domingo, 15 de julio de 2012

El día que Andrea Fabra acusó al 15-M de querer acabar con la democracia y abogó por "erradicarlo"


José Luis Escudero

elEconomista.es

Está en boca de todos. Desde que el pasado jueves, Andrea Fabra exclamase un '¡que se jodan!' en el Congreso de los Diputados en el momento en el que Rajoy hacía públicos los recortes a los parados, nadie en España ha parado de hablar de ella.

Ahora, sale a la luz otro turbio episodio de su pasado reciente. La diputada del PP por Castellón habló el pasado día 30 de septiembre, durante la precampaña electoral, acerca del movimiento 15-M, dando una peculiar visión sobre los 'indignados'.

En palabras pronunciadas en una ponencia bajo el título 'Diálogo entre Administración y Ciudadanía' que recogió en su momento el diario Levante, Fabra afirmó que el 15-M sirve para poner en cuestión "los cimientos democráticos".

"No hay otro sistema que no sea el democrático y hay que erradicar todo acto que vulnere las reglas constitucionales", añadió la diputada castellonense, respaldada por su padre, Carlos Fabra, en el mencionado acto.

A modo de apertura en su forma de pensar, Fabra puntualizó que el movimiento "sirvió para agitar conciencias adormecidas y abrir una reflexión", si bien, en el fondo dio a entender que se había sobrepasado este propósito, siendo necesario, en su opinión, acabar con él.

Además, Fabra apeló durante su conferencia a la "responsabilidad individual" en la sociedad, abogando en plena precampaña por "devolver poder a los ciudadanos", considerando que "el Estado ha concentrado el poder en unos pocos"

3 comentarios:

CURIO DENTATO dijo...

Algún día ella y los de su clase:la burguesia serán pasados a cuchillo.

Sociedad de Diletantes, S.L. y Casilda García Archilla dijo...

¡Una ponencia!: la descerebrada elaboró -o se la elaboraron- una ponencia.. para decir sandeces, claro.

Pienso lo mismo que Curio Dentado

CURIO DENTATO dijo...

Ella no piensa, sólo se limita a votar lo que dice el jefe de su partido; y a eso lo llama trabajar la muy zangana.