancia puede recorrerse a pie. Y Salou es donde Mohamed Atta tuvo su última reunión en Europa antes del 11 de septiembre», dijo. Atta era el piloto del primer avión que se estrelló contra el World Trade Center de Nueva York y se cree que se reunió con alguien de Al-Qaeda en Salou antes del atentado de 2001.

Sin embargo, España no había sido un foco principal para los militantes islamistas. Aunque es parte de la OTAN, el país tuvo una participación menor en las guerras estadounidenses en Irak y Afganistán y, aunque interceptaron células terroristas de manera agresiva, los líderes españoles han enaltecido los esfuerzos por integrar a los musulmanes a la sociedad.

En España tampoco se ha visto un surgimiento tan marcado de movimientos políticos de línea dura y antimusulmanes que existen en otras partes de Europa.

Se cree que 200 residentes españoles han viajado a Siria e Irak para sumarse a las filas combatientes, pero eso es apenas una fracción de los cientos de británicos o franceses que han hecho lo mismo.

No obstante, España tiene un atractivo simbólico para los islamistas debido a su historia de un califato y la presencia musulmana entre los siglos VIII y XV en Al-Ándalus; en sitios web de extremistas hay referencias a los deseos de regresar a ese territorio musulmán medieval.

Pese a los esfuerzos de integración, España se enfrenta a corrientes extremistas en sus comunidades marroquíes, tal como los británicos lo hacen con las comunidades paquistaníes o los franceses con los residentes de ascendencia tunecina o argelina.

El problema está relacionado a la relación histórica combativa entre España y Marruecos, de donde proviene la mayoría de la migración musulmana.

Prácticamente, todos los sospechosos de los ataques en Barcelona y Cambrils han sido identificados como marroquíes o de ascendencia marroquí. Al igual que el autor intelectual y otros perpetradores de los atentados de París en noviembre de 2015 y de quienes metieron las bombas al aeropuerto de Bruselas el 22 de marzo del 2016.

Ayoub el Khazzani, un hombre nacido en Marruecos que vivía en el sur español, fue detenido por los demás pasajeros de un tren que iba de Ámsterdam a París en agosto de 2015 cuando abrió fuego con un rifle kaláshnikov. Se cree que Khazzani se radicalizó en una mezquita en Algeciras, en España.

Más de 1.600 marroquíes se han sumado a las filas del Estado Islámico en Siria y Libia, de acuerdo con las autoridades de Marruecos, y los expertos en seguridad creen que todavía hay cientos de simpatizantes del grupo extremista en territorio marroquí.

«Lo impresionante es que no haya sucedido un ataque así en Marruecos», dijo Issandr el Amrani, analista de International Crisis Group, que hace poco publicó un estudio sobre las actividades del Estado Islámico en el norte africano.

El antiterrorismo español depende mucho de la cooperación con las fuerzas de seguridad marroquíes. Amrani dijo que estas últimas se han infiltrado y tienen una fuerte presencia en comunidades migrantes de toda Europa por medio de informantes, pese a que algunos grupos de derechos humanos han expresado reservas sobre sus métodos.

Sin embargo, la asistencia también depende de la relación política entre ambos países, que tiene una considerable tensión por la situación en los enclaves de Ceuta y Melilla y la disputa sobre la región del occidente del Sahara.

El gobierno español ha reducido los gastos en otras áreas, pero ha aumentado tanto el personal como el presupuesto para sus servicios de inteligencia. La legislación antiterrorista también les ha permitido detener a sospechosos de terrorismo en fases tempranas de un posible ataque; antes que lo que se permite en, por ejemplo, el Reino Unido.

Hasta los atentados en Barcelona, habían sido arrestadas 54 personas este año por sospechas de actividad terrorista en España.

Sin embargo, como sucede en tantas otras partes, los españoles están sobrepasados por la cantidad de tramas potencialmente terroristas que tienen que monitorear, según Seth G. Jones, especialista de RAND Corporation.

