viernes, 13 de abril de 2007

30 ANIVERSARIO DE LA LEGALIZACION DEL PCE

Un 7 de abril, de hace 30 años (1977) se legalizó en nuestro país el PCE.
La 2 de Televisión Española emite esta noche, viernes, 13 de abril, un reportaje a las 23,30 sobre este tema con el título "Clandestinos".
Para los que hemos vivido en democracia (con sus muchos defectos, desde luego) la mayor parte de nuestra vida y que podemos afiliarnos a un partido -o no hacerlo- sin que eso suponga mantenerse en la clandestinidad y estar expuesto a la represión y la cárcel, creo que es un buen ejercicio recordar estas fechas. Un pequeño homenaje a las personas que expusieron su propia vida por defender una sociedad más libre en aquellos tiempos tan difíciles.

SALA DE PRENSA DE RTVE
"Crónicas" ofrece el viernes en La 2 de TVE los testimonios de seis militantes del Partido Comunista de España durante la dictadura franquista
"Crónicas", el espacio informativo de TVE que dirige Reyes Ramos, emite este viernes 13 de abril el reportaje “Clandestinos” con motivo del 30º aniversario de la legalización del Partido Comunista de España. Un equipo del programa ha buscado a seis personas que militaron en el PCE durante la dictadura franquista. Todos ellos tuvieron cargos de responsabilidad, pero son relativamente poco conocidos. Sus respectivas incorporaciones al Partido Comunista ilustran una época de esa agrupación política en nuestro país.

Como clandestinos vivieron momentos intensos, duros y desde luego apasionantes. La mayoría tuvo encontronazos desagradables con la policía franquista. Algunos fueron torturados y sufrieron largos años de cárcel.

La parte más conmovedora de sus relatos es, sin duda, el modo en que su actividad repercutió en su vida familiar. Pero ninguno reniega de los años que entregaron a la lucha por la libertad.
Estos son nuestros protagonistas

Timoteo Ruiz, 88 años. Luchó en la Guerra Civil y retornó del exilio en 1944. Permaneció más de 24 años, con distintas condenas, en las cárceles franquistas.

Francisco Barrio, 82 años. Jefe del Equipo de Redacción de Radio España Independiente en el interior. Nunca fue detenido ni descubierto.

Victor Díaz Cardiel, 71 años. Estuvo en la cárcel más de diez años, en dos periodos. Fue responsable de organización del PCE en Madrid.

Alfredo Tejero, 61 años. El único que abandonó el Partido Comunista, donde militó durante 20 años.

Francisco Hortet, 59 años. Militante de Comisiones Obreras y del PCE. Actualmente es miembro del Comité Central del Partido Comunista.

Y además Domingo Malagón, 91 años, “el falsificador del PCE”, el miembro más clandestino de toda la historia del Partido Comunista. Vivió oculto en Paris hasta el mismo día de la legalización, fabricando los documentos que permitieron a sus camaradas ser clandestinos.

12 comentarios:

KRATES dijo...

La lucha antifranquista fue dura, pero reducir todo a unas siglas es injusto.

Hubo más gente que combatió al franquismo, y no tuvo la indecencia de acordar la mierda de transición posfranquista que tuvimos, cosa que en gran parte de culpa la tuvo el PCE.

Nuestra "Transicción" fue una vergüenza, y el PCE apenas existe detrás de IU. Creer que los comunistas, de pasado estalinista, son garantía de "libertad", que lo diga Stalin...

Lilith dijo...

Krates,
Por supuesto que la lucha antifranquista no puede reducirse a unas siglas y mucho menos al PCE.
Cualquiera que haya leído algo sobre la Transición o que haya escuchado a la gente que vivó aquella época lo sabe.
Pero, igualar los ideales de todos los militantes comunistas de aquella época a las barbaridades de la dictadura stalinista también me parece una análisis demasiado simple de las cosas.
Yo no soy militante comunista, pero me alegro mucho de vivir en un país donde los partidos son legales y donde se puede ser libre para afiliarse donde uno quiera si así lo decide.
El PCE seguía siendo ilegal tras la muerte de Franco. Y yo considero que, además de a muchísimos luchadores por la libertad que nunca militaron en ningún partido o que lo hicieron en otros diferentes, tengo una deuda de gratitud por los que arriesgaron su vida dentro del PCE por traer un solplo de libertad para que hoy, tú yo, podamos decir estar cosas y nadie nos lleve a los calabozos de la Dirección General de Seguridad.

