viernes, 5 de enero de 2007

Be pencil, my friend

Sencilla explicación liberal sobre cómo se fabrica un lapicero.


Debería decir explotación de los trabajadores de diversos países del mundo y de sus recursos naturales. ¿Qué armonía hay en una sociedad de clases? El capitalismo ha fomentado más guerras por intereses económicos que paz entre las gentes.

Fiel reflejo hipócrita del gurú del neoliberalismo, Milton Friedman, recientemente muerto. ¡Que se pudra!

3 comentarios:

Radowitzky dijo...

¿Qué queréis que os diga? A mí me resulta enternecedor ver a alguien que pone tanta pasión al hablar de los lapiceros, esos grandes olvidados.

KRATES dijo...

¿No es este el economista que dió charlas en el Chile de Pinochet, y su modelo económico monetarista lo aplicó la dictadura como laboratorio, y de aquí llegó a los USA de Ronald Reegan y el Reino Unido de la Thatcher?

Pues bien, en este texto del libro "La revancha de Dios" de Gilles Kepel, se dice:

"(...) la política ultraliberal de la señora Thactcher, deseosa de limitar las expensas sociales de un Estado cuya carga habían incrementado décadas de gestión laborista. Los claros recortes al presupuesto social han afectado a los sectores más desfavorecidos, sobre todo a los inmigrantes y entre ellos, los musulmanes. El resultado ha sido una situación muy tensa(...)
"La tradición británica de inserción de comunidades y la necesidad que la población musulmana tiene de congregarse en redes de ayuda administradas por las mezquitas, en un contexto en el que el Estado se desentiende de lo social, se han conjugado para crear un terreno especialmente propicio a la reislamización "desde abajo". La ruptura con la "yahiliya" (barbarie, no Islam) británica encontró un espacio físico en ciertos barrios que evolucionan hacia la forma de gueto, organizado en torno a mezquitas controladas por los imanes.Éstos se mostraron especialmente atentos a evitar toda "contaminación de la sana juventud musulmana por las costumbres corrompidas de un Occidente depravado", al tiempo que se esforzaban por paliar los males sociales resultantes del paro, como la delicuencia y la toxicomanía."

La primera edición de este libro es de 1991. Al aplicarse el neoliberalismo en todo el Mundo, los gobiernos reducen el gasto público, especialmente las ayudas sociales, creando más desagustes sociopolíticos en los países. Ricos más ricos, y pobres más pobres. El resultado de esta irresponsable medida económica aplicada en la Gran Bretaña lo tenemos en los atentados del 7 de julio en Londres.

Estos neoliberales son unos capullos ignorantes e irresponsables.

curio dentato dijo...

¡Qué curiosidad! Estos neoclásicos echan por la puerta principal a la teoría del valor trabajo, para meterla de nuevo por la ventana del cuarto de baño.