jueves, 7 de abril de 2011

El preso más preso de España

El preso que más tiempo lleva en nuestras cárceles españolas, es una persona que nunca ha cometido un delito de sangre, pero por rebelarse ante el represivo sistema penitenciario que tenemos, se le han ido acumulando la penas por sus intentos de fuga. Otros por crímenes peores ni pasan tanto tiempo encarcelados, pero a este hombre sí, por buscar una libertad injustamente perdida, por culpa de las circunstancias sociales y el abusivo poder de sus carceleros. ¡Y dicen que vivimos en una democracia!

Por Rafael Torres


Miguel Montes Neiro lleva 35 años rodando de presidio en presidio. Se dice que en España se abolió la cadena perpetua, pero no, desde luego, para él. Mas, ¿qué delitos monstruosos ha cometido este hombre de 61 años, enfermo de cáncer y hepatitis, para que el Tribunal Supremo no dicte su inmediata excarcelación porque dice que le faltan datos? El dato, el único dato, es ese, que lleva toda la vida en la cárcel, desde que con 16 años le condenaron por un hurto que siempre negó haber perpetrado, pero, a lo que íbamos: ¿qué delitos repulsivos, aberrantes, imperdonables, cometió Miguel Montes, el preso más antiguo y más preso de España?

Ninguno de sangre, y ninguno, tampoco, que haya merecido un reproche judicial de más de seis años de prisión. No se trata, pues, de un tío que haya matado a su mujer, ni que haya atropellado a unas criaturas al conducir borracho, ni que haya volado una casa-cuartel de la Guardia Civil, ni que haya envenenado el aceite de mesa, ni que haya participado en un golpe de Estado, ni que haya robado a dos manos desde un cargo público, ni que haya construido bloques de apartamentos donde habría de ir un colegio y un centro de salud, ni que haya abusado sexualmente de menores, ni que haya incendiado bosques de árboles centenarios. Su delito, sustanciado en tentativas de robo, trapicheo de drogas al detall y fugas carcelarias, ha sido el de ser pobre. Los agravantes: su desamparo, su sumisión al deber natural de todo preso, que no es otro que el de buscar la libertad, y, por supuesto, el de carecer de recursos para pagarse abogados expertos en ahormar la ley a los intereses de sus clientes.

El desamparo de Miguel Montes es tan sideral, que una vez que se ahorcó en su celda y los funcionarios le dieron por muerto, se halló al recobrar la conciencia rodeado de cadáveres en la morgue de un hospital. Se marchó de allí, claro, pero incluso aquél acto computó en su historial fuguista. Y ahí sigue, encerrado, envejecido, seriamente enfermo, esperando que entre la Audiencia de Granada y el Tribunal Supremo se aclaren con las cuentas de su delirante condena.

¿Qué demonios hace el Gobierno que no le indulta y le pide, en nombre de todos, perdón?

2 comentarios:

jinquer dijo...

quizá quede su nombre entre los auténticos rebeldes contra la tiranía mental que muy pocos perciben, pues están presos es sus propias cárceles mentales, construidas con mimo desde la tierna infancia.
brindo por él, pero no creo que la (in) justicia le perdone.
Un abrazo, Miguel.

jinquer dijo...

¿cómo que la (in) justicia le perdone?
Será él, en todo caso, quien nos perdone, si quiere.