KRATES dijo...

Ya, pero la responsabilidad y participación que tuvo el PCE -como la más representativa, activa y reconocida organización clandestina que luchó contra el franquismo (gran parte es puro mito), gracias al dinero procedente de los países del Este- durante la Transición Democrática es un hecho, lo que en cierta medida supuso su suicidio político.

Después de la muerte del dictador el PCE seguía siendo ilegal, igual que la CNT y varias organizaciones izquierdistas más, de las que poco se habla por los medios de formación de masas dominantes ahora.

El pasado estalinista de Carrillo, La Pasionaria o Lister, es innegable, aunque rompieran con la Unión Soviética más tarde, y fuesen parte integrante de lo que se llamó el eurocomunismo, es verdad.
Pero estos comunistas no reconocen su pasado estalinista, y nos hablan constantemente de sus antecedentes democráticos.

Victor Alba en su Historia del Estalinismo, también exiliado y opositor al franquismo que pasó en su pasado por las filas del POUM, dice:

... En España, la actividad comunista contra el régimen era muy limitada (aunque se pueda creer lo contrario debido a la costumbre de las autoridades franquistas de calificar de comunista cualquier acción contra el régimen, cualquier huelga o protesta; así en la huelga general de Barcelona de 1951,los comunistas no tuvieron ninguna participación, pero las autoridades eligieron a un comunista -entre centenares de detenidos de otras organizaciones-, lo acusaron de dirigirla, y el Partido Comunista se atribuyó la huelga).

¿Por qué esta indiferencia del régimen franquista ante los comunistas?

La explicación parece sencilla: hay tres medios en los que el general Franco ya no puede influir más que por el terror: los intelectuales, los estudiantes y los obreros. Si deja que en estos medios se infiltren comunistas, puede lograr, según le convenga en un momento dado, una de estas cosas: 1) hacer abortar o provocar prematuramente acciones de protesta, gracias a la influencia comunista; 2) achacar a los comunistas estas acciones, o 3) utilizar a los comunistas con los fines que le interese. Sabe que los comunistas españoles obedeceran las indicaciones que lleguen de Moscú y que, mientras Franco no se halle cerca del derrumbe, Moscú dará las indicaciones que convengan a Franco, con tal de que éste pague el precio, diplomático o más probablemente comercial, que Moscú señale. Franco, así, con unos trueques o unos créditos, puede manejar a su gusto a los comunistas españoles; para él, pues, no representan un peligro.

¿Qué esperan ganar los comunistas con esta colaboración con Franco, colaboración que ha llegado al extremo, según se rumoreó, de que Santiago Carrillo, secretario general del Partido Comunista Español, haya ido a España con salvoconducto oficial y se haya entrevistado, en junio de 1958, con el ministro de la Gobernación, Alonso Vega, en la casa del torero Dominguín? Los comunistas han de hacer frente, en España, al recuerdo de su actuación durante la Guerra Civil, al aislamiento a que este recuerde los somete. Su única posibilidad de adquirir influencia radica en infiltrarse entre los jóvenes -obreros, estudiantes, intelectuales-. Para esto necesitan contar con la benevolencia de la Policía franquista (con la que, por lo demás, en más de una ocasión han colaborado para eliminar a opositores que encontraban mayor audiencia que los comunistas): por otra parte, si logran cierta influencia, podrán ejercer presión sobre el régimen (o venderle sus servicios) para conseguir ventajas comerciales o de otra índole en beneficio de la URSS (de Stalin).

La cosa, dicha así, parece monstruosa. Sin embargo, es de común conocimiento en los medios de la emigración republicana española y en los de la oposición del interior de España. Franco, al aceptar esta colaboración, contaba con la experiencia en el mismo sentido de otros casos: las dictaduras latinoamericanas.