«Están abrumados por la cantidad de pistas», dijo. «No pueden cubrir todos los casos abiertos».


domingo, 27 de agosto de 2017

Los islamófobos, grandes aliados de DAESH para eliminar la zona gris


DAESH hizo un llamamiento en Dabiq, su revista de propaganda, a borrar la zona de coexistencia para los musulmanes en Occidente y para ello promueve acciones que alientan la islamofobia.

15 julio 2016

Scott Atran, uno de los grandes expertos sobre el integrismo islámico, explicaba que el fenómeno de ISIS es «un movimiento contracultural». Un fenómeno revolucionario que no se puede extirpar sólo con ataques aéreos porque inculca una idea salvadora, de liberación y emancipadora a jóvenes sin futuro. El medio de DAESH para lograr la conquista de sus objetivos es polarizar el mundo entre salvadores —ellos— y represores —infieles— para que los musulmanes en Occidente se tengan que ver empujados a elegir entre unos u otros. Sin término medio, sin zona gris.

La extinción de la zona gris era un artículo que fue publicado en Dabiq, la revista de propaganda de DAESH, en el que relataba los pormenores de este plan estratégico. Uno de los objetivos principales de su soflama eran precisamente todos aquellos musulmanes que marcharon en París en repulsa por el atentado de Charlie Hebdó. Para DAESH cualquier musulmán que se integra en la vida de los países occidentales en los que vive es un colaboracionista y pasa a ser un kafir (infiel), igual que todos aquellos refugiados que abandonan voluntariamente el Estado Islámico huyendo de la guerra. El plan de DAESH para que estos infieles se radicalicen es provocar mediante el terror reacciones violentas por parte de los europeos, que la islamofobia se extienda y que se trate a los refugiados como terroristas. De este modo acercaron a los kafir residentes en Europa a sus postulados para que puedan convertirse en mártires por la causa.

Así lo expresa la revista de DAESH, Dabiq:

«Los musulmanes en Occidente se encontrarán rápidamente entre una de dos opciones, o apostatan y adoptan la religión —infiel— propagada por Bush, Obama, Blair, Cameron, Sarkozy y Hollande —o migrarán— al Estado Islámico y de ese modo escaparán de la persecución de los gobiernos y ciudadanos.»

Si DAESH consigue con sus atentados eliminar esa zona de coexistencia estará creando un mundo polarizado que se ajusta a sus intereses. La zona gris que los terroristas quieren eliminar es la sociedad multicultural, tolerante, y compartida entre musulmanes, católicos y ateos. Una zona amenazada no sólo por DAESH, sino por la extrema derecha islamófoba que trata a todos los musulmanes, también los que huyen del terror o sufren sus consecuencias, como terroristas.

Tras los atentados en Bruselas del pasado mes de marzo comenzó una campaña en redes sociales contra los musulmanes con un hashtag llamado Stop Islam. Pedro Baños, experto en geopolítica, afirma en conversaciones con La Marea que ese hashtag fue lanzado por DAESH para provocar que prendiera en las redes el sentimiento islamófobo como parte de su estrategia para provocar la ruptura de la zona de convivencia de los musulmanes en occidente.



Esta labor de propaganda no es novedosa y alcanza a otros colectivos. Marta Ter, investigadora del Observatorio Eurasia, alertaba de los mensajes de cuentas Pro-ISIS que llamaban a atacar a los refugiados al considerarlos kafir. Según Ter, Voenkorr es una de las principales cuentas de propaganda de la blogosfera rusa.

ANTONIO MAESTRE

lunes, 21 de agosto de 2017

¿Por qué España, por qué Barcelona?


España tiene mucha experiencia en combatir el terrorismo. Pero el enemigo es hoy más difícil que nunca.

