lunes, 7 de abril de 2008

¿Qué fue de los majnovistas?


A finales de 1920, tras derrotar al general blanco Wrangel, el Ejército Rojo decide romper su alianza con el Ejército Revolucionario Insurgente de Ucrania, al mando del anarquista Nestor Majno [arriba, foto de la bandera de una unidad de la guerrilla majnovista], en una trampa detiene en Crimea a la mayor parte del «comando» majnovista y son fusilados practicamente en el acto. A la vez, la aldea natal de Majno, Guliay Polie, y centro neurálgico del Territorio Libre que controlaba, es asaltada y destruida su Comuna Libre. Nestor Majno es perseguido con el resto de su guerrilla y huye a Rumania, de allí a Polonía (de donde tiene que escaparse) para terminar en Francia. Ahí colabora con la publicación libertaria Dielo Truda y subsiste como puede.

La fecha de su muerte ha acarreado muchos errores de interpretación: Paul Avrich en su libro Los anarquistas rusos pone que fue en 1935, fecha que también lo confirman Daniel Guerin en Ni Dios ni Amo, y Volin en La Revolución desconocida. Pero sí echaís un vistazo en Wikipedia, os pone que fue en 1934. ¿Quién tiene razón? Pues en esta foto está la solución, es de la lápida del nicho 6685 en el cementerio Père Lachaise de París: NESTOR MAKHNO 1889-1934.


En el libro del sociólogo argentino Christian Ferrer, Cabezas de tormenta. Ensayos sobre lo ingobernable, en el último capítulo titulado «Una moneda valaca. Sobre la resistencia partisana» expone algo llamativo que trata sobre los componentes en el exilio de lo que fue la guerrilla majnovista que vinieron como brigadistas internacionales durante la Guerra Civil española, o Revolución española, según criterios. Estos ucranianos formaban parte de una compañia comandada por un tal «teniente Taras Shevchenko» dentro del Batallón Palafox, u otro, no estoy muy seguro, de la XIII Brigada Internacional o Brigada Dabrowski, que cruzó los Pirineos tras la caida de Cataluña, y que participaron en la Resistencia contra el nazismo:

«La guerra fue un holocausto también para la diáspora antifascista de los años veinte y treinta. Los revolucionarios húngaros de Bela Kun, los campesinos ucranianos de Majno, los marineros de Hamburgo, los fugitivos de los fascismos balcánicos, italianos y alemanes, y los internacionalistas que fueron a la Revolución Española, todos continuaron su cruzada en la segunda guerra mundial al lado de los maquís y a veces integrados en los ejércitos aliados. A las Brigadas Internacionales de España acudieron 35.000 hombres y mujeres desde cincuenta y cuatro países, incluyendo chipriotas, etíopes, australianos, tunecinos, martiniqueses, canadienses y centroamericanos. Algunos llegaron de más lejos aún: en Cataluña, 1937, la Compañía Internacionalista Shevchenko estaba formada por unas decenas de sobrevivientes ucranianos del ejército anarquista de Nestor Majno que había cruzado en 1921 la frontera ruso-rumana a caballo. En 1945, cuando bajan sus armas en el Languedoc, todavía conservaban la moneda revolucionaria acuñada por Majno veinticinco años antes. ¿Qué historias le contaría en 1924 Nestor Majno —que entonces trabajaba en una carpintería de Paris— a Buenaventura Durruti antes de que éste fuera encarcelado en la Conciergerie, en la misma celda que ocupó Maria Antonieta? Todas estas razas hoy extinguidas, especimenes de un arca que nunca encontró su Ararat, eran testigos y portadores de utopías amonetarias: en las comunidades catalanas o en las brigadas partisanas se experimentaba con numismáticas de nuevo cuño. Orwell recuerda que cuando llegó a Barcelona en 1936 el sindicato de mozos había prohibido las propinas. Tierra adentro, en Aragón, directamente se había abolido el dinero.»

Interesante, pues este dato lo desconocía completamente.

Ya que he mencionado al Ejército Revolucionario Insurgente de Ucrania o Ejército Negro, os pongo un video de tal guerrilla revolucionaria que existió entre los años 1917-1921 en el sudeste ucraniano:


1 comentario:

curio dentato dijo...

Pues algunos "jevis" rusos, como el grupo E.S.T., han hecho canciones sobre este anarquista ucraniano, como se ve aquí. En Rusia y Ucrania están conociendo ahora a este personaje histórico, tras décadas de gobierno soviético.