Durante los años de la dictadura franquista, el régimen, a pesar de su anticomunismo, mantuvo relaciones diplomáticas y comerciales con la Unión Soviética y sus satélites. Se dice que uno de los principales motivos que empujó a atentar contra Carrero Blanco, fue su actitud pro comercial con los rusos, cosa que molestaba a la CIA. Tras la muerte del dictador, en la Cuba de Fidel Castro, hubo una semana de luto oficial. El "Che" durante sus viajes diplomáticos como ministro cubano, antes de visitar el Egipto de Nasser, se pasó por la España de Franco, intentaré mostrar la foto de Ernesto en Las Ventas.

Radowitzky dijo...

Me gustaría poner unos párrafos de la carta de Guy Debord titulada "A los libertarios". Se trata de una crítica al Movimiento Libertario, pero estos párrafos creo que ilustran muy bien el papel del PCE durante la llamada "Transición":

El Estado español heredero del franquismo, democratizado y modernizado justo lo necesario para poder así poseer su plaza trivial en las condiciones ordinarias del capitalismo moderno, y tan atareado en conseguir la admisión en el lamentable "Mercado Común" europeo (y en efecto, la merece), se presenta oficialmente como resultado de la reconciliación entre vencedores y vencidos de la guerra civil, es decir, de franquistas y republicanos; y en verdad lo es. Los matices tienen poca importancia ahí: si del lado de los demócratas estalinistas, Carrillo es al presente un poco más monárquico que Berlinguer, en revancha, del lado de los príncipes de derecho divino, el rey de España seguramente es tan republicano como Giscard d'Estaing. Pero la verdad más profunda y decisiva, es que el Estado español de hoy es en realidad el resultado de la reconciliación tardía de todos los vencedores de la contrarrevolución. Por fin se reunieron amigablemente, con la mutua consideración que se debían unos a otros, los que quisieron ganar y los que quisieron perder, los que mataron a Lorca y los que mataron a Nin. Porque todas las fuerzas que en aquel tiempo, o bien estaban en guerra contra la República -o bien controlaban los poderes de la misma -y son todos los partidos que hoy ocupan escaños en las Cortes - perseguían y alcanzaron, de diversas maneras sangrientas, el mismo fin: acabar con la revolución proletaria de 1936, la mayor que la historia haya visto aparecer hasta nuestros días, y por lo tanto, la que mejor todavía prefigura el futuro. La única fuerza organizada que tuvo entonces la voluntad y la capacidad de preparar esta revolución, de hacerla y -aunque con menor lucidez y firmeza- de defenderla, fue el movimiento anarquista (apoyado únicamente y en medida incomparablemente menor por el P.O.U.M.).

¿Qué habría sido del PCE sin la propaganda gratuita que les hizo Franco durante cuarenta años, y sin el apoyo (y dirección, según la época) de la Unión Soviética? No hay que olvidar que, una vez acabada la guerra civil todas las fuerzas democráticas (desde el PSOE y la UGT hasta los anarquistas, pasando por los partidos republicanos y por algunos nacionalistas) dieron la espalda a los comunistas, los cuales siguieron en su línea gracias al apoyo de la URSS.

Yo no sé si son mis prejuicios personales o no, y aún reconociendo el papel que pudieran tener algunos militantes comunistas a título individual en la lucha contra el franquismo, me parece tan oscura la historia del PCE (y del PSUC, que no hay que olvidar a los chavales de Iniciative Per Catalunya) que no encuentro ningún motivo de alegría en la legalización de estos partidos. Y con ésto no quiero decir que prefiriese que fueran ilegales,... sencillamente me deja indiferente.

La historia de los partidos comunistas españoles históricos(PCE y PSUC)me parece simplemente una lucha obsesiva y desesperada por hacerse con el poder.

Radowitzky dijo...

El fragmento de "A los libertarios" lo he cogido de aquí, y la biografía de Debord la tenéis aquí

KRATES dijo...

En una entrevista que hicieron por televisión a Rodolfo Martín Villa -durante los años de los gobiernos de la UCD, fue el ministro de Interior, y responsable de la "guerra sucia" del Estado contra el terrorismo etarra y otros (además de la represión del Movimiento Libertario durante la Transición española)-. Éste reconocía que los principales actores que llevaron a cabo la transformación de la dictadura franquista en una monarquía parlamentaria, fueron el Partido Comunista y los sectores reformistas del franquismo.

curio dentato dijo...

