viernes, 10 de diciembre de 2010

Un controlador aéreo español: «Estamos viviendo ahora como durante Franco.»

Por Chris Marsden


Un número de controladores aéreos españoles han establecido contacto con el World Socialist Web Site describiendo el terror estatal empleado contra ellos, bajo las medidas de emergencia impuestas por el Gobierno del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

Los controladores paralizaron los aeropuertos españoles el viernes llamando en masa para darse de baja por enfermedad. Por esas mismas fechas, el Gobierno aprobó legislación que abría el camino a la privatización parcial de la entidad pública de navegación aérea, AENA, junto con la gestión por operadores privados de los aeropuertos. Además la ley incluye una prolongación de la jornada laboral de los controladores aéreos.

En su lucha, los controladores también estaban adoptando una postura en contra de las medidas de austeridad que habían sido ampliadas por el Gobierno. Las escenas del Ejército rompiendo la huelga por orden del Gobierno fueron escalofriantes.

Un controlador dijo a la WSWS por correo electrónico el sábado que los trabajadores sintieron que tenían que actuar, porque habían superado ya las 1.670 horas que ahora están legalmente obligados a cumplir y encima les decían de habían de hacer más horas.

Continuó explicando que «los centros de control están ahora bajo órdenes militares. Por el momento hay personal civil que trabaja, sólo para los servicios mínimos, pero no sabemos hasta cuándo. Estamos viviendo ahora como bajo Franco, Pinochet, Stalin, Mao, Pol Pot o cualquier otro dictador».

Describiendo sus circunstancias inmediatas, escribió: «Estamos todos ahora en un hotel bajo protección policial por nuestra seguridad, esperando que AENA venga con la policía militar a llevarnos de vuelta a nuestros puestos de trabajo o a la cárcel.»

Más tarde envió otro email después de verse obligado a trabajar bajo la vigilancia armada de la policía. Dijo: «No tenemos los mismos derechos que en cualquier otro país libre, porque no somos libres», y continuó, «la Stasi está de vuelta en España. Han amenazado con llevarse a algunos de nosotros y que vayamos uno a uno a ser interrogados por la policía militar. Los amenazaban con 10 años de prisión y la pérdida de todas sus posesiones y, como si eso no fuera poco, la pérdida de sus familias, mostrándoles fotografías de sus hijos».

Una compañera añadía en otro correo electrónico: «lamento decirles que nos hemos sentido enfermos desde el pasado mes de febrero. No podemos dormir adecuadamente. No podemos descansar adecuadamente. Nos han cambiado nuestras vacaciones y días libres y nos piden que trabajemos cualquier día en cualquier turno, forzado y no voluntario».

«Estamos cansados, agotados, abatidos», continuó. «Queremos salir de esta situación, pero no sabemos cómo… Día tras día se inventan nuevos decretos.»

«La huelga salvaje fue debido a un sentimiento de inquietud y desesperación que comenzó en Madrid y fue apoyado por el resto de los centros y torres de control.»

Concluyó con un llamamiento: «Por favor ayuda. Estamos trabajando sin descanso, estamos controlando con un estado mental muy malo. Yo estaba trabajando como supervisor cuando llegaron 12 guardias civiles y un capitán a la torre para intimidarnos… Por favor ayúdennos.»

La declaración gubernamental del Estado de Alarma es la primera vez que se utiliza desde el final de la dictadura de Franco en 1975. Las leyes que permiten la adopción de tales poderes de emergencia fueron mantenidas en el código legal después de que la supuestamente democrática Constitución fuera redactada en 1978 por el Gobierno de Adolfo Suárez, un ex franquista. Esto fue posible gracias a los enérgicos esfuerzos del Partido Comunista y el PSOE para estabilizar el dominio capitalista y desmovilizar a la clase trabajadora.

El Estado de Alarma permite al Gobierno detener a aquellos que se nieguen a trabajar en las «industrias estratégicas». Lejos de oponerse a este ataque a la clase trabajadora, los sindicatos e Izquierda Unida, liderada por el Partido Comunista de España, apoyaron al Gobierno aislando a los controladores y repitiendo la calumnia de que eran una élite privilegiada que chantajeaba a España para pedir un rescate cuando otros trabajadores sufrían recortes.

El Presidente José Luis Rodríguez Zapatero ha amenazado con extender la legislación de emergencia que coloca a los aeropuertos bajo el control militar y obliga a los controladores a trabajar a punta de pistola. Zapatero declaró que el Estado de Alarma duraría 15 días, pero a continuación agregó: «dependiendo de cómo evolucione la situación, el Gobierno decidirá o no prorrogar el Estado de Alarma decretado en principio para quince días y lo hará teniendo en cuenta la opinión del conjunto de los grupos parlamentarios.»

