viernes, 28 de diciembre de 2007

La Iglesia de siempre.

Recientemente nos hemos acostumbrado, o no, a ciertas declaraciones por parte de miembros destacados de la Iglesia.
Esta semana nos hemos sorprendido, porque en realidad no deja de ser sorprendente que esta gente siga anclada en el pasado, con unas declaraciones del obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, en donde afirma, entre otras lindezas, que "...la homosexualidad es perjudicial para las personas y para la sociedad, y que a la larga pagaremos las consecuencias como ya han hecho otras civilizaciones" (sic).

Y si esto no le deja a uno estupefacto, las siguientes declaraciones a propósito del abuso a menores, no creo que deje a nadie indiferente.

Extracto de la entrevista concedida a La Opinión de Tenerife.

_¿Hay que orientar la sexualidad?
_No se puede dejar a las personas libradas a lo que salga, ¿por qué no hacemos lo mismo con la violencia o con otros impulsos que tiene el ser humano? Además, sólo un 6% de los homosexuales se deben a cuestiones biológicas. No hay que confundir la homosexualidad como necesidad existencial de una persona, con la que es practicada como vicio. La persona practica como puede practicar el abuso de menores. Lo hace porque le atrae la novedad, una forma de sexualidad distinta.
_La diferencia entre una relación homosexual y un abuso está clara.
_Por supuesto. Pero, ¿por qué el abusador de menores es enfermo?
_Para empezar, un abuso es una relación no consentida.
_Puede haber menores que sí lo consientan y, de hecho, los hay. Hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso si te descuidas te provocan. Esto de la sexualidad es algo más complejo de lo que parece.

Esto último nos recuerda sentencias en casos de violaciones a mujeres en las que se justifica la absolución del acusado porque la agredida iba provocando.

Más sorprendente aún me parece esto que he encontrado vía Menéame.
Se trata de un grupo ultrarreligioso de Estados Unidos que afirma que cierta autopista, la Interestatal 35, parece ser que ya se mencionaba en la Biblia como la "Autopista de la Santidad" y que según un pastor ultraderechista le curó de su homosexualidad.



Lo que hay que oir, lo que hay que ver.


9 comentarios:

anders dijo...

"Además, sólo un 6% de los homosexuales se deben a cuestiones biológicas."

Esta es una prueba mas de que no importan las estupideces que se digan, lo importante es parecer saber algo del tema. Y si tiras un porcentaje, todavia mejor.

Igualmente mi parte favorita sigue siendo la de "Incluso si te descuidas te provocan. "
JA, CLARO!! Entonces la culpa es de los chicos degenerados de 12 años, no de los curas/obispos/miembros de la iglesia que tienen relaciones con ellos.

Cada dia tiene mas sentido la frase esa que dice: "La unica iglesia que ilumina es la que arde"

curio dentato dijo...

Que la clericaya diga que la homosexualidad es "mala", se puede entender: para ellos el sexo solo sirve para reproducirse, y nada más. (Los muy hipócritas no se acuerdan de sus barraganas).

Pero lo que dice el muy degenerado del abuso de menores es de juzgado de guardia.

KRATES dijo...

Claro que la sexualidad es compleja, y en especial la humana. Pero eso no da crédito a un "asotanado" como el canario.

Si quieren más "guerra", la tendrán. En el pasado se quemó iglesias, ¿Quíeren lo mismo? Pués gustosamente soy partidario de hacerlo.

¡Y con este gobierno "socialista" que les condona las deudas, y les da más dinero, siguen en sus "treces! Soy partidario que sirvan, nada más, que para calentarnos, que ardan todas las iglesias y mezquitas.

La religión sólo es un lastre.

curio dentato dijo...

Que ardan iglesias, mezquitas, sinagogas y cualquier otro tipo de templo religiosos. Ninguno tiene derecho de existir.

HAY QUE ELIMINAR DE LA TIERRA A LOS CLERIGOS.

KRATES dijo...

Me parece que nos hemos pasado un poquito con las declaraciones anteriores, han sido intencionadas; pero es que lo están pidiendo a gritos estos «meapilas».
Cuando hablan de la familia, me sublevan, ni que los demás no las tengamos. Sus valores no son los míos.

Radowitzky dijo...

Ejem...

29 de Diciembre de 2007 a las 4 menos 10 de la mañana... noche del viernes al sábado

Cosas del alcohol

:-p

Hibris. dijo...

Todavía escuché anoche estas declaraciones en la televisión, probablemente en un resumen de las mayores estupideces dichas en el año 2007. Lo peor de todo es que hay muchas personas que realmente opinan así y consideran la homosexualidad como una patología de la personalidad o una enfermedad totalmente curable. Comenzando por el clero, pasando por psicólogos y terminando en médicos. Es muy triste y alarmante que especialistas como los dos últimos puedan afirmar tal absurdidez, por el mero hecho de permanecer anclados en el pasado, y dejarse llevar por un prejuicio enraizado en la sociedad como una verdad incuestionable para muchos.

En referencia a lo dicho acerca del abuso a menores, me parece algo que debería ser enjuiciado y condenado. Aberrante.
¿y todavía se permite que un estamento con éstas ideas tenga tanto poder en la sociedad?

Un saludo,

Hibris

prometeo dijo...

Como bien apuntáis, es vergonzoso que esta gente hable de "familia" refiriéndose únicamente a lo que ellos consideran "familia"; evidentemente yo no soy creyente, mis hijos no están bautizados y cuando me casé no lo hice por la Iglesia, ¿lo mío no es entonces una familia?
Lo mismo ocurre cuando se atreven a hablar de los matrimonios; ¡coño!, qué sabrán ellos si nunca han estado casados.
Y por último, lo de la pederastia, sinceramente no hay por donde cogerlo.
No hace mucho oí a un miembro destacado de la Iglesia decir que no se podía juzgar al todo por la parte, que de existir, o haber existido en algún momento, abusos a menores por parte de curas o miembros del clero, éstos eran aislados y que no se podía juzgar a toda la Iglesia por ello.
Pues bien, cierto es que no se puede juzgar al todo por la parte, no se puede juzgar a una organización, a un grupo o a lo que sea por lo que hagan sus miembros. Ahora bien, cuando el todo no sólo ampara a la parte en sus fechorías, cambiándole de parroquia por ejemplo en lugar de ponerlo en manos de la justicia, sino que también justifica a la parte negando hechos bien sabidos por todos, ¿no se convierte acaso el todo en parte?
Ponerle el nombre que queráis, yo a eso lo llamo complicidad para cometer un delito, y en ese caso es igual de juzgable la parte que el todo al que pertenece.

KRATES dijo...

Este clero español, cada vez que abre la boca es para decir "borricadas". ¿Qué haríamos sin ellos? ¿A quién atacaríamos? Sólo sirven para que nos diviertan, estos expertos en la conducta humana, con sus improperios y estupideces.

Ahora es el obispo de Alicante.