Como se ha mencionado la Guerra Civil española, el proceso revolucionario que se produjó en el bando republicano y, en especial, el papel negativo de los estalinistas, hay unos comentarios de Federica Montseny en el film-documental de Jaime Camino La vieja memoria que ayudaran a añadir algo más:

Ya he dicho muchas veces que la desgracia más grande que ha tenido el pueblo español, y que tiene incluso el proletariado internacional, es que no haya sido posible ponerse de acuerdo con los comunistas. Y no ha sido posible, porque los comunistas siguen su línea. Van a lo suyo y carecen de escrúpulos cuando sus intereses están en juego.

Y sobre su actitud contrarrevolucionaria dice:

Los primeros contrarrevolucionarios que hubo en España, las primeras fuerzas que destruyeron lo que habían sido obras creadas por la iniciativa popular, fueron los comunistas. Franco vino detrás de ellos, pero primero fueron ellos.

Lilith dijo...

¡Ay, ay, ay!
Por un lado, casi me dan ganas de "pedir perdón" por haber sacado este tema.
Pero, por otro, supongo que generar debate y que tengáis ganas de escribir sobre esto, es muy interesante.
Reconozco que no tengo tantos datos como vosotros o que, tal vez, porque recuerdo el día que legalizaron el PCE (yo tenía 11 años)a 2 meses de las primeras elecciones post-Franco, el que pudiera presentarse supuso para muchos el que la apertura democrática no iba a dar marcha atrás.
De todas formas, como digo siempre, qué bien poder aprender de otro que sabe más sobre un tema que interesa.
Y gracias por leer mis entradas, Krates, curio dentato y Radowitzky.

Radowitzky dijo...

No mujer, no tienes por qué pedir perdón,... es un intercambio de puntos de vista, ni más ni menos. Personalmente, vuelvo a decir que no trago al PCE, pero nada más.

Tenemos opiniones distintas, pero ninguna es mejor o peor que la otra.

Un saludo, Lilith

KRATES dijo...

Lilith, perdoname por mi forma de expresarme.

Te reconozco la importancia y honestidad que tuvieron muchos de los militantes y afiliados del PCE (y también del PSOE, a pesar de Suresnes) por conseguir unas libertades democráticas en este país.

Otra cosa es el oportunismo de sus dirigentes.

No te molestes por lo que hemos dicho.

prometeo dijo...

Vaya, entre lo que duermo de día y lo muy ocupada que tengo la cabeza pensando en cierta persona, no me había enterado de la creciente actividad del blog desde la última entrada que puse yo.
Y como yo también quiero que me dé las gracias Lilith, no voy a ser menos, dejo mi aportación, pequeña eso sí, a esta entrada.
En primer lugar, quería recordar el papel que tuvo el PCE durante la Revolución que se inició en España al tiempo que la Guerra Civil.
Sus órdenes desde Moscú no eran otras que acabar con los anarquistas en general y la CNT en particular, así como con los socialistas de la UGT y con los miembros del POUM, antes que acabar con Franco.
Y en segundo lugar, la "modélica" transición que se ha querido vender simpre, tanto hacia fuera como hacia dentro, en Latino-América se llamó "Leyes de punto final".
El resultado de áquello fue permitir que los responsables, directa o indirectamente, de los crímenes cometidos durante los 40 años de dictadura, lejos de responder por sus actos, formasen un partido político, hoy llamado Partido Popular.
Esa es la contribución que hizo el PCE a cambio de su legalización, no pedir responsabilidades por los 40 años de dictadura.

Lilith dijo...

Krates,
Quedas disculpado.
Reconozco que me quedé un poco sorprendida porque me pareció que "te habías pasado", pero luego lei otra vez tus comentarios y los de Rado y, reconozco que el PCE ha sido para muchos un mito de la lucha antifranquista y, sin embargo, no es todo como parece.
Tenéis razón en lo que decís.

Y para mi compañero Prometo:
Al primero al que doy las gracias es a ti, por haberme traido hasta este blog. Me encanta escribir y leeros.

Y sobre lo de la Transición, es verdad que el PCE renunció a muchas cosas por tener un puesto en la política activa y entrar en el Congreso. En España criticamos las leyes de punto final latinoamericanas, como tú muy bien dices y, sin embargo, es en nuestro país donde nos hemos olvidado por completo de juzgar y pedir responsabilidades por lo que ocurrió.