El trato infligido a los controladores aéreos establece un precedente para ataques similares a cualquier otro sector de trabajadores que vayan a la huelga en oposición a las medidas de austeridad del Gobierno.

El Ministro de Fomento, José Blanco, ha instigado una campaña de represalias masivas, dirigidas a 442 de los 2.300 controladores aéreos empleados por la autoridad aeroportuaria de España. Blanco ha llamado para que se repartan castigos «apropiados» por su «comportamiento irresponsable», incluidas multas y despidos.

El PSOE —igual que sus homólogos partidos socialdemócratas de otros países— una vez más ha revelado ser un instrumento político de la oligarquía financiera. Los sindicatos, por su parte, confirman su papel como el principal obstáculo para una contraofensiva de los trabajadores contra la destrucción de sus medios de subsistencia y los derechos democráticos. La disposición de los sindicatos a aceptar el uso de medidas policiales contra los controladores aéreos demuestra que no tienen límite para defender las grandes empresas contra la amenaza desde abajo, incluyendo el aceptar hasta una dictadura militar.

5 comentarios:

Coquito dijo...

En este artículo sí que se hace referencia al papelón de la prensa española:

Escarnio público

Por José A. Sanchidrián

http://diariorc.com/enemigos-de-lo-natural/2132.html

Como un imparable rodillo, la prensa totalitaria se ha abalanzado sobre el colectivo de los controladores aéreos. Los medios son unánimes en su condena: «casta», «chantajistas», «viles», «piratas» o «mafia» son algunas de las lindezas que les dedican. Quieren hacernos creer que estos señores administraban como suya la profesión —¿es posible hacer algo así con el desafecto de la justicia y contra la voluntad del gobierno?— logrando hacer las horas extras que les venían en gana —¿también sin el consentimiento de la empresa, por cierto pública, ni la bendición de pacto o convenio alguno?— hasta apilar sueldos astronómicos.

El tema se saca a la luz durante el último año, justamente cuando se somete a los controladores aéreos a un severo recorte salarial —¿será porque la empresa es ahora deficitaria?, naturalmente también por culpa suya, pues parece que lo controlaban todo—, en su caso aumentando considerablemente el número de horas de trabajo convencionales respecto a las pagadas como «extras» —se sabía que esta era la fuente de su elevada retribución— lo que podría llegar a significar la pérdida del 60 por 100 de sus ingresos. La pregunta es: si se llevaba años trabajando así, y es imposible que ello sucediera sin la conformidad de la empresa y del gobierno de turno, hasta que se enquistó la situación, ¿por qué impedirlo de golpe ahora hasta el punto de causar a este colectivo tan gran perjuicio pecuniario?

El batacazo para los controladores podría verse amortiguado según se incluyeran o no las horas de los permisos sindicales, las imaginarias, las licencias, las reducciones de jornada o las ausencias por incapacidad laboral, algo que no aclara la Ley de abril pasado. De ello además resulta que, según cómo se computaran exactamente estas horas, y llegados a final del año, ¡los controladores sobrepasarían el cupo permitido sin posibilidad de un relevo que asegurara el servicio!, cosa que también se presenta como ajeno al deber planificador de AENA y a la inteligencia de los gobernantes-legisladores del Estado de partidos. Entonces el Gobierno soluciona el desaguisado cortando por lo sano, al ponerse por la vía de los hechos del lado de la empresa. Así, resuelve el asunto por decreto en la víspera del puente más largo del año, tratando de evitar la reacción de la parte perjudicada, calculando que no se atreverían a moverse. Los controladores, que se olían algo así, viéndose utilizados, reaccionaron cometiendo el peor crimen que pueda concebirse en España: se rebelaron ante el abuso arbitrario de poder por parte de quienes saben de primera mano son los auténticos privilegiados, vagos e ineptos.

Poco importa la respuesta del Gobierno, militarizando el control del tráfico aéreo y declarando ilegalmente el Estado de alarma. Lo terrible es que una vez más vuelve a suceder en España que quien se rebela contra el poder, aun con alguna razón de justicia, lo paga. Y no solamente servirá para depurar a los indómitos de este colectivo, sino que el descomunal rechazo que se les ha mostrado a los controladores desde la dirigida esfera pública, hasta hacerlo calar en la opinión en base a continuos infundíos, comparaciones desproporcionadas y grotesca propaganda de descalificaciones; es un aviso a navegantes para que vean que cualquier atisbo de motín será castigado no solo por el Gobierno, sino además con el rechazo público unánime de los buenos ciudadanos.