19 agosto 2017

España es un país tristemente familiarizado con el terrorismo. Durante décadas ha sufrido el azote de ETA, una organización terrorista independentista vasca que en su casi medio siglo de actividad armada segó la vida de 829 personas. Además, el terrorismo yihadista también golpeó violentamente a Madrid en 2004, dejando casi 200 muertos en una macabra serie de explosiones en trenes de pasajeros, en un 11 de Marzo que nadie olvida. Por todo ello, las fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia en España demuestran a estas alturas una eficacia excelente, fruto del duro aprendizaje mediante la experiencia y de una necesaria alerta que ha ido sofisticando y afinando sus métodos de prevención y sus protocolos de trabajo policial.

Sin embargo, el mundo se encuentra ahora frente a un tipo de terrorismo difícil de atajar, en una situación en la que es imposible garantizar la seguridad ciudadana al 100 %, en una realidad compleja en la que las organizaciones terroristas no están integradas por miembros claramente identificables, sino que consisten en una ideología agresiva y dispersada que contagia a individuos que pueden radicalizarse en silencio, actuar por su cuenta y causar innumerables víctimas empleando en atentados que ni siquiera requieren el uso de armas convencionales.

La inventiva maligna del terrorismo llega tan lejos como la imaginación de los asesinos, y ese alcance es a veces imposible de reducir. Cuando un elemento de uso tan cotidiano como una furgoneta o un camión se utilizan como arma de destrucción, es fácil entender hasta que punto es difícil prevenir los atentados.

¿Por qué España, por qué Barcelona?

En el imaginario yihadista, España es aún Al-Andalus, un territorio ilegítimamente arrebatado al gran califato que el Estado Islámico intenta imponer al mundo. En varias ocasiones, la organización terrorista ha amenazado con ataques violentos cuya justificación es el intento de recuperar Al-Andalus.

España, como hemos visto, es además una importante punta de lanza en la lucha contra el terrorismo, y esa realidad podría haber alentado un resentimiento que se suma a un odio más antiguo, basado en la afinidad de España con gobiernos que han impulsado políticas agresivas en territorios musulmanes. De hecho una de las interpretaciones más comúnmente aceptadas de la barbarie del 11-M en Madrid es que fue una venganza por la participación de España en la invasión de Irak, históricamente simbolizada en la famosa «foto de las Azores».


Por si todo esto fuera poco, España está ubicada en un punto clave de los flujos migratorios, y eso debilita hasta cierto punto la capacidad del estado Español de detectar, entre la gran cantidad de inmigrantes que recibe, a aquellos que presentan un perfil potencialmente peligroso en términos de terrorismo. Con todo, la eficacia de la inteligencia española en este sentido es excelente.

La amenaza yihadista pesaba sobre Barcelona desde hacía varios años. Un artículo de finales de 2015, firmado por un periodista catalán llamado Xavier Rius, comenzaba con estas palabras: «Supongo que todo el mundo sabe que, tarde o temprano, nos tocará a nosotros». En el mismo artículo cita a un político local, el conseller de Interior de la Generalitat, Jordi Jané, que pocos días antes había admitido: «Es muy probable que se produzca un ataque terrorista».

El texto de Rius enumera los motivos por los que era previsible este ataque. Barcelona es una de las ciudades europeas con mayor concentración de fundamentalistas islámicos con peligro de actividad terrorista. Además es una importante ciudad costera llena de turistas, entre los que abundan norteamericanos.

Cabe señalar que las relaciones entre España y Cataluña están en un punto máximo de tensión debido a los intentos de secesión del gobierno catalán —de mayoría independentista—, y todo ello añade a la situación un matiz caótico que no existiría en ningún otro punto de España. Es imposible saber hasta qué punto este factor importa a los yihadistas, y es probable que no sea en absoluto determinante de la decisión de llevar a cabo este tipo de acciones, pero desde luego, en este momento, complica la coordinación política a la hora de dar una respuesta bien articulada. Con todo, y hasta donde se han desarrollado los acontecimientos, ambos gobiernos —el español y el catalán— han sabido aparcar sus diferencias y se han reunido de inmediato.

DAVID ROMERO