Sorrow dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=8TLD3Z6sJWA&feature=player_embedded

"...Hay, claro está, personas que no quieren que hablemos. Sospecho que, en este momento, estarán dando órdenes por teléfono, y que hombres armados ya vienen en camino.¿Por qué? Porque mientras puedan utilizarán la fuerza ¿Para qué el diálogo? Sin embargo, las palabras siempre conservarán su poder, las palabras hacen posible que algo tome significado y, si se escuchan, enuncian la verdad. Y la verdad es, que en este país, algo va muy mal, ¿no? Crueldad e injusticia, intolerancia y opresión. Antes tenías libertad para objetar, para pensar y decir lo que pensabas. Ahora, tienes censores y sistemas de vigilancia que nos coartan para que nos conformemos y nos convirtamos en sumisos. ¿Cómo esto ha podido ocurrir? ¿Quién es el culpable? Bueno, ciertamente, unos son más responsables que otros. Y tendrán que rendir cuentas. Pero, la verdad sea dicha, si estás buscando un culpable, sólo tienes que mirarte al espejo. ¿Por qué lo hiciste?, Porque tenías miedo ¿Y quién no? Guerras, terror, enfermedades. Había una plaga de problemas que conspiraron para corromper vuestros sentidos y sorberos el sentido común. El temor pudo con vosotros y, presas del pánico, acudisteis al actual li­der, Adam Sandler*. Os prometió orden, os prometió paz. Y todo cuanto os pidió a cambio fue vuestra silenciosa y obediente sumisión..."
V de Vendetta.

* Vale Aznar, Zapatero o cualquier otro político.

KRATES dijo...

Estaba leyendo un especial de la desaparecida revista La Clave titulado ¿Quién manda en el mundo? del año 2005. Hay un artículo con el título «El irresistible atractivo del poder» del psiquiatra E. Baca Baldomero, del que saco algunos párrafos:

«… El poder de la deformación de la realidad es un poder subrepticio y como tal tremendamente poderoso. El poder de la mentira no consiste en ocultar o falsear groseramente la verdad. Consiste en generar un lenguaje en el que el significado de las palabras sufra una adecuada deformación que, implicando un sentido diferente o incluso opuesto al originario, las ponga al servicio de los fines que el poder persigue.

»El lenguaje así construido acaba siendo lo que los especialistas llaman un "lenguaje particular" que se intenta (y se consigue) que coexista o incluso sustituya al lenguaje habitual de la gente. Con este lenguaje se puede hablar de paz declarando la guerra, de democracia manteniendo una férrea dictadura y de protección del débil sosteniendo la primacía del poderoso (…) El nacionalsocialismo alemán tiene el más dudoso privilegio de ser el creador oficial de este tipo de lenguaje…

»Desgraciadamente, parece que los nazis no perdieron todo en la guerra y que, sin que nos diéramos cuenta, ganaron algunas subrepticias batallas, aparentemente incruentas pero terriblemente devastadoras. Esta es la cara del poder que, definitivamente, no lo hace nada simpático.»

Qué en estos tiempos todavía suele ocurrir.

curio dentato dijo...

Y más sobre lo mismo, en este caso leer el BOE del 3 de diciembre de 2010:

Controladores entran al trapo del mobbing de Blanco y Lema

http://acratasnew.blogspot.com/2010/12/controladores-desesperados-por-el.html

Españoles, soy controladora aérea y os digo lo siguiente:

En lugar de leer los periódicos pagados por el gobierno leed el Boletín Oficial del Estado, ahí está todo y luego decidid lo que os creéis y lo que no.

Pensáis que vivimos en un estado de derecho. Pues va a ser que no. El primer decreto ley que nos cascaron anuló nuestro derecho a la negociación colectiva, violando la Constitución. Y ahí está.

Me abrieron dos expedientes disciplinarios por escribir una mariconada de blog. Tengo dos juicios pendientes, que cada cosa que vosotros tenéis por ley yo tengo que ganarla en los tribunales, y eso si tengo suerte, que si no, me jodo porque soy controladora y no se me aplica ni de coña la misma justicia que a vosotros, lo creáis o no.

Mis huelgas las pactan sindicatos en los que no hay ni un controlador, y me nombran servicios mínimos del 120%. Si eso es tener derecho a la huelga, que baje dios y lo vea.

Pensáis que nos ponemos a la opinión pública en nuestra contra: mentira, siempre lo ha estado, porque nadie se ha molestado en escuchar los argumentos y datos que llevamos dando un año. Sólo oyeron 360.000 euros, y no pasaron de ahí.

¿Para qué cojones creéis que nos han cascado tres decretazos y una orden ministerial? En el primero nos ampliaron la jornada por el morro en seiscientas horas al año, que está de puta madre. Nos crujieron el sueldo, y resulta que todos sabéis lo que yo gano porque lo dicen en la tele. Pues tampoco es verdad ni por los cojones. No gano 200.000 euros al año por mucho que diga el ministro. Ni eso, ni la mitad.

Si os molestaseis en mirar mejor, veríais que hace nada la Directora de Navegación Aérea se soltó el moño diciendo que pedíamos más dinero, saliendo de una reunión de la que existe un acta en la que no figura semejante petición. Un juez la obligó a retractarse, pero vosotros sólo oís lo que os da la gana. Y somos los malos, para variar. Y de éstas hay mil.

Hemos presentado cientos de demandas por incidentes de seguridad, por irregularidades de todos los calibres. Van a parar al fondo de un cajón. Estamos recurriendo a tribunales europeos porque los de España son el coño de la Bernarda.

En el segundo decretazo, nos quitaron los descansos y se concedieron barra libre para ponernos a currar como animales, y nos obligan a estar disponibles 365 días al año, 24 horas al día. Esto se lo comento a los médicos que me dicen gilipolleces, que ninguno curra todos los días. Me obligaron a trabajar doscientas horas al mes a turnos de mañana, tarde y noche. Y para el subnormal que se crea que trabajo como todo el mundo, 40 horas a la semana, que sepa que no, que yo trabajo el equivalente a cinco semanas en un mes de cuatro, cuando por ser trabajo a turnos debería currar bastante menos. Al que le salga de los huevos que se lea cualquier estudio del efecto del trabajo a turnos sobre el organismo. La mitad de los que nos ponéis a caldo dormís mal dos días y estáis hechos una mierda. Yo llevo haciendo turnos sin rechistar catorce putos años, así que no me jodáis. Y es muy fácil imaginar mi curro desde vuestros sofás, durmiendo ocho horitas cada noche. Si venís a currar conmigo a turnos un mes, en una semana no podéis con vuestros huevos.

[Continúa…]

curio dentato dijo...

[Y sigue.]

No somos controladores suficientes, y es lo que hay. No damos abasto, coño. No os queréis enterar. Nos exigís currar todos los días para tener vuestros putos puentes y vuestras putas vacaciones. ¿Dónde cojones dice que seamos vuestros esclavos? ¿Por qué vosotros tenéis todos los derechos del mundo y nosotros NINGUNO?

A pesar de que nos aumentaron un huevo las horas, como los de AENA son unos inútiles, nos hicieron currar como putas en verano, y se quedaron sin sus propias putas horas. Y yo no puedo trabajar por encima de lo que estipula la ley porque me meten en la cárcel.

Solución: otro decretazo, el de hoy, que hace desaparecer vacaciones, bajas, permisos, reducciones de jornada por maternidad etc,. Y así salen horas por un tubo. Y con efecto retroactivo, que ya es para cagarse. Vuestro puente, de puta madre; y yo curro dieciséis meses al año.

Me decís que pobrecitos vuestros parientes, que no podéis ir a verlos. Yo he tenido UN fin de semana libre en nueve putos meses. Han operado a mi madre tres veces y la he visto cinco días. Y os atrevéis a decirme que vuestras familias son más importantes que la mía.

Y ahora vienen con la mierda de los militares. Somos dos mil civiles, y no hay ni doscientos controladores militares aprovechables para hacer nuestro trabajo. Controlar no es conducir, y para que un militar haga mi curro tiene que saberse mi espacio aéreo, mis procedimientos, la geografía de mi zona de pe a pa. O sea, que necesita un par de mesecitos, o más. Sin contar con que yo muevo sesenta aviones a la hora y ellos no pillan ni la cuarta parte. Por no decir que van tiesos de inglés para vuelos comerciales. O con que me hacen a mí militar, por sus cojones. A mí y a su puta madre, porque en este preciso instante le clavo al militar mi contrato en el fusilito, y que se enchufe él. Lo que me faltaba ya para el duro.

¿Es seguro volar con control militar? Cuando hayan recibido la formación correspondiente, lo será. Ahora mismo, ni de coña.

El que quiera ser un esclavo que lo sea, no me contéis que vuestros curros son peores: espabilad y luchad, en lugar de lloriquear; pero yo defiendo la última oportunidad que me queda, que es la de pelear por recuperar mis derechos (lo que vosotros llamáis privilegios, que manda huevos); y mi dignidad profesional y personal. Y si lo consigo bien; y si no, me largo del curro. Haceos controladores vosotros y así os curráis los puentes unos a otros y tan ricamente. Os va a encantar.

Mola que a casi nadie le haya llamado la atención que en todo este tiempo no se haya oído a los controladores. No nos dejan hablar en la tele ni salir en los periódicos porque al Gobierno no le interesa que se conozca nuestra versión. Sólo tenéis la suya.
Y no sé de dónde coño os sacáis todos el derecho a juzgarme, condenarme e insultarme si ni sabéis lo que hago ni quién coño soy. Ya os vale a todos. Le pido al cielo de rodillas que algún día os caiga encima toda la mierda que me está cayendo y que me estáis soltando a mí. Ese día hablaremos de tú a tú, y ya veréis qué bien nos entendemos.

UNA CONTROLADORA